INTEGRACION Y EVOLUCIÓN

Tomo II

Salvador Navarro Zamorano

   

 

 

                                                           CAPITULO XII

 

                        EL PRIMER PASO:  ENCONTRAR NUESTRA DIVINA

                                                           CHISPA SOLAR

                                 

 

            Debe el humano primeramente percibir lo que él es, lo que está haciendo con sus acciones y reacciones, así como dónde sitúa su mente. A partir de ahí llegará la necesidad de modificar todo su sistema de vida, su estructura psíquica y mental, en fin, dar nacimiento de algo dentro de sí, donde colocará el “nuevo vino”, despreciando el odre viejo, que sólo le trajo problemas y sufrimientos.

 

            Es el momento que el ego comienza a ocuparse de su personalidad, esto es, a entrenar la mente en el sentido de centralizarla en el plexo-cardiaco, cuyo centro es el corazón, de modo que ve, oye y siente con los sentidos no centrados en el cerebro, sino como si estuvieran en el corazón y desde allá viene oyendo, viendo, sintiendo y hablando, para que así pueda decirse que la Individualidad se está ocupando de la Personalidad, nuestro YO Superior, la Divina Chispa Solar, el Cristo, que reside en cada persona. La Personalidad debe dar este primer paso, salir de su aislamiento, de este océano de la vida para realizar este grandioso “encuentro”.

 

            ¿Por qué debe darse este primer paso?.

 

            Porque juntando la Personalidad con la Individualidad, su eterna compañera, que siempre estuvo con ella, se da el inicio de la Plenitud, Iniciación, Totalidad. La Individualidad es la esposa de la Personalidad, su eterna compañera, vida tras vida, hasta el momento que ella fue descubierta para llevarla a la Iniciación, un nuevo principio, que termina cuando el otro principio se realiza - el nacimiento del Nuevo Ser, cuando la Individualidad cohabitando con la Personalidad, ésta altamente material y aquella altamente espiritual, produce una substancia que no es espiritual ni material, el Hijo -, el nuevo SER. Después de este encuentro la Individualidad pasa a aplaudir los aciertos de la Personalidad y enseña lo que ésta debe hacer.

 

            Fuimos hechos a imagen y semejanza de nuestro Padre, por tanto tenemos la cualidad de crear. Bajo el aspecto mental tenemos todos nosotros la imaginación creadora, algo que recibimos de Dios, siendo por tanto Divina. La imaginación es la parte superior de la mente; esta es dividida en dos partes: la concreta, material y deductiva, la otra es superior, espiritual, donde reside la imaginación que consiste en hacer imágenes. Podemos entonces usar la imaginación, la parte más elevada de nuestra creatividad para crear una luz dentro de nosotros. Imaginemos que miramos dentro de la caja toráxica; no veremos luz, es obvio; es todo oscuro. ¿Cómo descubrir nuestra Individualidad allá dentro sin la luz, si no estamos habituados con esa luz?. No es la luz en el sentido filosófico, emocional, es otra luz que corre por el Universo a 320 kilómetros por segundo; por tanto, es una substancia que el hombre puede y debe crear con la imaginación y colocarla dentro de sí, a fin de poder ver su Individualidad. Es la manera que todos se encuentren a sí mismos; Golpear el Cristal que está en el interior de sí mismo para que Él pueda brillar y emitir su propia luz.

 

            La fuerza vital del sol físico está en su Sol  etérico. Deja a la imaginación buscar a cualquier hora del día o de la noche aquél sol que está siempre ahí, que es el Sol etérico que ilumina permanentemente todas las individualidades. Al imaginar el Sol Etérico él responde a la Personalidad generosamente. Hasta en un autobús, taxi o caminando, puede una persona realizar esta imagen dentro de sí, prendiendo su mente a la caja toráxica.

 

            Podemos imaginar un sol, mirarlo con los ojos de la mente y colocarlo en nuestro interior, en cada pieza de la casa, con mucha luz, Brillo y Esplendor. Nosotros entonces nos vamos a colocar dentro de este rayo cónico del sol etérico; todo nuestro cuerpo físico quedará cálido, en un calor no físico, pero muy acogedor.

 

            La práctica depende del crédito que demos a nuestra imaginación, que a cualquier hora del día o de la noche esté el sol etérico a nuestra disposición. Cuando nuestros familiares están inquietos, o con los ánimos muy agitados, al imaginar este sol, se le da una tranquilidad inmediata; si el ambiente está pesado, es porque le está faltando luz. Somos oscuros por dentro y al colocar esta luz dentro de nosotros, llega un momento en que esta substancia lumínica en nosotros aumenta de tal modo que llegaremos a descubrir la Divina Chispa Solar en nuestro interno. Este es el primer gran paso, pues en realidad, estamos dislocando la mente desde el cerebro hasta el corazón.

 

            Descubierto el Yo por la claridad interna (iluminación del plexo cardiaco), encontramos el SER, en tamaño atómico. Entonces vamos nosotros a disminuirnos para que pueda entrar dentro de nosotros, por la fontanela craneana y descender hasta el corazón.

 

            Primeramente tenemos que desarrollar la luz solar, mirándola en sus horas más suaves, al amanecer o atardecer. Al mediodía tenemos el Akasa, la Luz Negra del mediodía. Mirar al sol, absorber su luz, comer su brillo y este ejercicio diario nos fortalecerá bajo todos los aspectos.

 

            Es útil observar los reflejos de la luz solar en las vidrieras y guardarlos en la memoria; esta es una manera de “almacenar” la luz solar, con lo cual gradualmente nuestro cuerpo interno se acostumbra. Esa substancia Brillo, ya está dentro de nosotros, es el 6º elemento; la Luz es el 5º elemento y el Esplendor es el 7º.

 

            Tanto la Individualidad como la Personalidad son imperfectos, por eso los seres armonizados por el SER caminan juntos para la eternidad. Centralizar la mente en el corazón, disminuyéndonos imaginativamente, es el gran primer paso que nos llevará rumbo a la eternidad. Este proceso de interiorización es una de las sensaciones físicas más agradables: es el calor. Al visualizar alguna cosa, hacia allí nos dirigimos; por eso el cuerpo se calienta en razón directa a la fidelidad de nuestra interiorización.

 

            Por la firme voluntad y dominio de nuestra mente, gobernándonos con riendas firmes, podemos dirigirnos a los puntos más distantes o a los más próximos, atómicos, dentro de nosotros mismos.

 

            Cuando el hombre comienza a crecer en su centro inicia su ascensión, atraviesa el diafragma, el plexo solar; y no podrá atravesar el plexo solar a no ser que tenga dentro de sí substancia solar. De ahí la importancia de ir hacia el sol y traerlo imaginativamente hacia dentro su luz, mediante ejercicios mentales e imaginativos, fijándolo en nuestro plexo cardiaco, base del Ego o Individualidad, que es justamente una Chispa Solar que lo absorbe y se identifica con toda la energía solar. Entonces, en la medida que atraigamos la luz solar, el individuo va formando en esta base del Ego - Individualidad, una substancia que lo ilumina, que de esta forma va siendo visto y sentido, y así comienza otro estadio de vida, en que el humano coloca su consciencia en la región que está entre el chakra umbilical y la raíz de la garganta, el tan importante plexo cardíaco.

 

            En la glándula tiroides tenemos un gran Guardián-Saturno, que no deja las cosas subir hacia la cabeza. Entonces, el individuo pasa a vivir la vida del discípulo, durante la cual vive simultáneamente en el mundo físico y en el mundo infinito; el mundo de la eternidad está representado por la cabeza, que hasta entonces está vacía, como la capa de un abrigo, usado solo de tiempo en tiempo. La cabeza del mundo físico del hombre está comandada por Júpiter, señor del Hígado.

 

            La vida terrena, física, es de hecho ordenada por el hígado y es la cabeza de la vivencia humana. Llevar la cabeza a su justo lugar llevará entonces mucho tiempo. Por la vivencia de la luz brillando en el sol, recibimos más luz, debiendo entonces habituarnos a ver todo por el plexo cardiaco.

 

            Las grandes Escuelas iniciáticas explican que el interior de la Tierra está centrada con el valor negativo y los humanos en la periferia con valor positivo; esa es la razón de la atracción terrestre, pues lo negativo atrae a lo positivo. Todas las cosas de la superficie de la Tierra están imantadas con energía electro-magnética positiva y, siendo el centro de la tierra un gran imán electro-magnético negativo, ella atrae para sí todas las cosas. Las cosas concretas son cargadas con señal positiva, por tanto es atraída hacia el centro de la Tierra.

 

            Los seres humanos muy evolucionados espiritualmente, los grandes santos, en sus intensos momentos de devoción, también invertían la polaridad electro-magnética de sus cuerpos físicos. Jesús andaba sobre las aguas por el mismo sistema. Los procesos de curaciones están basadas en el mismo proceso. Pero siempre es preciso obedecer a la Ley Superior de la evolución que no permite el uso de estos poderes largamente.

 

            Cuando decimos que precisamos tener menos densidad, estamos en realidad afirmando la necesidad de invertir la polaridad. La vida está centrada en el factor “YO”, en el positivo, más variable, pues en ciertos días nos sentimos más pesados, a pesar de que la balanza no acusa ningún aumento de peso, pero sí un aumento de la carga electro-magnética del cuerpo, por el uso de alguna ropa que no permite la liberación de la carga positiva. De ahí la necesidad que tenemos en ciertos días, de liberarnos totalmente yendo al mar, sierra o campo, y allí descargarnos los excesos electro-magnéticos positivos. Este es uno de los motivos del retiro de los yoguis, abstrayéndose totalmente del mundo de los cinco sentidos, al pié de un árbol o dentro de una cueva.

 

            El único modo que el individuo puede realmente estar más ágil es trabajar con la Individualidad que está centrada en la energía electro-magnética negativa. Cuando se entra en la Individualidad queda el cuerpo más ágil. De ahí que aquellos que reciben la Sagrada hostia en la Comunión se sienten más leves. El individuo, al tragar la hostia, en ese momento está centrado con la mente en la zona de la Individualidad, el plexo cardiaco, e inmediatamente se siente más ágil.

 

            Habituarse a pensar, mirar y sentir con el corazón, es el mejor método de realizar este ejercicio que deberá volverse consciente para usarlo siempre que sea necesario. Cuando escuchamos una conferencia, con la mente centrada en el cerebro, forzando las meninges detrás de las orejas para memorizar la audición, nos cansamos pronto. Pero centrados en el corazón el aprovechamiento será total y sin cansancio Oír y mirar desde el corazón, mas siempre con ojos abiertos, pues cerrados abren una enorme fuerza sub-etérica, y desvirtúa la realidad del mundo. Debemos siempre concentrarnos con ojos semi-abiertos

 

EJERCICIO PARA CONCENTRACION DE OJOS SEMI -ABIERTOS

 

            Sentado, en posición confortable, ojos semi-abiertos y fijos a la altura del estómago, en el pecho. Nos entrenaremos en la mejor abertura de los párpados, dejándolos relajados.

 

            Así nos habituaremos a concentrarnos en cualquier circunstancia, sea en autobús, caminando, en una fiesta, etc. Cerrando los ojos, cerramos algún sentido y de esta forma no habrá nunca un avance real, con la consciencia integral. No es aconsejable hacer este ejercicio acostado, pues podría ocurrir  el riesgo de adormecerse.

 

                                                           EJERCICIO

 

            Bajar los ojos lentamente e imaginar que se está abriendo, en la frente, una especie de objetivo que es muy sutil, que se abre en el cielo donde se vislumbra el Sol. Observar que, abriendo o cerrando un poco más los ojos, hay un punto en que la visualización es más fácil.

 

            Traer el sol hacia sí, sin miedo, con audacia: es una luz maravillosa. Dá más brillo al Sol.

 

            Desear y visualizar que esta luz solar nos está bañando, después a nuestros familiares, amigos, la casa, el barrio, la ciudad, el país, el mundo entero.

 

            Esta misma santa agua luminosa escurre del globo terrestre e ilumina todos los corazones de los hombres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPITULO XIII

 

                                     REESTRUCTURACION DEL EGO

 

            Análisis estructural: el análisis de la personalidad individual.

 

            Es un método para analizar los pensamientos, sensaciones y procedimientos de las personas, basado en los fenómenos de los estados del ego.

 

            Lo que sucede a una persona es grabado en su cerebro y en el tejido nervioso. Esto incluye todo lo que una persona experimenta en la infancia, todo lo que incorporó de los padres, sus percepciones de los acontecimientos y las distorsiones que lleva para la memoria. Estas grabaciones están guardadas como un video. Pueden ser reproducidas, y los acontecimientos recordados y experimentados. Sócrates decía que “la vida no recordada y examinada no vale la pena vivirla”.

 

                                                           EJERCICIO

 

            Procura estar en un lugar tranquilo y cómodamente sentado, relaja todo el cuerpo y con los ojos cerrados imagina que estás mirando para la pantalla de tu televisor y deja que las imágenes aparezcan. Haz una retrospección de tu vida, iniciándola desde la edad infantil hasta el día actual en que te encuentras. No analices nada de lo que aparezca en la pantalla mental, solo OBSERVA tu comportamiento ante los actos que ya ocurrieron. Presta mucha atención al comportamiento que tuvistes entre los 6 y los 8 años.

 

            Todas las criaturas entre 6 y 8 años argumentan, esto es la faceta de un plano de tu vida. Entre los 6 y 8 años fijamos nuestra imagen, después sólo la desarrollamos, y como la criatura aún no discurre ni analiza, cabe al adulto reestructurarla y educarla. Si el adulto no discierne todo lo que fue transmitido, será como un autómata, y su diálogo interno podrá llevarle a la confusión.

 

 

                                               NACIDO PARA VENCER

 

            Cada persona tiene tres estados del ego que son fuentes separadas y distintas de comportamiento: el estado del ego Padre, el estado del ego Adulto y el estado del ego Criatura, que representan personajes reales que existen ahora o que existieron en el pasado, que tienen identidad legal y civil.

 

            La estructura de la personalidad está puesta en el siguiente diagrama:

 

            Estructura del estado del ego         

 

            Definición de los tres estados del ego:

 

            El estado del ego PADRE contiene las actitudes de comportamiento incorporado de fuentes exteriores. Registro de acontecimientos externos (conceptos enseñados por el vivir).

 

            El estado del ego ADULTO no se relaciona con la edad de la persona. Está relacionado con la cosecha objetiva de la información. Datos adquiridos y computados (conceptos dados por el vivir).

 

            El estado del ego CRIATURA contiene todos los impulsos que aparecen naturalmente en una criatura. También contiene los recuerdos de tus experiencias más remotas, como reaccionabas a ellas, las situaciones que asumías sobre ellas mismas y ante los demás. Registro de acontecimientos internos (concepto sentidos de la vida). La unidad de la estructura de la personalidad es un estado del ego. Tornándote consciente de tus estados del ego, podrás distinguir entre varias fuentes del pensamiento, sensaciones y formas de comportamiento. Podrás descubrir dónde reside la discordia y dónde la armonía en tu personalidad. Podrás tornarte más consciente de las opciones que están a tu disposición.

 

                                               PATERNALIZACION

 

            Cada uno de nosotros tiene en su cabeza las imágenes de sus padres, que forman su estado del ego Padre. De vez en cuando esta imagen actúa, habla, hace gestos y piensa como ellos lo hacían. Otras veces somos influenciados por sus mensajes interiores. Cuando adultos, las personas pueden tener desilusiones con respecto a la omnipotencia de sus padres y los colocan con papeles de seres sobrenaturales, no viéndolos como sujetos a errores. Hay personas que pueden sentirse desleales si tuvieran pensamientos negativos con respecto a sus padres, e intentan suprimir cualquier sentimiento con respecto a ellos.

 

            Debemos descartar todo lo que recibimos de nuestros padres y de las generaciones que nos antecedieron, si no estuvieran dentro de nuestro “Valor real”.

 

            El hombre moderno usa varias máscaras y tiene varias formas de armaduras que mantiene su realidad oculta y desconocida, hasta para él mismo.

 

            Si pasaras a tener consciencia de tí mismo, cuando estuvieres representando otro papel, podrás rechazarlo como falso y asumir la consciencia de tu realidad.

 

            La persona consciente de sí misma, con su ego adulto íntegro, podrá determinar el curso de su propio plano de vida.

 

            El adulto emancipado capacita a la persona a tener la libertad de escoger, a reeducarse, de tomar la posición correcta con la consciencia de su Verdadera Realidad. En el ego Adulto está la acción y el discernimiento.

 

            El Adulto íntegro encara la realidad de sus actos, programa datos, discierne y actúa según su propia escala de valores, como ética de su vida. Él piensa, reflexiona, está en estado de “Alerta”.

 

            Las emociones pertenecen al estado del ego CRIATURA

 

            Quien acepta como PADRE a Aquél que es el Creador Universal, asume la verdadera identidad Divina y actúa bajo la acción del Espíritu Santo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      ..............................CAPITULO XIV

 

                                    MEDITACION SOBRE EL ARCO IRIS

 

            El arco iris era considerado por las antiguas tradiciones japonesas, hindúes y judaicas, como una cascada curvilínea ligada desde la Tierra al Astral. En la Biblia el arco iris es aún más, la señal de paz que anuncia el fin del Diluvio y la posibilidad de una nueva Era.

 

            El arco iris, objeto de admiración desde que el primer hombre contempló su belleza, tornóse un foco radiante de cromáticas energías positivas.

 

            Todos los hombres pueden y son capaces de captar las energías naturales y canalizarlas, sirviéndose de ellas como de medios propulsores de su evolución cósmica, el único y real motivo de su existir en la dimensión humana. Captar intencionadamente energías o vibraciones cósmicas utilizando los más completos y perfectos ingenios conocidos: “el cerebro”.

 

            Es un proceso, lento, gradual, en espiral, más seguro y dinámico.

 

            Es a través de la fuerza dirigida por el pensamiento que se puede  intentar captar y hacer del arco iris un puente, una escalera capaz de promover y facilitar el acceso a un plano superior donde los siete tonos cromáticos disipen las tinieblas y todo el cortejo de negatividad que ellas propician.

 

            La energía de los colores del arco iris pueden matizarse o vivificarse en el aura del meditante, tonificando los colores de sus centros bio-energéticos, sirviendo de elemento sanador y purificador.

 

            Pasa entonces a ser un verdadero puente para que el pensador acelere sus propias vibraciones cromáticas superiores hasta alcanzar el punto de establecer comunicación por medio de la escalera cromática fuertemente mentalizada, con los siete rayos mentales iniciáticos.

 

            El efecto causado en la materia etérica de la persona que, movida por pensamientos elevados y altruistas, por aspiraciones puras, por ideales de transmutación de energia material psíquica, medita en las tonalidades cromáticas del arco iris como emanación visible del Brillo Divino, puede ser comprobado en términos de vigor físico, equilibrio mental y emocional (es una verdadera higienización autoconsciente y dirigida), entusiasmo,  alegría de vivir y de aceptar el mundo y la vida (como se presenta y no como soñamos pasivamente), armonía en los gestos, en palabras, en acciones, reflejos de la conquista de la armonía interior.

 

            La vibración mentalizada de los diversos rayos cromáticos, forman un arco iris interior irradiando sus colores durante todo el día.

 

                                               EJERCICIOS CROMATICOS

 

            Hora adecuada: 9,30 hasta el mediodia.

 

            Lugar: Ventana abierta o de preferencia al aire libre.

 

            1ª postura: cómoda, frente al Este, ojos cerrados, procurando sentir la radiación de la energía luminosa, inundando al practicante con el flujo de la vida.

 

            2ª postura: mentalizar los siete rayos del arco iris penetrando en el cuerpo etérico, impregnando de rosa, naranja, amarillo oro, verde, azul, índigo y violeta, todas las células y tejidos del cuerpo físico.

 

            3ª postura: relajar todo el cuerpo, dejándolo bien descontraido.

 

                                                           1ª ETAPA

 

            Columna erecta, expeler por la nariz todo el aire de los pulmones, contrayendo el abdomen.

 

            Mentalizar el color rosa, inhalando aire contando hasta 7, retener contando hasta 3, y exhalar expandiendo el mismo color y bañando la parte inferior del vientre (órganos genitales hasta el estómago), elevándose desde ahí hasta la parte posterior de la cabeza.

 

            Repetir tres mentalizaciones para cada color.

 

                                                           2ª ETAPA

 

            Mentalizar el color dorado, repartiéndolo por el tórax y subiéndolo hasta la cabeza. Tres veces, siempre observando el ritmo de inhalación y expiración.

 

                                                           3ª ETAPA

 

            Azul zafiro, penetra por la garganta, dando una vuelta por el plexo solar hasta la parte superior del cráneo. Tres veces.

 

                                                           4ª ETAPA

 

            Recoger la llama trina (rosa, dorado y azul), en el corazón, mentalizar el Modelo Divino del Hombre irradiando vigor y salud, para que el cuerpo físico del practicante lo reproduzca en su vida diaria.

 

                                                          

      ETAPA FINAL

 

            Inhalar una pura y pacífica Luz Blanca en los pies, piernas, brazos y rostro. Seguir contando de 7 a 1 y 7 a 1.

 

                                                     PRECE FINAL

 

            La Luz Blanca del Sol Eterno irradia sus siete colores sobre mis células, vitalizándolas y energetizándolas. Gracias, gracias, gracias. Yo irradio felicidad, salud, bondad y todas las cosas buenas a todos los seres vivientes.

 

            Inhalar:    OM

 

                                                              = = =

 

            Los siete colores de los chakras corresponden a los siete rayos luminosos visibles que componen el espectro luminoso, a saber: Rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, índigo y violeta.

 

            Son los colores semejantes al espectro de la luz, visible para nosotros.

 

            Hay una teoría de que cuando se recibe la sensación de color por medio de los ojos, la pituitaria es estimulada y segrega ciertas hormonas. Estas pasan directamente a la corriente sanguínea y así afecta al cuerpo.

 

            Hay otras opiniones que sustentan que los rayos de colores al lanzarse sobre la superficie del cuerpo, establecen dentro de él las vibraciones correspondientes. La Luz penetra en el cuerpo a través de los chakras del doble etérico.

 

                                   COMO SE REPARTEN LOS COLORES

 

            La absorción rosa del sol se difunde a través del cuerpo, estimulando el sistema nervioso y vitalizando todo el cuerpo.

 

El rayo color naranja se dirige al chakra raíz que se encuentra en la base de la columna vertebral. Allí estimula las glándulas sexuales y vitaliza el cuerpo etérico.

 

            El rayo amarillo se derrama en la región abdominal del cuerpo y paraliza el chakra esplénico, estimulando las glándulas suprarrenales, el páncreas y el hígado.

 

            El rayo verde se dirige al centro cardiaco, afectando la región del corazón o plexo cardiaco. Da equilibrio y armonía al cuerpo.

 

            La corriente de energía azul sube en dirección a la garganta. Es refrescante, etérea y espiritual e influye sobre la glándula tiroide.

 

            El rayo índigo inunda la zona del chakra que está entre las cejas. Afecta la glándula pineal y se relaciona con las facultades paranormales, tales como la telepatía y la clarividencia.

 

            El rayo violeta que proviene de la refracción del glóbulo de la vitalidad, se diríge al centro de fuerza en la coronaria, encima de la parte superior de la cabeza. Su influencia sobre el cuerpo denso se expresa a través de la glándula pituitaria.

 

 

 

 

 

 

 

                                                          

                                                     

 

        CAPITULO XV

 

                        COMO TRANSFORMAR LA TRISTEZA EN ALEGRIA

 

            En la vida, una miseria nos lleva a otra; un conflicto, lleva a otro; una tristeza a otra tristeza, porque lo que quiera que estemos pasando, nos parece ser más fácil de pasarlo nuevamente. Todo nuestro ser se torna canalizado. Un día estás enfadado, otro día la rabia te llegará más fácilmente. En el próximo día ella cambiará automáticamente. Tú no necesitarás hacer nada, ella vendrá. Y tú vas creando el hábito, lo vas alimentando.

 

            Tú querrás salir de él, pero querer no es suficiente. TÚ PUEDES querer salir de él, pero continuarás con las viejas costumbres, a no ser que tomes una decisión consciente de salir de él. Esto significa que después de este momento, tendrás que hacer alguna cosa que sea opuesta.

 

            Si estás con rabia, entonces has de hacer alguna cosa que sea justo lo contrario, para romper el hábito. No solamente esto, cuando quiebras un hábito liberas energía. Si tú no usas esta energía nuevamente el hábito se formará en la mente. De otro modo, ¿para dónde irá la energía?. Así, ella se mueve siempre para su opuesto.

 

            A no ser que un nuevo hábito sea creado - ser feliz -, el viejo hábito tiene que persistir, porque la energía necesita alguna salida. Tú no puedes permanecer simplemente sin disponer de una salida, porque te sofocarás. Si tu energía no se torna en amor, ella tiene que volverse áspera, amarga, triste. La tristeza no es el problema, ni la rabia o la infidelidad. El problema es cómo no caer en la vieja rutina.

 

            Así vive un poco más consciente, y cuando te encuentres caminando hacia los viejos hábitos, haces sólo lo opuesto, inmediatamente, no esperes ni un momento. Es fácil, una vez que tú sepas el gesto de cómo hacerlo. Comienza a hacer algo.

 

            Cualquier cosa servirá. Ve y da una larga caminata, comienza a danzar y deja que la danza sea un poco triste al comienzo, porque si estás triste, ¿cómo puedes volverte súbitamente feliz?. Comienza a danzar en la tristeza y la danza va a despistar a la misma. Tú traes una cosa nueva para la tristeza, que nunca había estado allí antes. Tú nunca habías danzado antes, cuando eras infeliz y triste, así vas a intrigar a tu mente. Ella se va a sentir perdida. Porque la gente sólo puede funcionar con los viejos hábitos. Alguna cosa nueva y ya la mente deja de ser eficiente y éste es el problema. Los hábitos son eficientes, pues tú los haces repetidamente y cuanto más los haces más capaz te vuelves.

 

            Sintiéndote triste bailas y puedes quedar debajo del paraguas y verás la tristeza desapareciendo de tu cuerpo, como el calor del cuerpo desaparece con el baño. Siente que, como el agua cayendo sobre tí, la tristeza está siendo removida, así como lo haría con el sudor y el polvo. Y verás lo que acontece.

 

            Intenta poner la mente en tal situación que ella no pueda funcionar con los viejos moldes. Cualquier cosa servirá. De hecho, todas las técnicas desarrolladas a través de siglos no son nada más que maneras de intentar distraer la mente de sus viejas rutinas.

 

            Por ejemplo, si estás enfadado, toma unas respiraciones profundas. Inhala profundamente, exhala profundamente, sólo por dos minutos, y entonces mira dónde está tu rabia. Tú confundes a la mente. Así que haz algo, pero no lo repitas, éste es el punto, pues si cada vez que te sientas triste tomas un baño, sólo te vas a habituar y después de tres o cuatro baños la mente ya sabrá que si estás triste tomarás un baño. Entonces la ducha se vuelve una parcela de tu tristeza. NUNCA REPITAS, tienes que ir intrigando a tu mente cada vez. Has de ser innovador e imaginativo.

 

            Toda la metodología del Yoga y del Tantra es siempre trayendo algo nuevo, una nueva brisa dentro de la vida. Abre las ventanas de tu mente y deja que nuevos aires entre en ella.

 

                                   TECNICA PARA EVITAR EL JUZGAR

 

            Jesús dice: NO JUZGUEIS y esta es una de las mayores enseñanzas para cualquier hombre en la tierra. Es una de las cosas más imposibles para la mente. La mente juzga de inmediato; sin ningún fundamento ella hace un juicio. Tú tienes hecho muchos juicios, sin haber mirado la razón o no para ellos. Y si lo verificas, verás que en el fondo, Jesús estaba cierto.

 

            Todo juicio es un error porque el mundo está tan interligado, que a menos que tú conozcas la totalidad, verás que no puedes conocer cualquiera de las partes. Una cosa te llevará a otra, porque ellas están unidas. El momento presente está sincronizado con todos los pasados y el momento presente contiene todo el futuro. En este momento culmina toda la eternidad. Todo lo que aconteció está aquí; todo lo que está aconteciendo está presente. Todo lo que va a suceder, está aquí. ¿Cómo puedes tú juzgar?. El mundo no está dividido. Si estuviera dividido, entonces un fragmento podría ser conocido, pero el mundo es una totalidad. Todos los juicios son falsos porque serán parciales y tú juzgas como si ellos fuesen el Todo.

 

            Sí, Jesús estaba absolutamente cierto: NO JUZGUEIS, porque el propio juicio nos cerrará la mente. El juicio será como una muerte interna. Tu sensibilidad se perderá y con ella tu capacidad de crecer. En el momento en que juzgues, tú disminuyes; en el momento en que juzgues, tu camino se detiene; en el momento que juzgues, tú habrás dejado de florecer. Así, la mayor cosa es ser suficientemente fuerte para NO JUZGAR.

 

 

 

 

 

                                                           TÉCNICA

 

            Siempre que sientas que tu mente está juzgando a alguien, cambia el ritmo de la respiración, e inmediatamente verás el cambio que ocurre al desaparecer el juicio.

 

            Siempre que quieras cambiar un padrón mental, que se ha tornado un hábito viejo, la respiración es la mejor cosa. Cambia el ritmo de la respiración y la mente cambia instantáneamente. INTÉNTALO.

 

            Siempre que observes que un juicio viene y tú vas a caer en el viejo hábito, inmediatamente EXHALA, como si la exhalación fuera el mismo juicio que quieres expulsar. EXHALA PROFUNDAMENTE, empujando el estómago hacia dentro, y cuando arrojes el aire fuera VISUALIZA que todo el juicio está siendo lanzado al exterior.

 

            Así, toma el aire profundamente y solamente ve lo que sucede. Sentirás un completo frescor. El viejo hábito no volverá dos veces.

 

            Comienza por la EXHALACIÓN, no por la inspiración. Cuando quieras guardar algo dentro de tí comienza por la INSPIRACIÓN; si quieres arrojar algo fuera comienza por la EXHALACIÓN. Y observa, entonces, cómo de inmediato la mente es afectada.

 

            Así, pues, tú no repetirás el viejo hábito. Y esto es efectivo con las maneras inútiles de vivir. Por ejemplo: si fumas y ves la necesidad de no fumar, INMEDIATAMENTE EXHALA PROFUNDAMENTE y arrojarás la urgencia y la necesidad fuera.

 

            Renueva y refresca la respiración y verás al momento que la necesidad se fue. Esto se puede volver un instrumento muy importante para transformaciones internas. ¡SOLAMENTE, EXPERIMÉNTALO!

 

 

 

 

 

 

               

 

 

                                                            CAPITULO XVI

 

                                               LA EXPERIENCIA DEFINITIVA

 

            Solo existe VERDAD cuando hay COMUNIÓN por la EXPERIENCIA y no sólo por la COMUNICACIÓN.

 

            El conocimiento allí está, pero el conocedor está ausente.

 

            Se puede transmitir la Sabiduría, solo si estuvieras preparado para recibirla y dejar que ella te alcance, si tú lo permites y fueras receptivo y abierto. Pero las palabras no harán eso, los símbolos no ayudarán, teorías y doctrinas no serán de uso alguno.

 

            Solo es posible por la Comunión y no a través de la Comunicación.

 

            Solo es posible en la Comunión, por la Experiencia, por la Celebración en el testimonio natural, llevado por la percepción consciente.

 

            Las palabras y los símbolos, por sí solos, son muertos; sólo en la Comunión con la Existencia Transcendental, hay Revelación y  Evolución.

 

            Cuando lo Definitivo toca a tus puertas, tú simplemente te vas hacia mas allá de las palabras. Entonces te vuelves mudo y pensarás estar siendo injusto para con la experiencia que te ha sucedido. Recuerda esto, porque Cristo es la última y definitiva experiencia. Cristo significa la unión total con el Universo, donde ya no existen ni dos ni la multiplicidad, solo el UNO. Las duplicidades interiores y exteriores desaparecen. Si eso ya sucedió contigo, podrás comprender lo que es el Cristo.

 

            Millones y millones de veces más profundo, millones y millones de veces más alto es Cristo, la Transcendencia de la Inmanencia. Es la unión total con el Todo. Es fundirse en las fuentes del Ser.

 

            La propia experiencia vibra y canta. El propio éxtasis canta. Tu ser se ha fundido.

 

            BUSCAD Y HALLARÉIS, TOCAD Y SE OS ABRIRÁ, BUSCAD Y ENCONTRARÉIS. En esto consiste la sabiduría. Por eso te digo:

 

            Si procuras algo perderás lo que buscas, porque a través de la busca lo que procuras se fortalecerá. No procures y encontrarás. El propio acto de procurar, el propio esfuerzo se vuelve una barrera, porque cuanto más buscas, más el ego se fortalece, como también aquello que buscas.

 

            No procures. Queda sólo donde estás, no vas a parte alguna. Ya es.

 

            ¿A dónde vas?. ¿Dónde encontrar el camino para alcanzar a Dios?.

 

            “Nadie puede ir hasta el Padre si no es por mí. Yo soy el camino”.

 

            Mirar y el camino: Dios viene a tí (tu consciencia), cuando estuvieres preparado y oirás su voz, pues la llamada es permanente, y cabe al Hijo escuchar. Y el estar es oír, nada más hay que estar en receptividad. Cuando estuvieres completamente receptivo, no habrá ego. Te tornarás un templo-eco, sin nadie dentro. Entonces, la Existencia, la Trinidad, te satisfará, interpenetrará y te volverá al Ser que ya Es, y que siempre fuiste. Entonces cantarás la canción de la propia experiencia definitiva; la canción de la propia Experiencia de Dios.

 

            Las personas crísticas no dejan trazos, ni se tornan parte de la Historia. Existen al lado, no son parte del tránsito principal en que toda la Humanidad se está moviendo. Ellas no se mueven en el mismo terreno. Toda la Humanidad se mueve a través del deseo y las personas crísticas se mueven en la ausencia del deseo. Ellas simplemente se apartan del tránsito principal de la Humanidad, donde existe el deseo y la historia. Su existir está más allá del tiempo; viven en la Eternidad.

 

            Estar preparado significa que la duda simplemente desapareció de la mente.

 

            Ella no debe ser suprimida; no debes intentar deshacerte de ella, porque si lo intentaras, ella permanecerá contigo y te afectará.

 

            Suprimida, volverá a nacer como parte de tu inconsciente y continuará afectándote.

 

            Se simplemente indiferente a tu mente que duda, nada más puedes hacer. La indiferencia es la llave, sé simplemente indiferente.

 

            Lleva tus energías, más y más, en dirección a la confianza y al amor, La FUENTE, porque la energía que se torna duda es la misma energía que se torna confianza, pero ambas tienen la misma Fuente. En la indiferencia, tu cooperación con la duda será rota, Tú no la estarás alimentando, porque a través de la atención todas las cosas se alimentan.

 

            Cuando la duda desaparece, la creencia también desaparece. La Fe o Fidelidad, no es creencia, porque no es la mitad, es total. Fe o Fidelidad, no es creencia, es amor. Fe no es creencia, porque en ella no hay dudas, por tanto, ¿cómo puedes creer?. Fe no es racionalización, absolutamente; no es contra ni a favor de esto o de aquello. Tener fe es confianza total y absoluta, una confianza profundísima, es amor por esencia.

 

            No alimentes creencias contra las dudas. Se indiferente a ambas, creencias y dudas, y lleva tus energías en dirección al amor; ama más, ama incondicionalmente y sin divisiones.

 

            Cuando te vuelvas como una criatura, que solamente va donde el Padre la conduce, sólo entonces te encontrarás y serás el más alto grado de percepción Transcendental de Expresión Divina.

 

                                                           PERCEPCIÓN

 

            Cuando te vuelves el más profundo valle de recepción, el más alto grado de percepción acontece, comienza a expresarse en tí.

 

            Un discípulo debe ser absolutamente femenino, receptivo, como una matriz. Sólo entonces la percepción sucede.

 

            Cristo está más allá de las palabras y de los símbolos, pero para tí, serio y fiel, eso debe ser dicho. Para tí que no te identificas; no separas en acepciones; permaneciendo natural en testimonio en el Ser.

 

            Aquello que está más allá de las palabras y símbolos, de todas las palabras y todos los símbolos, acontece.

 

            Entonces, ¿Cómo puede ser dicho?. ¿Hay, entonces, alguna forma?. Sí, hay una forma. Si hay un discípulo, hay una forma. Si hay, realmente, un discípulo, hay una forma.

 

            Depende del discípulo el ser, o no, encontrar esa forma.

 

            Si el discípulo fuera tan receptivo que no tenga mente propia, no juzgará si es errado o cierto: él no tiene mente propia, cedió su mente al Padre, él es, simplemente, receptividad, un vacío, pronto para recibir, incondicionalmente, lo que se exprese, y entonces palabras y símbolos no son necesarios. Entonces sabrás eso entre las palabras, podrás notarlo al leer entre las líneas; y las palabras y las líneas son solo muletas.

 

            Lo que es verdadero acontece exactamente al margen de los vocablos y de las líneas. Los vocablos y las líneas son solo artificios.

 

            Pero aquello que no puede ser dicho debe serlo para el discípulo.

 

            Aquello que no puede ser dicho, aquello que es absolutamente invisible, debe ser visible para el discípulo. Eso depende, no solo del Maestro, pero más y aún más, del discípulo.

 

            La transformación es muy fácil y simple; es un proceso natural. Sólo necesitas recibir la simiente; tornarte una matriz y recibir la simiente.

 

 

 

                                        CONOCIMIENTO INTELECTUAL

 

            Al hombre intelectual, nada de lo que sabe le ha acontecido, todo es tomado en calidad de préstamo; y todo lo que es prestado no pasa de conocimiento acumulado, podrido. Deja el intelecto fuera, desde que lo puedas hacer.

 

            Sólo lo que te sucede es verdadero.

 

            Sólo lo que en tí florece es verdadero.

 

            Sólo lo que en tí crece es verdadero y vivo.

 

            Recuerda siempre esto: evita el conocimiento prestado. El conocimiento prestado se vuelve un artificio en la mente; esconde la ignorancia, jamás la destruye.

 

            El conocimiento también te da la alucinación de conocer.

 

            No seas tonto: la lógica nunca llevó a nadie a la verdad.

 

            La vida existe sin argumento alguno y la Verdad no necesita de pruebas, necesita solo de tu apertura para expresarse por sí misma. No de argumento, sino de tu amor, de tu confianza, de tu disponibilidad para recibir.

 

                                                           LA VACUIDAD

 

            Lo Vacuo no precisa de confianza. Cristo reposa en la nada. Las raposas tienen sus cuevas, las aves sus nidos, mas el Hijo del Hombre no tiene donde reposar la cabeza.

 

Por tanto, sin hacer esfuerzo, pero permaneciendo desprendido y natural, es posible quebrar el yugo, ganando así la Libertad.

 

            El hombre es como si tomaras una cebolla, que vas quitando cascos y arrojándolos fuera, así como van surgiendo. Si continuaras, capa por capa, capa por capa de pensamientos, de sentimientos, y finalmente, ¿qué encontramos?. Una nada. Esa nada no precisa de apoyo. Esa nada existe por sí misma.

 

            Cristo es una experiencia de la nada, simplemente, tú no eres. Y, ese no es, si no es, ¿quien está ahí para sufrir?. ¿Quién está ahí para el dolor y para la angustia?. ¿Quién está ahí para ser feliz y bienaventurado?.

 

            Si te sintieras bienaventurado, volverás a ser víctima del sufrimiento, porque aún estás allí, te has detenido en la experiencia y no la transcendiste.

 

            Cuando no estuvieres, completamente no estuvieres, totalmente no estuvieres, entonces no habrá sufrimiento, ni bienaventuranza; y esa será la verdadera bienaventuranza. Entonces no podrás retroceder. Alcanzar la nada es alcanzar todo. Lo que has de comprender es que el concepto del yo (en el ego), es creado por la mente.

 

            Tú también eres una combinación de partes, de parte de las cáscaras de cebollas, el yo, la cebolla, es una combinación de partes. Mueve las cosas, las cáscaras de cebollas, y el yo desaparecerá. Por eso es que, cuando los pensamientos son llevados a la percepción, no puedes decir yo, sólo un vacio queda. Cuando los sentimientos son llevados por la percepción, el yo desaparece completamente.

 

            Tú eres y con todo no eres: eres solo una ausencia sin fronteras, Vacuidad. Esa es la obtención final; ese es el estado Crístico, porque solo en ese estado podrás tener una unión total con el Todo.

 

            Cuando no hay más fronteras, no existe yo (ego).

 

            Cuando no eres, te vuelves el Todo.

 

            Cuando eres, te vuelves un ego (yo).

 

            Cuando no eres, tiene toda la expansión de la existencia para que tu Ser sea.

 

            Una vez hayas caído en el abismo del ser, te vuelves el propio abismo.

 

            Entonces, no hay muerte, porque, ¿Cómo puede el abismo morir?.

 

            Entonces, no habrá fin, porque, ¿Cómo puede la nada acabar?.

 

            Solo lo que es algo puede acabar, tendrá que acabar, pero la nada es eterna. Cristo reposa sobre la nada. Cristo es la unión total con la completa y eterna existencia.

 

                                   SER DESPRENDIDO Y NATURAL

 

            Sé desprendido: recuerda esta palabra lo más profundamente posible. Deja que ella penetre en tí: sé desprendido, de forma que, a cada situación puedas fluir fácilmente como el agua.

 

            El agua, cuando la derramas sobre una copa forma el diseño de esa copa. Ella no se resiste, ella no dice: - “Esta no es mi forma.” -  Si el agua fuera arrojada del vaso, en un cántaro, tomará la forma de éste. No tiene resistencia, es desprendida.

 

            Consérvate desprendido como el agua.

 

            Toda la sociedad intenta crear un patrón, y todas las religiones intentan crear unas reglas.

 

            Sólo unas pocas personas, personas iluminadas, han tenido bastante coraje para decir la verdad; la verdad es esta: Sé desprendido y natural. Si fueras desprendido, serás natural, es evidente.

 

            No te estoy diciendo: “Sé moral”. Pero te digo: sé natural.

 

            Esas son dimensiones diametralmente opuestas. Un hombre moral nunca es natural, no puede serlo, porque estará actuando siempre de acuerdo con sus reglas morales y estructurales y, nunca de acuerdo con su naturaleza.

 

            Sé sensato. Si eres sensato no perjudicarás ni a tus propias personas ni a los demás.

 

            No existe el pecado, no existe la virtud, sensatez es todo

 

            Si lo quieres llamar virtud, llámalo virtud.

 

            Y hay ignorancia: si lo quieres llamar pecado, ese será el único pecado.

 

            Así, ¿cómo transformar tu ignorancia en sensatez?. Esa es la única transformación que importa y no puedes forzarla: acontecerá cuando seas desprendido y natural.

 

                        LA LIBERTAD POR LA AUTENTICIDAD NATURAL

 

            La libertad no está muy distante, está sólo oculta detrás de tí.

 

            Desde que seas auténtico la puerta se abrirá; más eres tan mentiroso, simulador e hipócrita, eres tan profundamente falso, que sientes la libertad muy distante. Y no es así: para un ser auténtico, la libertad es natural. Tan natural como cualquier otra cosa.

 

            Como el agua fluye en dirección al océano, como el vapor de agua va en dirección al cielo, como el sol es caliente y la luna es fría, así es la libertad para un ser auténtico.

 

            No se trata de algo que podamos alabar. Nada que podamos decir a otros, contando que hemos ganado.

 

            Es vida absolutamente natural.

 

            La libertad es ser perfectamente natural.

 

            Así que el vacío fue creado, por nosotros, dejando las cosas artificiales, las simulaciones, las máscaras y entonces el ser natural comienza a florecer. Él precisa de espacio.

 

            Vacíate, sé desprendido y natural. Deja que eso se torne el principio fundamental de tu vida.

 

                        NATURALEZA: LAS TINIEBLAS (Ego), LUZ (Yo)

 

            Meditemos un poco sobre la naturaleza de las tinieblas.

 

            La primera cosa que te será revelada, si meditaras sobre las tinieblas, es que las tinieblas no existen, no tienen cualquier existencia. Son más misteriosas las tinieblas que la luz, y no tienen absolutamente existencia, por el contrario no es más que ausencia de luz.

 

            Ocurre, simplemente, que la luz no está presente.

 

            Si hay luz, no hay tinieblas; si no hay presencia de luz, no hay presencia de cosa alguna.

 

            Puedes crear la luz, puedes destruir la luz, pero no puedes crear las tinieblas y no las puedes destruir. Ella está siempre ahí.

 

            La segunda cosa que comprenderás, si contemplas las tinieblas, es que por causa de su no-existencia, nada puede hacer contra ellas. Y, si intentaras algo, serás derrotado.

 

Las tinieblas no pueden ser derrotadas, pues ¿cómo puedes derrotar o vencer algo que no es?. Y, si fueres derrotado, pensarás: - “Eso es muy poderoso, pues me ha vencido”. -

 

            Será absurdo: las tinieblas no tienen poder: ¿Cómo puede una cosa que no existe tener poder?. Tú no estás derrotado por las tinieblas y su poder, has sido derrotado por tu insensatez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                           CAPITULO XVII

 

                                   ORACION DEL “PADRENUESTRO”

 

            1) Reconocimiento y Poder:

 

            PADRE NUESTRO QUE ESTÁS EN EL CIELO . . .

 

            - PADRE       : sólo puedes decir Padre, cuando tuvieras consciencia de que eres el “Hijo”.

 

            - NUESTRO: en tu individualidad y en tus múltiples                                                            individualidades (acciones, expresiones, actitudes,                                   circunstancias, etc.).

 

            - QUE ESTÁS: es el punto convergente de la mente consciente.

 

            - EN EL CIELO: la consciencia de la sede del “YO SOY”                                            (naturaleza divina asumida).

 

            2) Confirmación por la experiencia:

 

            SANTIFICADO SEA TU NOMBRE . . .

 

            - SANTIFICADO: sólo en ti queda el “Hijo”

 

                           San         : Saludable, Perfecto

                           Ti              : Padre

                           Fi            : Hijo

                           Ca           : Expresión Crística (Presencia continua)

                           Do           : Acción de expresión Crística (Donación)

                           Nombre   : Es la expresión concreta del “Padre” en el                                                   “Hijo” en el tiempo y el espacio

 

            3) Es la determinación de escoger la expresión:

 

            VENGA A NOS TU REINO . . .

 

- VENGA       : Es la consciencia asumida como “Presencia”, que ya es presente.

 

            - A  NOS        : Las individualidades del “Hijo”.

 

            - VUESTRO: Por ser “Hijo” el heredero del reino.

 

            - REINO         : Rey . . . Presencia en tiempo y espacio.

 

            4) Forma de conducción de le expresión:

 

            HÁGASE TU VOLUNTAD, ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL       CIELO . . .

 

            - HÁGASE    : Es la determinación, la realización y concretización,                               teniéndose en cuenta que, no es sólo una concordancia sino un discernir  consciente  por tratarse de una expresión tridimensional actuando en la mente consciente (voluntad de Dios-Trino).

 

            - TU VOLUNTAD: es el deseo del “Hijo” en realizar conscientemente            la voluntad del “Padre”, asumiéndola como propia voluntad.

 

            -ASI EN LA TIERRA: o sea, la concretización de la expresión de

                                                      la Voluntad del Padre en tiempo y espacio.

 

            -COMO EN EL CIELO: Bien como la concretización en la sede del “YO SOY”,  en la consciencia existencia de  la  Individualidad como sede  de  la Trinidad.

 

            5) Confirma las cuatro afirmaciones de la 1ª parte:

 

            EL PAN NUESTRO DE CADA DIA DANOSLO HOY . . .

 

            - EL PAN       : Alimento -”Yo tengo otro alimento que no conoceis,

                                     como es del hacer la voluntad de mi Padre”. Juan 4,

                                      31-34-.

                                    “No solo de pan vive el hombre, mas de toda Palabra

                                     que sale de la boca de Dios”. Mateo 4, 4.

                                      Nótese que no se trata de un alimento físico, como

                                      lo teniamos comprendido, sino que es el “Ser”, la

                                      expresión del Padre, siendo el “Hijo” consciente en

                                      cada “Momento Presente”. Haciendo y siguiendo la

                                      voluntad del Padre en cada Momento Presente.

 

            - NUESTRO:  de cada Individualidad del “Hijo”, en sus múltiples

                                       expresiones.

 

            -DE CADA       tiempo presente. De Cada Día: de cada momento,

             DIA:                 minuto, segundo, Presente.

 

            -DÁNOSLO   danos el “Hijo” en las múltiples e infinitas individualidades.

 

  

            -HOY:                 da pedido del verdadero Pan: el Pan de Vida.

hoy tiempo presente: no os “preocupeis” (preo-cupar: pre, antes; se ocupa antes), con lo que habeis de . . . Marcos 13, 11. Lucas 12, 11 y 21. Nuestra Ocupación debe ser vivenciada en la ex -   presión o circunstancia del “Momento Presente”, y no ocuparnos antes de algo que aún no ha llegado, que no tiene tiempo de Expresión.

 

            6) Es la redención de todo el pasado:

 

            PERDONA NUESTRAS DEUDAS . . .

 

            PERDONA:      Perdona viene del prefijo de PERDER

                                         DONA, que Da o que Dona.

 

            NUESTRAS:     de las individualidades, que se tienen y actúan,

                                         aunque inconscientemente.

 

            DEUDAS:           Todas las manifestaciones que no expresan su

                                         “Esencia” consciente quedan en deuda con la

                                         “Presencia”, en cuanto no hubiere Redención o

                                          Vida.

 

            Es por tanto una petición que sea “Redimidas y Vivificadas”, todas las expresiones concebidas, consciente o inconscientemente, en ausencia de la “Presencia Crística”.

Los pecados (separación) aquellos que perdones, serán llamados perdonados (redimidos); y aquellos a quien los retirarais, se les retirarán (computados en contra) Juan 20, 23

 

            7) Vivificación y Redención. Fin del cautiverio:

 

            ASI COMO NOSOTROS PERDONAMOS A NUESTROS DEUDORES . . .

 

            - Así como “Vivificamos” a nuestros “Hermanos”, así seremos “Redimidos”; por el Padre en el Hijo. Mateo 6, 14-16

 

            8 y 9) Pedido de Conducción y protección para nuestra caída en el cautiverio:

 

            Y NO NOS DEJES CAER EN TENTACION . . .

 

            Es una súplica, una petición para que no nos dejes caer en “Pensamientos” y “Concepciones” separadas de la PRESENCIA DE CRISTO. Lucas 22, 40. Mateo 26,  41.

Tentación: es dejar conducir el Pensamiento o Concepción a la acción, sin ser Él quien “Actúa” en la acción.   Ten - ta - ción.

 

            9) MAS LÍBRANOS DE TODO MAL . . .

 

            - Es la Súplica final, en el sentido de que el camino esté abierto, libre de las “Concepciones y Pensamientos”, separados de la “PRESENCIA CRISTICA”, de esta manera el “HIJO”, se glorificará en

el  PADRE.

 

                                                                       A M E N

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                           CAPITULO XVIII

 

                        COMO SE PRODUCE EL NACIMIENTO DEL “SER”

 

            Existe el SER, que en la realidad es algo superior y elevado que debe ser realizado. La inmensa mayoría de las personas sólo conocen la Personalidad, con la cual se identifican profundamente, no sospechando de la presencia de la Individualidad. Es por esta razón que no poseen ningún grado iniciático, que es el principio de la búsqueda de la Individualidad, el único y real YO. Este es el primer paso en el camino. En el momento que se encuentra la Individualidad, ésta pasa a asumir el valor positivo, y la Personalidad el valor negativo.

 

            La Personalidad es una forma, que al encontrar la Individualidad, percibe la Forma, comprobando entonces que la Forma es lo positivo. Esta es una especie de inversión que, cuando la percibimos, es muy importante para la apertura de nuestra espiritualidad. Poco importa a la Personalidad ser masculina o femenina para asumir características pasivas (femeninas-negativas), relativas a las Individualidades. Las Individualidades cohabitando con las Personalidades van a producir el tercer aspecto, el SER.

 

            La tarea de todo estudiante es prepararse para este hecho, pues se sabe que la Personalidad no lo realiza; La Individualidad está sólo ayudando a la Personalidad en dos aspectos. Primero, dirigiendo y gobernando el psiquismo, éste impulso interior que todos tenemos y, en segundo lugar, preparando la Personalidad para ser una especie de Madre, para dar nacimiento al SER.

 

            El esfuerzo de todos los espiritualistas está en producir su SER. Siempre que sólo se posea la Personalidad, no se es cosa alguna, no responde aún ni a los impulsos animales; es una vida vegetativa solamente. La Personalidad que desconoce totalmente la Individualidad aún tiene características animales dentro del concierto y objetivo  dedicado al hombre.

 

            Cuando la Individualidad es encontrada, la Madre Naturaleza procura hacer estas bodas, las nupcias de la Individualidad con la Personalidad. Ahí, entonces, surge el primer impulso, el primer símbolo en la vida del individuo (El Buey, la Vaca, Apis). Es por esta razón que en la India la vaca es considerada sagrada. La palabra vaca fue importada del indú WACH, el Verbo o Palabra.

 

            Efectivamente, cuando la Personalidad se une con su Individualidad la Madre Naturaleza comparece y lleva al individuo a su centro, ya que normalmente vive en la periferia. Entonces, el humano que nada conocía de la Madre Tierra, que vivía exclusivamente en la periferia, en la cáscara, sin saber nada del cuerpo en el cual se mueve y tiene su ser, pasa a pertenecer también a éste y es recibido dignamente por la Madre Tierra. Así, la vaca es el símbolo en el sentido superior de la mansedumbre, hartura (ubres), alimento (leche). Entonces ésta es la primera característica animal en el humano, pero que sólo aparece cuando el individuo se desprende de un modo general de la relación humana y pasa a tener su ligazón con la Tierra.

 

            La siguiente relación será simbólicamente con el animal más elevado, el león, un símbolo solar de coraje e intrepidez propia del rey de los animales. Es por esta razón que debemos desarrollarnos en el sentido solar. El símbolo del león aparece de manera común en la heráldica real.

 

            El tercer animal es el águila, símbolo de sabiduría de Sirio. Finalmente, en la jornada de retorno a la patria, casa del Padre, en Druva (estrella Polar), nos realizamos como hombres verdaderos, en el más amplio sentido de la palabra.

 

            Ya fue dicho que la cohabitación de la Personalidad con la Individualidad va a producir una substancia que tiene mucho de material, pues es hija, tanto de la Personalidad como de la Individualidad de la que recibe substancia espiritual. Este Heredero es el HIJO UNIGÉNITO, el SER.

 

            En cuanto no nace este SER, no podemos quedar en el no SER; esto produce miedo, dificultades, insatisfacciones angustia de vacío.

 

            Entonces has de crear algo que psíquicamente te ayude, el VENIR A SER. El ideal es el SER, pero como aún no lo eres, calmas la situación, llenándote de coraje, de buena disposición para crear en torno tuyo un áura que te defienda: el VENIR A SER.

 

            El suicidio es una total aceptación y entrada en el NO SER; “ya que no soy, me elimino”.

 

            La etapa del VENIR A SER es muy hermosa, porque implica la FE, el primer toque, la primera gracia concedida por la Madre Tierra.

 

            En la Esperanza recibimos el segundo toque. Moviéndose, por la gramática en el VENIR A SER, ésta se transforma en SERVIR. Con esto, en el SER - VIR, lleno de una substancia verde llamada esperanza, conseguimos distanciarnos más del NO-SER. La esperanza, siendo ella una substancia, puede ser engendrada por todos nosotros. Es de alta importancia para todos y muy buscada por las fuerzas superiores, pues ella es el móvil, una especie de aceite, que engrasa la máquina del desarrollo y hace que los organismos suban; también es algo cálido que ayuda a los fríos, que aún siguen en niveles más bajos.

 

            Es así que la esperanza es una panacea universal de espectacular valía. Todo aquél que está en el VENIR A SER es un gran productor de esta substancia, la esperanza. Y a través de esta substancia, la esperanza, las fuerzas superiores escogen, conducen y dan oportunidad a las personas de buena voluntad.

 

            Decirse de una persona que tiene buena voluntad es la misma cosa que decir que ella posee la substancia de la esperanza y la aplica para cualquier SERVICIO, u otra transformación del VENIR A SER, sólo que ya es la tercera etapa, la tercera gracia dada por la Madre Naturaleza, y que es algo muy poderoso, la CARIDAD.

 

            En la primera gracia, la madre Naturaleza dió la FE, a través de ésta y de la luz solar, el individuo se descubre a sí mismo y sus Individualidades. En la segunda gracia, desarrolla la Esperanza, transformando el NO-SER en VENIR A SER, esto es SERVIR y ahora en el SERVICIO. Todos estamos ahora sujetos a estas tres gracias: FE, ESPERANZA y CARIDAD.

 

            ¿En que consiste el SERVICIO?.

 

            Cualquier servicio, desde que no tenga objetivo egoísta, personal, pecuniario, que sea de interés colectivo, que tenga amor, inteligencia, que sea expresión de sabiduría, actividad, servicio que lleva al poder; hasta el mismo silencio es a veces un gran servicio; en otras, el servicio requiere muchas palabras, muchos movimientos, acciones, etc.

 

            Débese estar siempre atentos en torno a sí, en una atenta observación, las palabras que llegan, que deben ser pesadas, medidas, no en los conceptos de gramática o reglas, como por ejemplo estamos habituados, pero sí en el contexto de los fundamentos de la gramática oculta, en el sentido de ver y percibir el origen, el por qué, de dónde vienen; permitir que la Individualidad actúe, lo que consiste un extraordinario entrenamiento.

 

            Así vamos a borrar en nuestra vida algo que hizo que nuestra fe fuera oscurecida, el ACASO, el cual no existe.

 

            Nada existe que no tenga su por qué, su razón de existencia, porque todo procede de lo Justo y Perfecto. Precisamos comprender que nuestra marcha es hacia lo Justo y lo Perfecto, que es Dios. Tenemos que aprender a interpretar los mensajes que nos rodean, a través de palabras, actos, cosas que atribuimos al acaso. Para esto sirve la gramática oculta. Hasta en nuestro nombre descubrimos un mensaje y misión para lo que estamos destinados, en la transposición de la letras y sílabas. Es la geometría, la gramática de la ciencia del espíritu. Es ver con toda la atención quien quiera ver, con los ojos, de cabeza y de corazón, mirando en el sentido de nuestro Yo Superior (Individualidad), transmitir todas las informaciones, datos que necesitamos, por la vía de la intuición.

 

            Tenemos que crear los momentos en que la Personalidad quede totalmente entregada a la Individualidad. Este es nuestro eterno compañero.

 

            Tenemos que dar a las individualidades momentos calmos y serenos para realizar las investigaciones referentes a los nombres propios, en que la personalidad se aquieta, Esto produce también un cambio de información entre la personalidad y la Individualidad, pues ésta también tiene su nombre que nos es revelado en aquellos instantes.

 

 

 

 

 

                                                            CAPITULO XIX

 

                                     EL DESARROLLO DEL SER HUMANO

 

            El desarrollo del ser humano nada más es que el pasaje de un estado de consciencia para niveles superiores. Es el progreso de la consciencia en las esferas de la Personalidad para la esfera de la Individualidad, y de ahí, para la esfera de la Mónada o SER, hasta que finalmente, la consciencia pasa a ser Divina.

 

            El hombre crece a través de las expansiones de la percepción autoconsciente, auto-inciada, auto-impuesta. Es la línea de la aspiración del esfuerzo consciente. Es la vuelta del Hijo pródigo.

 

            Debemos transcender el plano físico o mundo de los cinco sentidos y funcionar en el plano transcendental. La primera medida es ampliar el centro de la consciencia a través de la percepción experiencialmente vivida. Es centralizar nuestra verdadera identidad y sintonizar con la armonía interna.

 

            Debemos transcender el plano físico para que el hombre, ego y yo inferior, guiado por el instinto o por el intelecto, se pueda integrar, como Hombre-Yo o Yo Superior, y en razón de que su centro es aún desconocido, debe descubrir la verdad central sobre sí mismo, porque esta verdad, una vez conocida y vivida, lo libertará de todos los males.

 

            La libertad, consiste en percibir que el Yo y Dios y el Ego o Personalidad actuante debe manifestar el “Divino”, o “Cristo”, o “Hijo”, y actuar según el Espíritu Santo. Este es su estado natural y verdadero. El hombre realizado actúa según su percepción espiritual, por la intuición que recibe de sus individualidades y comprende que Dios es la Substancia, la Ley, y que existe un único poder: YO SOY EL PODER que reside dentro de sí mismo.

 

            Cuando el hombre reconoce su verdadera identidad “DIVINA” como Hijo, o Cristo y pasa a SER AQUÉL QUE ES, su voluntad que está ligada a la Personalidad actuante, sus deseos e impulsos mundanos, pasan a ser dirigidos por la voluntad Divina.

 

            Es importante que el hombre tenga conocimiento de su naturaleza que es séptuple. La consciencia se manifiesta a través de sus vehículos físicos, astral, mental y espiritual que se interpenetran, esto es, que estas interrelaciones se comunican entre sí. La consciencia opera en tres planos de la esfera.

 

            El yo inferior o personalidad: cuerpo físico (etérico), cuerpo astral o emocional y cuerpo mental o del pensamiento.

 

            El Yo Superior: Cuerpo causal, cuerpo búdico o Yo Soy.

 

            La Mónada o el Espíritu Puro: El SER Perfecto.

 

            La voluntad personal que está ligada a la personalidad, la que se manifiesta en el plano inferior, pasa a expresar la Voluntad Divina, Espiritual o impersonal, cuando hagamos la entrega consciente: QUE SE HAGA TU VOLUNTAD PADRE Y NO LA MIA.

 

            1º Plano físico        : Cuerpo físico o cuerpo etérico.

 

            2º Plano astral        : Cuerpo astral, emocional, el llamado cuerpo de deseos.

 

            3º Plano mental :   Cuerpo mental o del pensamiento

 

            4º Plano Búdico : Cuerpo búdico o Yo superior, Cuerpo Causal.

 

            5º Plano Átmico :   Cuerpo átmico o Yo Real, Voluntad

                                               Espiritual.

 

            6º Plano Anupadaca :      Cuerpo monádico o Divina Centella

 

            7º Plano Adi o Divino  : Logos

 

            EL LOGOS trae los Atomos Cósmicos que son las Divinas Centellas en la manifestación. La Mónada, el SER, y Atma (la voluntad espiritual), Budhi (la intuición) y Manas (mente superior). Y la parte inmortal del hombre que se manifiesta en los planos inferiores y gradualmente evoluciona a través de ellos.

 

            Para el desarrollo espiritual es necesario EL CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO, sus orígenes, cómo funciona la mente y así, a través de ejercicios autodirigidos, liberarse de los condicionamientos que impiden sus evoluciones, para poder entonces armonizar sus cuerpos físicos, astral y mental.

 

                                   EJERCICIO DE ARMONIZACIÓN

 

            Técnica para el uso de la luz rosa del AMOR DIVINO

 

            Sentado cómodamente, relajado, procurando permanecer en el “centro” de tu interior; mentalmente entrar por la parte superior de la cabeza, después volverse pequeño, diminuto, dirigiéndose hacia el Corazón Espiritual, dentro de la Cámara Secreta de Luz. Contemplar el interior del Templo, y allí un lago, de aguas serenas en la superficie; este lago transmite frescor y armonía. Aspira estas substancias y siéntelas en cada célula de tu cuerpo.

 

            Después de hacerlo satisfactoriamente, salir del Templo, subiendo a la cabeza y salir, en dirección al infinito, subiendo cada vez más en las profundidades cósmicas, hacia el azul índigo. Al final, visualizar un Sol dorado, en cuyo borde, contrastando con el azul de las profundidades, hay emanaciones rosas. Desde ese Sol, traer las vibraciones de color rosa para tu propio ambiente, absorbiéndolas intensamente. Esta Luz rosa, deberá ser prendida al cuerpo como un ramo de flores y reflejada hacia la humanidad. Todos recibirán la luz conforme sus necesidades y conforme sean sus estados de consciencia. Que la Paz del Señor esté con nosotros y que nos bendiga a todos. Que así sea.

 

            OBSERVACIÓN: Esta técnica de utilizar luz rosa es más eficiente que las palabras, que como toda acción, genera una reacción. La verdadera Caridad consiste en proyectar luz rosa sobre los necesitados; es inofensiva en cualquier circunstancia. La caridad no consiste solamente en limosnas, obras o palabras. Esta luz rosa de Amor tiene como efecto la armonización, en cuanto la violeta es regeneradora y transmutadora.

 

           

 

 

 

 

 

                                              CAPITULO XX

 

                PROCESO Y FUNCIONAMIENTO DE LA MENTE

 

            La mente posee dos características distintas: la mente objetiva y la mente subjetiva; la mente consciente y la mente subconsciente; la mente despierta y la mente adormecida. Cada pensamiento es una causa y cada condicionamiento un efecto. Cuando tu mente piensa correctamente, cuando comprendes la verdad y la percibes, cuando los pensamientos depositados en tu subconsciente son constructivos, armoniosos y pacíficos, tu subconsciente responderá también armónicamente. El conocimiento de interacción de mentes conscientes y subconscientes te permitirá transformar toda tu vida. A fin de cambiar tu estado externo, debes mover la causa de todo esto, y la causa es la manera por la cual estás pensando con la mente consciente. En otras palabras: la manera por la cual, estás pensando e imaginando en tu mente. Tus pensamientos forman el molde o matriz por el cual fluyen las ondas de la Infinita Inteligencia, la sabiduría, las fuerzas vitales y las energías de tu subconsciente.

 

            Toma el cuidado de pensar en: “todo lo que es verdadero, todo lo que es respetable, todo lo que es justo, todo lo que es puro, todo lo que es amable, todo lo que es buena fama, si alguna virtud hay y si algún trabajo existe, sea eso lo que ocupe vuestro pensamiento”. Filipenses, 4: 8.

 

            La ley de la vida es la ley de la fe y la fe puede ser resumida como un pensamiento en la mente. Y como un hombre piensa, siente y cree, tal es la situación de su mente, cuerpo y circunstancias que la cercan y que ocurrirá según su fe. Las grandes verdades eternas y los principios de vida son anteriores a todas las religiones: luego la fe es independiente de cualquier religión o credo. Lo que es realmente necesario hacer es unirse mentalmente y emocionalmente a la Verdad, a la Presencia y al Absoluto, y los poderes de tu subconsciente responderán de conformidad con la consciencia del Ser, o Consciencia Crística. Si estás en estado de oración, esto es, permaneces en Consciencia Crística, todo lo que necesitas fluirá hacia ti sin que precises pedir o mencionar alguna cosa.

 

            Con tu mente consciente conoces la verdadera identidad divina y creyendo en ella envías al subconsciente este mensaje como un acto consumado y quedará grabado allí. Al principio, tal vez habrá la necesidad de proferir la orden diariamente, hasta varias veces al día, hasta que finalmente quede grabado el mensaje. Este es el mismo proceso que usamos para aprender a dirigir un auto, escribir a máquina, etc. Existe un pensamiento en la mente consciente, que es la causa, y lo aceptas como un acto consumado, esto causa un efecto que es la programación que haces.

 

            Hay un verdadero “Tesoro” dentro de ti, basta tener consciencia de la Verdad y actuar con la consciencia Crística, para que te tornes magnetizado y todo fluirá. Este “Tesoro” ya está en ti, tendrás sólo que permitir que una nueva toma de consciencia genere una nueva fuerza desconocida hasta entonces dentro de tu mente consciente. En las profundidades de tu subconsciente, a la espera de expandirse y expresarse, hay una sabiduría infinita, un poder infinito, una existencia ilimitada de todo lo que es necesario para una vida perfecta.

 

            Comienza a descubrir esas potencialidades en las profundidades de tu mente y ellas tomarán forma en el mundo exterior. La infinita inteligencia que existe en tu subconsciente puede revelarte todo aquello que necesitas saber, en cualquier momento, en cualquier lugar, desde que quedes en estado de consciencia Crística o Cósmica. Esto es, debes estar en consciencia de SER y en estado de receptividad mental y emocional armónica. Debes actuar como un capitán al mando de una nave y así como él da la orden precisa, de la misma forma,  debes tener la consciencia del SER, para poder dar las órdenes ciertas a tu mente (pensamientos e imágenes) a tu subconsciente, que controla el gobierno de todas tus experiencias. Cada vez que cambias tu pensamiento cambias tu destino. Piensa con la mente consciente y lo que quiera que piensas es absorbido por la mente subconsciente, que crea imágenes de acuerdo con la naturaleza de tus pensamientos. Si piensas cosas buenas, sucederán cosas buenas, pero si piensas cosas malas, acontecerán cosas malas. Es así que las mentes funcionan.

 

            La mente consciente es racional y la subconsciente es irracional. Si tú estás en estado de consciencia cósmica no pensarás en cosas buenas o malas, sino que dejarás fluir hacia ti todo lo que precisas. Si mandaras una orden al subconsciente como un acto consumado de tu verdadera identidad divina que es Perfecta, nada tienes que pedir ni mencionar en tus oraciones o en tu estado meditativo, pues todo aquello que tuvieres necesidad será atraído por tu mente consciente, dando entrada libre a la mente subconsciente para que fluya lo que es mejor para ti. Debes únicamente agradecer, esto es, alabar y glorificar la Presencia Divina que está siempre presente en todas las personas, cosas o situaciones y circunstancias. Entonces las sugestiones de otros no tienen poder para perjudicarte.

 

EL UNICO PODER ES LA ACCION DE TU PROPIO ESTADO

                                          DE CONSCIENCIA CÓSMICA

 

            “Por eso os digo: todo cuanto en oraciones pidiéseis, creed que los habéis de recibir y que lo obtendréis”. S. Marcos 11: 24.

 

            Jesús al pronunciar las palabras “hágase conforme a tu fe”, hace un llamado a la cooperación de la mente subconsciente del enfermo. Las curas resultantes eran la respuesta automática al cambio mental interno. La orden que él daba era una llamada al subconsciente del paciente sumado a Su consciencia, sentimiento y absoluta confianza en la respuesta del subconsciente a las palabras que pronunciaba con autoridad. Con las frases “Ve y no digas a nadie”, Jesús, el Cristo recomendaba a los recién curados a no discutir la cura para no poner dudas ni ansiedad ni pensamiento de miedo en la mente subconsciente. Tanto Jesús como las personas que necesitaban de ayuda eran todos la mente subjetiva universal y su conocimiento y convicción interior del poder de cura alteraban los moldes negativos destruidores del subconsciente de los pacientes. Las curas resultantes eran la respuesta automática, la mudanza mental interna. La fe, como una simiente plantada en el suelo, crece de acuerdo con su espacio. Planta e ideas (la simiente), en sus mentes, rieguen y fertilicen con la consciencia cósmica y ella florecerá.

 

            “Si puedes creer, todo es posible sólo con que creas”. Marcos 9:23

 

            La fe de las mentes es simplemente el pensamiento de sus mentes. Todas las experiencias, todas las acciones, todos los acontecimientos y circunstancias de la vida son mero reflejo de sus propio pensamiento.

 

            Recuerda cuando reces por otra persona, que no precisas mencionar nada, debes hasta ignorar su estado sintomático aparente y permanecer en el “Centro”, en consecuencia de su identidad Divina que ésta tiene el proyecto de molde Perfecto.

 

 

                                           CAPITULO XXI

                             DESARROLLO DE LA CONSCIENCIA

                                         CONDICIONES FISICAS

   

 

      Sentarse confortablemente con la columna vertebral bien erecta, cabeza en equilibrio, ojos cerrados y el cuerpo relajado é inmóvil.

         Ciertos gestos físicos tienen repercusiones mentales que auxilian a la meditación. Doblar la lengua para atrás domina el flujo de subvocalización mental (pensamientos bajo la forma de palabras, que distraen). La lengua podrá reposar en el cielo de la boca, bien relajada, y la punta de la lengua quedará entre los dientes.

         Fijaremos los ojos en la nariz, entre las cejas, disminuyendo el flujo de imagines mentales. Esto es con los ojos cerrados.

                                     CONDICIONES PSIQUICAS

         Hacer una expansión del campo de la consciencia antes de interiorizar los sentidos. Por ejemplo: percepción de los ruidos exteriores para disminuir el interés que pueda distraer durante la meditación.

         Tenemos el 100% de atención que puede ser distribuida en porcentajes por los sentidos. Escogemos uno de los sentidos para concentrar la atención interiormente: vocalización de un mantra, percepción auditiva interna, imagen visual, percepción visual (interna-mente).

         Toma de consciencia del universo del cuerpo: latidos del corazón, ritmo respiratorio, sentir LA VIDA en el cuerpo.

         Los métodos auténticos exigen una concentración en 3 soportes al mismo tiempo para estabilizar la mente. Uno sólo de los objetivos no ocupa suficientemente la mente para no haber distracciones. Escogemos 3 objetivos por su significado inconsciente Mantra (OM, por ejemplo), respiración, pulsaciones, imágenes de flor, mar, sol.

                                      OBJETIVOS DE MEDITACIÓN

         La meditación ve la toma de la consciencia del Espectador Profundo del Ser Interno. Durante la meditación diversas tomas de consciencia de integración se producen, igualmente de los psiquismos del cuerpo celular para hacerlo vibrar a ritmo idéntico.

         Al mismo tiempo, recordamos que formamos parte de la especie humana y que la vida continúa de generaciones en generaciones a través de nosotros:

         Nivel de integración vertical.

         Nivel de integración horizontal.

                                               M É T O D O S

         1º. Después de haber procedido a la expansión del campo de consciencia, interiorizarse sobre la respiración y los latidos del corazón y equilibrar sus ritmos.

         2º. Escogemos, entonces, un objeto para la meditación, como el sol (debe ser como una bola de fuego) y pensamos en las fuerzas solares que desencadenan la vida sobre la tierra.

         3º. El mar es también una imagen adecuada, pues somos “agua de mar organizada” y toda la vida se originó en el mar tropical del cual guardamos la temperatura.

         4º. La flor es el símbolo de la realización, la belleza, del ciclo vital.

         5º. Los mantras pueden ser utilizados, ritmados por el corazón o por la respiración, sobre todo el mantra OM.

         6º. Puede hacerse escuchando el latir de la sangre viajando por la columna vertebral, utilizando un mantra como soporte, concienciándonos de la respiración.

         7º. Para desarrollar la intuición: sentir las pulsaciones entre las cejas, al ritmo de OM y tomando consciencia de la respiración. Sentir las pulsaciones dentro del cráneo y no en la superficie de la frene.

                                               M A N T R A

         Es la combinación de sonidos. Auxilia a evolucionar a planos más altos, donde se originó nuestro SER DIVINO. “YO SOY” es la fuente de dónde extraemos nuestras fuerzas, en cualquier necesidad.

         El símbolo ritualístico, la VELA, tiene como objetivo armonizar por el pensamiento unido a una sola finalidad, así como otros elementos de la Naturaleza, como por ejemplo, el aire puro, el mar infinito, el aroma de los campos. Todos estos elementos armonizan el cuerpo humano, llevándolo a la comunión mística. Como no siempre es posible al hombre ir el encuentro de estos elementos, la vela, por la facilidad de llevarse con la llama a cualquier ambiente, es la más usada. Hay una pronta y rápida asociación que hace el hombre, a través de ella, con la Divinidad; por la Armonía grupal, que por medio del Elemento Fuego, es conseguida.

         El uso de incienso, tiene por finalidad purificar el ambiente y armonizar el cuerpo físico, emocional y mental. El incienso trae el perfume concentrado en su composición y los elementos del aire, con su primitiva pureza, propicia al hombre mayor posibilidad de comunión mental, etérica y emocional con su Divinidad Interna.

         DIOS ES EL TODO Y NOSOTROS SOMOS INDIVIDUALIDADES DIVINAS

         Concentremos nuestra atención, atrayendo a través de llamadas y meditaciones, la presencia Divina YO SOY en nosotros. Estas llamadas tienen la finalidad de que tomemos conciencia, esto es, identificarnos con la Presencia Divina.

                            LAS CINCO FASES DE LA MEDITACIÓN

         1ª FASE - INVOCACIÓN. Maravíllate de estar vivo. Si tus padres no se hubiesen encontrado y amado, no estarías aquí. Piensa en las cadenas de generaciones que te precedieron. Nosotros somos los sobrevivientes, la cadena de la vida nunca fue interrumpida desde su nacimiento sobre el planeta, y transmitiéndose hasta nosotros a través de toda la evolución, desde hace millares de años. Visualiza tus padres, tus abuelos y, eventualmente tus bisabuelos y da gracias por haberle transmitido esta herencia inestimable. Procura visualizarlos y evocar los recuerdos dentro de la consciencia del SER, esto es, identifícalos como manifestación de la expresión de-sí mismo, dentro de la consciencia CRÍSTICA.

Esta invocación no se aplica solamente a personas, sino que se extiende a todas las manifestaciones que podemos tomar consciencia de su existencia.

         2ª FASE - CONCENTRACIÓN. Con los ojos cerrados y convergiendo hacia el punto situado en el entrecejo, imagina una flor.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Imagina el sol iluminando la flor, y vas a sentir que ella es un universo en miniatura, que la vida palpita en ella como en ti y que ella recibe toda su vitalidad del agua, del aire y del sol. Es así como la Vida se manifiesta a través de ella, manifiéstase a través de ti. Imagina cómo la flor se abre SIN ESFUERZO para cumplir su destino. Durante todo este tiempo tu pensamiento debe fundirse en la flor.

         3ª FASE - CONTEMPLACIÓN. Ahora dirije tu mirada interna al sol. Imagina el sol levantándose sobre el horizonte en un cielo azul sin nubes. Concéntrate solamente en la imagen del sol. Déjate penetrar por su dinamismo, por su vitalidad infinita y siente que recibes toda la energía física e intelectual a través de él. No se trata de una metáfora sino de una verdad científica. Sin el sol no habría vida en nuestro planeta. No se trata de adorar al sol, sino de comprender el sentido de su papel como dispensador de vida. Deja que él te ilumine y caliente tu cuerpo. Mentalmente, siente su calor que te penetra a la altura de la boca del estómago, en el plexo solar. Mentalmente repite el sonido OM, sintiéndolo vibrar en la imagen que visualizas y que todo tu cuerpo participa de esta vibración.

         4ª FASE - CONTROL DE LA RESPIRACIÓN. La respiración debe ser calma y un poco más profunda de lo que es habitual, pero respetando su ritmo natural. Concéntrate en la entrada y salida del aire de los pulmones, repitiendo mentalmente el OM.

Después de estas respiraciones normales, suspende la respiración con los pulmones llenos por la mitad y piensa en aquella parte de ti mismo, que noche y día, ocupándose de todas las funciones de tu cuerpo, conserva el equilibrio. Esta parte inconsciente funciona sin que tengas que ocuparte de ella, entra en la sintonía armónica a través de tu estado de conciencia del SER, esto es, sintoniza con tu molde Divino que es el PERFECTO, y que por ESENCIA ES PAZ, SALUD, BELLEZA, ETC. Siente la sangre palpitando por el cuerpo cuando vuelvas a respirar. y cuando retengas la respiración tornarse molesta, expira lentamente, pensando en OM. Respira normalmente NUEVE veces reteniendo nuevamente la respiración pensando otra vez en la parte inconsciente y vegetativa de tu ser y agradeciendo a tu SABIDURIA. Repite el mismo proceso después de ONCE respiraciones.

         5ª FASE - FINALIZA LA MEDITACIÓN EXPANDIENDO TU CONSCIENCIA CRÍSTICA. A tus familiares, vecinos, a tu comunidad, tu país, al mundo entero, al universo, y no solamente a los seres humanos, sino a todo lo que vive sobre la tierra, a todo lo que vive y vivirá, a toda creación animada e inanimada, partícipe de esta FELICIDAD, sintiéndola, celebrándola.

         “TÚ ERES EL CENTRO DE LA FUERZA Y DEL PODER DIVINO”

En el momento que unes el pensamiento y el sentimiento de esta VERDAD, LA PRESENCIA DIVINA YO SOY DERRAMA UN FLUJO DE ENERGIA ELECTRÓNICA, en todo lo que tomes consciencia de su existencia.

 

 

 

 

..........................................CAPITULO XXII

                                          FUERZAS SOLARES

 

 

         El prana solar es el poder dinámico que se difunde por el cuerpo, vitalizando todas las células, hasta las más microscópicas.

          Existen tres fuerzas independientes y distintas, emanadas del Sol, y, que son las principales, pues existen otras fuerzas infinitas.

Las “Fuerzas Principales”, son:

         1º FOHAT ó ELECTRICIDAD

         2º PRANA ó VITALIDAD

         3º KUNDALINI ó FUEGO SERPENTINO

         1º.- FOHAT, o fuerzas eléctricas en las que están incluidas todas las energías físicas, como electricidad, magnetismo, luz, calor, sonido, la química y el movimiento.

         2º.- PRANA o la vitalidad: es una fuerza vital, cuya existencia aún no ha sido reconocida oficialmente por los sabios ortodoxos de occidente,  aunque algunos sospechan de su realidad. Una cantidad determinada de prana es necesario para la existencia. El prana es llamado también el alma de la Fuerza y de la Energía en todas sus manifestaciones o el principio que, operando de cierto modo, produce la forma de actividad que acompaña la Vida. Prana está en el aire, pero no es el aire, tampoco es ninguno de sus elementos químicos. Está en el alimento que comemos pero no es ninguna de las substancias nutritivas. Está en el agua que bebemos y no es ninguna de las substancias químicas que, combinadas, constituyen el agua. Está en la luz solar y no es el calor ni los rayos luminosos.

PRANA es la energía que existe en todas las cosas y las cosas actúan simplemente como un conductor.

         3º.- KUNDALINI o fuego serpentino: es conocido sólo por los estudiantes esotéricos. La energía Kundalini de nuestro cuerpo procede del laboratorio del Espíritu Santo, oculto en las entrañas de la Tierra.

Absorbemos la potente energía de Dios tanto por debajo de la Tierra como por encima, por el cielo.

La energía que de la tierra sube y que desde el sol desciende, actúan en nosotros y cooperan en nuestra evolución.

Kundalini es invisible, pero en el cuerpo humano se alberga en un curioso nido de huecas esferas concéntricas de materia astral y etérica, una dentro de otra.

Kundalini es el Bastón de Brahma o espina dorsal. Kundalini fluye por la columna vertebral hacia arriba, teniendo como centro el chakra raíz o Fundamental, también llamado en sánscrito Muladhara (fuerza eléctrica de creación), y está localizado en la región del COCCIX.

         Los chakras son centros magnéticos vitales que forman parte de la naturaleza humana del Ser. Los chakras son 7 centros de energía psíquica en el cuerpo sutil.

Los chakras se dividen en tres grupos:

1º grupo inferior:       psicológico

2º grupo medio:        personal

3º grupo superior:    espiritual

         1º.- grupo inferior: chakras 1 y 2 - procedentes del plano físico

Número 1 - Fundamental o Muladhara - fuego serpentino de la Tierra

Número 2 - Esplénico o Swadhisthana - vitalidad del Sol.

         2º.- grupo medio: chakras 3,4 y 5 - relacionados con fuerzas que el ego recibe por medio de la personalidad.

Número 3 - Umbilical, Plexo Solar o Manipura.

Número 4 - Cardíaco o Anahata

Número 5 - Laríngeo o Vishudda

         3º.- grupo superior: chakras 6 y 7 - independiente de los demás, relacionados con el cuerpo pituitario y glándula pineal.

Número 6 - Frontal o Ajna (3º ojo)

Número 7 - Coronario, Sahasrara o Loto de Mil Pétalos.

         El sistema de Vhakras se compone de vértices de energía pránica que se comportan como baterías de acumuladores que suministran fuerzas por los canales de circulación de Prana. Los chakras absorben energía y la hace circular por los Nadis, por donde es entonces distribuida a todos los duplos-etéricos.

         El Sistema circulatorio Pránico se compone de canales electro-magnéticos que tienen por misión producir la circulación de Prana en el cuerpo doble-etérico.

         Sushumna - canal eléctrico-magnético que corre en el interior de la columna vertebral, yendo desde el COCCIX hasta lo alto de la cabeza.

         Son tres los principales canales eléctricos-magnéticos llamados Nadis: Sushumna, Pingala, Ida. Existe un número superior a 70.000 nadis.

         Pingala: caliente, solar; nace en la nariz derecha y desciende sinuosamente hasta el COCCIX.

         Ida: frío, lunar; nace en la nariz izquierda y desciende hasta el COCCIX.

         Pingala e Ida, Sol y Luna, fluyen por la columna vertebral por el canal Shusshumna.

                                      UNION DE LAS ENERGÍAS

         Las puntas de todos los chakras brotan de la columna vertebral, comprendiéndose que la kundalini fluya por esos extremos hasta llegar a la campanilla del chakra donde encuentra la energía divina que por la boca de la campanilla fluye, y la presión resultante del encuentro determina la radicación de ambas energías. Este fenómeno, ha sido simbolizado por la expresión “casamiento” de energía primaria, esencialmente masculina, con kundalini, que se considera siempre como distante femenina, y la combinada energía resultante se llama magnetismo personal del hombre, que vivifica los ganglios o plexos inmediatos a varios chakras: fluye por los nervios y mantiene la temperatura del cuerpo.

         La mayoría de la humanidad tiene como objetivo vivencial satisfacer únicamente: vida, intestino y sexo, esto es, vivencia, alimentación y procreación o satisfacción emocional.

         Cuando el individuo despierta el interés por el Ser, comienza entonces a traspasar el plexo solar, en un nuevo estado que se sitúa encima de este plexo hasta la raíz del cuello, donde se encuentra el chakra laríngeo, el chakra del descanso, de Saturno, Señor del tiempo y del espacio, que solo deja pasar al que tenga vencido el infinito, porque el Eterno sólo puede ser alcanzado por aquellos que traspasan el infinito. El eterno está en la cabeza. Las luces de la cabeza deben ser edificadas y es el Ser quien va a establecer estas luces.

         La primera, segunda y tercera Iniciación, tiene que ver con el camino del plexo Solar.

         Primeramente tenemos que buscar el Ego o Divina Chispa Solar.

         El Ego, que en realidad es el Padre o Dios de nuestro microcosmo, la voz de la conciencia, actúa siempre positivamente sobre la personalidad que tiene características de animales: buey, en el plano físico; león en el astral y águila en el plano mental, por eso, aquellos que desarrollan la real característica humana, alcanzan el plano de la Armonía.

         Cuando la personalidad cae en el error, esto es, comete un pecado, como se dice vulgarmente, la individualidad emite su positividad. Ella es nuestro juez, la voz de la consciencia.

         En cuanto el hombre no adquiere su verdadera identidad de HOMBRE, para el cual fue creado, posee el alma incipiente, limitándose solo a la altura del plano astral inferior, de las emociones.

         Los iniciados, aquellos que se encuentran a sí mismos, trabajan en beneficio del Ego y de acuerdo con él, sus almas se van situando hasta el plano de la armonía. En este punto ya no es más alma, sino Ser. Ahí es donde surge el Humano propiamente dicho,

         Para producir una especie de aceleración evolutiva debemos tocar en el alma. A través de la concentración se lleva a la mente en profundidad, en la búsqueda del alma en el interior.

         La mente entra en su interior y busca el alma, abre ventanas y puertas cerradas, poniéndola al descubierto. Esto crea vínculos dentro de la Eternidad muy fuertes.

         Es necesaria la buena voluntad, la superación de todas las antipatías y desarmonías y surge la necesidad de perdón. La personalidad participa en lo efímero. La Individualidad del mundo cósmico y el alma de lo Eterno. Sólo el alma, el Ser, puede traspasar las barreras del infinito, para penetrar en la eternidad.

         La práctica de llevar la mente a la busca del alma, hace que concretamente coloquemos algo de nuestra vida en un punto que, a pesar de la distancia, podamos alcanzar. Coloquemos nuestras ansias en el plano de la Armonía y estaremos dando un salto del plano físico al plano de la perfección.

         EJERCICIO: Como buscar el alma.

Poner la mente en el interior, llevándola siempre en profundidad hasta entrar en una cámara fuertemente iluminada.

         En alas de tu mente, imagina como sería la mente del Sol si estuviera realizando exactamente lo mismo, esto es, buscando su alma.

         Entra en luz dorada brillante y observa cómo la mente con facilidad refleja el brillo solar.

         Siéntete prendido en la luz y que tu cabeza se llena dentro de un océano de luz.

         Quéda algunos minutos celebrando este encuentro y disfruta de toda la Sabiduría, en el plano de la Armonía, Belleza y Perfección.

 

   

 

 

 

                                               CAPÍTULO XXIII

                                           PRÁCTICA MENTAL

        

....En el comienzo de una meditación, todo estudiante -excepto aquellos muy avanzados-, comprobará que la mente está agitada, sonora, caótica y sin medios de sosegarla al punto de poder escuchar aquella “voz interna, silenciosa y suave”. En este caso es aconsejable “reflexionar” sobre una lectura de las Escrituras o alguna “afirmación” de sabiduría espiritual, pero no deberá quedar repitiéndola, como si muchas repeticiones pudieran dar algún beneficio, pues sólo debemos ponderar su significado.

         El “verbo” es revelado a través de la meditación.

         Cuando se dice “El Verbo se hizo carne”, este Verbo no son las palabras de un libro, ni las palabras de una afirmación, sino el Verbo Interno. El Verbo, que es Dios interno, la Individualidad, que lo hace carne, se vuelve visible, audible, conscientemente tangible en nuestra experiencia.

         Los estudiantes que inician sus estudios del “camino para el infinito”, son instruidos para que mediten durante no menos de tres períodos todos los días. Estos períodos pueden ser de uno a tres minutos y hasta cinco minutos. En los primeros días no es conveniente traspasar estos límites, para evitar que después de algunos minutos, la meditación se convierta en un ejercicio mental, y pierda su valor.

         Con el paso de la práctica de la meditación, el número de períodos podrá ir aumentando hasta doce minutos por día, con duración de cuatro minutos por período. De ahí en adelante la duración de los períodos tienden a aumentar, pudiendo meditarse en cualquier lugar, de veinte a treinta minutos. Pero cuando la meditación se convierte en ejercicio mental, ya no es meditación. Cuando llega el momento que la persona sienta una relajación interna, debe interrumpirse la meditación, y si no se consigue vencer este estado, deberá volver a meditar una o dos horas después. No se quiere decir que debamos abandonar la práctica de reflexionar, analizar, pensar o meditar sobre la verdad: esto es cosa muy diferente de la llamada práctica mental.

         Cuando aprendamos a volvernos hacia dentro de nosotros mismos, y dejar que las palabras de la Verdad se expresen en tu íntimo, contrastarás que la consciencia invisible o conscientización de la Verdad en tu íntimo, se vuelve exteriorizada como forma. Se vuelve carne, carne invisible, forma invisible, que podrás hacer uso de ellas como quisieras y después destruirlas si así lo deseas. Pues, en cuanto tuvieres consciencia del Espíritu (Individualidad), podrás multiplicar “panes y peces”. Podrás hacer lo que quisieres, porque no será tu Personalidad quién lo hará; será el Espíritu de la Verdad, al cual concienzastes. Él tomará forma. Pero no debes gloriarte con las fuerzas externas resultantes de esta unión interna. Ten cuidado porque no debes darte por satisfecho con la abundancia de lo añadido, con un cuerpo saludable o una felicidad cotidiana. No te contentes con cosa alguna.

 

 

 

 

 .................................................. CAPITULO XXIV

                                                    INTUICION

         La intuición brota del fondo del corazón humano. Tiene dos aspectos: la intuición que depende de la “impresión recibida del exterior” y la “intuición que no depende de cualquier impresión exterior”. Llamamos “impresión” al primer aspecto y de intuición propiamente dicha al segundo aspecto. Es, por tanto, una facultad femenina porque proviene de la sensibilidad y, por naturaleza, la mujer es más intuitiva que el hombre.

         Cuántas veces oímos decir: “Este hombre me ha causado cierta impresión” y no hay ninguna razón para justificar tal impresión. Tal vez  la persona que dice esta frase no sea capaz de encontrar un motivo plausible que justifique su impresión, pero a pesar de eso, la impresión es correcta. Para un individuo no hay necesidad de conocer a una persona para saber acerca de ella, basta verla en algunos momentos. Después que los ojos del intuitivo caen sobre la persona, surge una “impresión” de primer aspecto, esto es, la intuición que depende de la impresión exterior. El hombre poseedor de una mente delicada, tranquila, en general tiene intuición. El que posee una mente grosera e inquieta, no tiene intuición. Intuición es super-sentido y puede ser llamado sexto sentido. Es la esencia de todos los sentidos. Cuando alguien dice que está sintiendo alguna cosa, no significa que tiene razones objetivas para probar lo que está sintiendo, simplemente sintió sin que haya habido cualquier razón externa o señales objetivas.

         La intuición que no depende de la impresión exterior, es de naturaleza aún más profunda. Ocurre de la siguiente manera: antes de que la persona haga alguna cosa, ya sabe lo que vendrá en su primer acto, antes de dar inicio a una labor ya se prevee los resultados. Muchas veces la intuición es una especie de dirección que surge de un toque, de una especie de aviso interior.

         ¿Como es percibida la intuición?. Primeramente exprésase en el lenguaje de los sentimientos Ese sentimiento se derrama dentro del horizonte de la mente, toma una forma, volviendo una idea más narrativa. La mente da una forma, la idea y el lenguaje interpreta para nosotros la idea. Así siendo, la intuición pertenece al corazón sensible.

         La intuición tiene tres condiciones diferentes, cuya finalidad se vuelve bastante clara al ser distinguidas, a saber: sentimiento, imaginación y la palabra. Algunos oyen la voz de la intuición cuando aún están en la primera fase de su evolución. Son los más capacitados para recibir la intuición y los llamamos intuitivos. Otros distinguen la intuición cuando ella se expresa en el campo del pensamiento, Hay aún otros que distinguen la intuición solamente cuando ella se manifiesta en forma de “una frase”.

         Intuición no tiene nada que ver con erudición. Un hombre iletrado puede ser mucho más intuitivo que otro muy cualificado, porque el campo de la intuición es completamente diferente del campo del conocimiento.

         Es frecuente en un intuitivo cometer un error al captar la intuición y no saber si ella es correcta, porque la intuición viene de un lado y la mente reacciona de otro. El intuitivo queda sin saber si se trata de intuición o acción de la mente. Si queda decepcionado, pierde la fe en él mismo y reacciona como es natural, no queriendo pensar más en intuiciones haciendo que esa facultad disminuya día a día.

         Es preciso que sepamos, en primer lugar, que captar una intuición es una cosa muy difícil, porque inmediatamente entran en acción, de un lado, la intuición, y de otro lado, la mente. Precisamos, pues, analizar bien la acción de nuestra mente. En cuanto estuviéramos mirando, es preciso que seamos capaces de apartar las impresiones que surgen de todos los lados y fijar la mente exclusivamente en nuestro Ser Interior, la Individualidad. A través del desarrollo de la “concentración” y de la quietud de la mente, nos podemos sintonizar con el diapasón o sonido maestro afinado, hasta alcanzar la percepción de nuestra intuición. Si quedáramos separados de percibir la intuición, no perdamos el valor, continuemos, aunque parezca que acumulamos error tras error. Si perseveramos, llegaremos a la correcta percepción de la intuición.

         Los impulsos del intuitivo son frecuentemente guiados por la intuición. Los impulsos de quien no posea intuición pueden provenir de otra dirección, de la superficie. El impulso ideal es el dirigido por la intuición. Impulso es como un pequeño pedazo de paja flotando sobre el agua: la paja se transforma en impulso cuando es empujada por la onda que viene de atrás. Del mismo modo el hombre es elogiado cuando su impulso es correcto y señalado como culpable cuando su impulso es incorrecto. Si pudiésemos ver qué se oculta detrás del impulso, no seríamos tan afectados al expresar una opinión sobre el asunto.

         El sueño es una cosa maravillosa, un fenómeno de la mente. En el sueño no funciona sólo la imaginación y el pensamiento, también la intuición. Las intuiciones que surgen en el estado de vigilia, aparecen en el estado de sueño y se tornan más claras. En esa ocasión, como es natural, estamos concentrados, con los ojos cerrados para el mundo exterior, pero aún así existe el siguiente problema: luego que la intuición surge del íntimo, la imaginación aparece en la superficie y no sabemos cçomo distinguirla. Este es el motivo de muchos sueños ser tan confusos: una parte del sueño expresa algunas verdades y otra parte del sueño es caótica.

         No hay sueño sin significado. Si el sueño no tuviera nada que ver con la intuición, sería mera actividad mecánica de todo lo que nuestra mente produce durante un día de trabajo, pasando automáticamente delante de nuestros ojos como una cinta cinematográfica. Pero detrás de esto hay un significado, pues nada es proyectado en la pantalla de la mente que no tenga raíz, en el suelo del corazón, produciendo flores y frutos. Si la intuición estuviera trabajando en el sueño, el sueño será la narración de alguna cosa del pasado, del presente o del futuro.

 

 

    CAPITULO XXV

                                     CIENCIAS ESPIRITUALES

         La personalidad o yo inferior está formada por los cuerpos:

1. Físico: con siete subdivisiones

2. Astral o cuerpo emocional, de las sensaciones.

3. Mental o cuerpo de los pensamientos.

Nuestro cuerpo físico es el traje que el Yo Superior viste, para poder tomar contacto con el mundo físico. La consciencia que es una manifestación del espíritu, es forzada a habitar un Templo de materia física, estrechamente unido a este mundo físico. Porque sólo un vehículo físico de consciencia puede entrar en relación vibratoria con la materia física. Por la multiplicidad de las experiencias que pueden ser efectuadas en el mundo físico y por el refinamiento gradual del cuerpo como instrumento para tenerlo apto para responder a ellas, el espíritu expande sus poderes innatos, conduciéndolo del estado latente al estado de poder activo.

         El estudiante experimentará enseguida cómo es posible volverse dueño del cuerpo físico y dirigirlo, y como éste responde a las órdenes de la Inteligencia que lo gobierna, el YO SUPERIOR.

         Cuando tuvieres adquirida cantidades de substancias positivas, justas y perfectas, el SER podrá vestir las sandalias de la personalidad.

         1. LAS FUNCIONES DEL CUERPO FISICO

         El más externo y denso de nuestros vehículos es el cuerpo físico, con el cual estamos más familiarizados y en mayor contacto, ya que nuestra vida está confinada en el plano físico.

         Debemos considerar nuestro cuerpo físico como un instrumento del Yo Superior en su trabajo en el plano físico, que consiste en traer la perfección a los varios vehículos de consciencia utilizados por el SER, en los diferente planos. Por tanto, debemos conservarlo en perfecto estado, tratado y desarrollado de tal manera que esté a punto y en condiciones de desarrollar cualquier función específica con el mayor grado de eficiencia.

         Primeramente, debemos conocer y comprender bien nuestro cuerpo físico si pretendemos disponer de un instrumento eficiente y que esté completamente bajo nuestro control. Para esto, la primera cosa necesaria es tener una idea de su constitución y anatomía interna.

         Cualquier libro elemental de fisiología dará una idea adecuada sobre su estructura interna y cambiará muchas ideas equivocadas que las personas generalmente poseen sobre su funcionamiento.

         La consecuencia más importante de este conocimiento de la estructura interna del cuerpo físico es que nos posibilita más fácilmente llegar a una objetividad, esto es, a verlo como algo diferente de nosotros mismos y comprender que no deja de ser un instrumento. Si nos habituamos a ver sólo la apariencia externa del cuerpo físico más nos identificamos con él; cuando mentalmente vemos lo que efectivamente es: una máquina viva y complicada, cuyo funcionamiento es más eficiente que una industria moderna.

         Debemos comprender bien que la función del cuerpo físico es servir de instrumento por medio del cual el SER entra en contacto con el plano físico.

         ETÉRICO: En el plano físico, el cuerpo humano está compuesto de materia sólida, líquida y gaseosa. Además de estos tres subplanos del plano físico, existen otros cuatro subplanos más sutiles que interpenetran la materia sólida, liquida y gaseosa; llámase cuerpo sutil o cuerpo etérico y corresponde a la contra-parte exacta del cuerpo físico denso y se proyecta por todos los lados y está a unos 7,5 centímetros del cuerpo físico.

         El doble etérico o cuerpo sutil no debe ser considerado como un vehículo de consciencia separado, sino como un complemento del cuerpo denso. Conjuntamente constituyen el cuerpo físico. Las funciones del cuerpo sutil es de servir como vehículo para el “Prana”, que es la energía especializada que, en sus varias modificaciones, mueve y regula las actividades del cuerpo físico. Esta energía es obtenida del Sol, y asimilada por el Chakra del plexo solar que distribuye esta energía en las diferentes partes del cuerpo a través de canales bien delineados para desempeñar su trabajo en esas partes. Esta vitalidad obtenida del Sol, es especializada por el cuerpo etérico denso, para su propio uso, y constituye la fuente de todas aquellas fuerzas vitales necesarias para la manutención del cuerpo físico. La comida y la bebida son necesarias al cuerpo físico para restaurar los tejidos y otros propósitos, pero no para suplir la vitalidad. Es necesario poseer alguna idea sobre las funciones de ciertos órganos y centros que son frecuentemente citados. Tales órganos desempeñan una función siempre creciente en los últimos estadios de la evolución humana, cuando la comunicación entre la consciencia inferior y superior aumenta progresivamente y el cuerpo físico se transforma en un mero instrumento del SER.

         La pituitaria es el órgano que sirve como una válvula para la transmisión de las vibraciones perteneciente a los planos de Buddhi de la mente superior al cerebro físico. Su vivificación constituye una parte del ejercicio que cada estudiante adelantado tendrá que practicar. La vivificación de la pituitaria posibilita entrar en contacto directamente con el Ser Superior. Esto sólo podrá acontecer cuando el estudiante ya tuviera subjuzgado el yo inferior, esto es, encontrado su Individualidad, o su Maestro Interno. La glándula pituitaria está situada en la base del cráneo, es la glándula maestra, controla las demás y regula la deshidratación y la utilización de los glúcidos y lípidos (hormonas), controla el crecimiento, y está alojada en una cavidad esférica. Es también llamada glándula Hipófisis y es regida por el planeta Urano

         La glándula pineal es el órgano de transferencia del pensamiento, y su vivificación posibilita al hombre enviar cualquier pensamiento de su cerebro para el de cualquier otro.

         El pensamiento puede ser tanto enviado directamente de un cuerpo mental a otro, en el plano mental, o puede ser enviado del cuerpo mental por intermedio del cuerpo astral, al cerebro físico, donde realiza vibraciones similares, exactamente por el mismo principio que el teléfono. Primero, vibrando en el éter contenido en la glándula pineal. Estas vibraciones viajan por el éter físico y, al alcanzar el cerebro físico del receptor, provoca estas vibraciones. La ventaja de este modo de transmisión es que las vibraciones alcanzan al receptor directamente en el cerebro físico y, así, no habrá posibilidad de que el pensamiento sea distorsionado o mal interpretado en su descenso del plano mental y físico. Esta glándula es también llamada Hipófisis y se encuentra oculta en la base del cerebro y está ligada por un bastoncillo hueco. Está regida por el planeta Neptuno

         La glándula tiroide controla la estimulación del yodo, influye en el crecimiento sexual y desarrollo mental. Está regida por el planeta Mercurio

         La glándula Timo está situada entre los dos pulmones en la parte superior del tórax. Está regida por el planeta Venus

         El Bazo, glándula venosa que distribuye la vitalidad. Está regida por el Sol

         Las glándulas suprarenales, órgano endocrino localizado en los riñones. Están regidas por el planeta Júpiter

         Los tipos de glándulas, son tres:

         1. Endocrinas o glándulas de secreción interna: son las que lanzan sus productos directamente a la corriente sanguínea. Los productos de las glándulas endocrinas se llaman hormonas, palabra de origen griego.

         2. Exocrinas, son las que lanzan sus productos al interiór, en cavidades por medio de canales, como son las sudoríferas, sebáceas y salivares. También llamada glándulas de secreción externa.

         3. Mixta, presenta doble función: anficrimas, endocrinas y exocrinas, como el páncreas y las gónadas (testículos y ovarios).

         El conjunto de los tres tipos de glándulas auxilian a la coordenación de las funciones, influyendo en el metabolismo y en las actividades sexuales.

         Los Chakras, que son vórtices de energía, sirven como puntos de contacto entre los vehículos físicos y astral. En este punto entran varias especies de fuerzas del cuerpo astral para el físico, y aquel movimiento característico que se observa es debido a ese influjo rápido de las fuerzas que emanan de una dimensión más elevada. Esos Chakras poseen diversas funciones de las cuales, una de las más importantes, es servir como puente para la consciencia, pues su vivificación nos posibilita establecer comunicación directa entre los planos físicos y astral.

         Cuando son vivificadas y activadas entonces se desarrolla la clarividencia astral. Esto vuelve posible traer hasta el cerebro una memoria clara y correcta de todas las experiencias pasadas en el plano astral. Entonces, a efectos prácticos, los dos planos se convierten en uno, como parte de la consciencia consciente. Sobre los Chakras hay un estudio en un capítulo especial.

         2. LAS FUNCIONES DEL CUERPO ASTRAL

         El cuerpo astral es lo que viene luego, después del físico, cuando penetramos en el centro de nuestro ser partiendo de la periferia. Se compone de materia perteneciente al plano astral, inclusive los de sus siete sub-planos que entran en su composición. Cuando desarrollamos las facultades clarividentes, por la vivificación de los chakras del doble etérico, quedamos capacitados para entrar en contacto con el plano astral y a examinar sus fenómenos con el auxilio de los sentidos que les son comunes, de la misma manera como hacemos en el mundo físico por medio de nuetros cinco sentidos.

         El control de los deseos es una de las tareas más difíciles y necesarias, que el iniciado deseo de iluminación precisa ejercer al comienzo. Nuestras pruebas y sufrimientos más severos provienen de nuestras luchas contra los deseos de nuestra naturaleza. Aquél que haya conseguido dominarlos avanzó mucho en el camino que lleva a la liberación.

         Para comprender la parte que los deseos desempeñan en nuestra vida examinemos, primero, algunas funciones elementales del cuerpo astral. Sus funciones son simples, y generalmente reconocidas en la conversión de sensaciones, de las vibraciones recibidas en el plano físico por medio de los sentidos. Según la Ciencia moderna, las vibraciones que son captadas por los órganos sensoriales son llevadas a través de los nervios hasta los respectivos centros cerebrales donde, entonces, ocurre aquella misteriosa alteración que los hacen aparecer como sensaciones dentro de la consciencia.

         Llegamos ahora a otro estado en esa serie de cambios por medio de los cuales las simples vibraciones físicas alcanzan la consciencia interna. Algunas de esas sensaciones permanecen como tales y son nuevamente reflejadas hacia dentro, hasta alcanzar el cuerpo mental, donde aparecen como percepciones de la mente. Pero, en el caso de otras, aquella característica, que es designada por la palabra “agradable” y “desagradable” surge con la sensación y es percibida por la mente como agradable y desagradable.

         Tales sensaciones son llamadas sentimientos. Hasta llegar a ese punto, esto es, la aparición del placer o dolor, la sensación continúa siendo una sensación, a pesar de ser designada con nombre diferente. Vemos, así, que la segunda función del cuerpo astral es la de aumentar las sensaciones en esas cualidades de placer o sufrimiento, convirtiéndolas en sentimientos placenteros o dolorosos.

         Una vez alcanzado este estado, entonces, en la consciencia ocurre un cambio fundamental y primario. Junto con la sensación de placer o dolor podrá surgir un deseo de experimentar nuevamente el placer o de evitar el dolor. Es esto que constituye el deseo en su forma más elemental.

         Debe ser notado este cambio, que implica tanto en atracción como en repulsión, Está ligado tanto con el cuerpo astral como con el mental. El elemento mental, en esta forma primaria del deseo, depende de la presencia de la memoria o anticipación sin la cual el deseo no podrá surgir. Cuanto más factores mentales entren en esta interacción entre los sentimientos y los pensamientos en el curso de nuestra evolución, los deseos se vuelven cada vez más complejos y desempeñan un papel cada vez más preponderante en nuestra vida.

         El hombre que no comprende la naturaleza del deseo o no se determina a controlarlo, queda constantemente preso por esas atracciones y repulsiones que nos atan a los mundos inferiores, a la rueda de los nacimientos y de las muertes. Es preciso comprender que ningún perjuicio es causado si sentimos placer en ciertas experiencias, pues el placer es la consecuencia natural de los contactos entre los cuerpos y los objetos que lo provocan. El mal surge cuando permitimos unirnos a un objeto por lazos de atracción o repulsión.

         Esta atracción o repulsión demuestra la presencia de una fuerza que, en su esencia, constató ser la misma que corresponde al poder de la voluntad. En un sentido, el deseo es nada más que un reflejo de voluntad en el plano astral. La diferencia que percibimos se basa en el acto que, en el caso del deseo, la fuerza es atraída por los objetos externos y dependiente de las atracciones y repulsiones al paso que, en el caso de la voluntad, se manifiesta independientemente de cualquier estímulo externo y és auto-determinada. Ambos, deseo y voluntad, traen juntos la fuerza de realización. Lo mismo que empezamos con el deseo de realizarnos en nosotros, de obtener iluminación, tendremos que trabajar durante muchas vidas, tendremos que construir gradualmente un caracter puro y noble, purificar nuestra naturaleza inferior, desarrollar lentamente todas nuestras posibilidades divinas, vida después de la vida, y si poseemos la intensidad necesaria de deseo y perseverancia algún día nos encontraremos en la cima de la montaña, iluminados y libres. En el deseo está contenida la misma fuerza irresistible de la realización que acostumbramos asociar con la voluntad humana. Cuando la energía del Ser es atraída por los objetos externos se transforma en deseo y, cuando es impersonal, es emitida para la realización del propósito Divino y se transforma en voluntad espiritual pura. Así, en la medida que esa energía es purificada de ese elemento personal, se aproxima a aquella condición de pureza sin mancha que constituye la voluntad.

         La fuerte corriente de deseos encierra en sus capas de egoísmo las aguas puras de la voluntad espiritual. Débese, tan solo, transmutar estas capas para poseer, bajo mando propio, la tremenda fuerza de voluntad espiritual. Partiendo del punto de vista más elevado, las personas que poseen fuertes deseos son las que prometen más que aquellas cuyos deseos son débiles, que son demasiado perezosas en actuar enérgicamente, y cuyas reacciones en su ambiente y con las ideas carecen de vigor.

         En los primeros momentos de la evolución, en cuanto los deseos regulan su vida, la fuerza motivadora de la acción, es el deseo. Cuando es despertado el deseo por cualquier objeto, él obliga a la mente a pensar sobre los medios y las maneras de manifestarlo y, si fuera suficientemente fuerte y persistente, la acción seguirá más pronto o más tarde.

         En este búsqueda de todas las especies de objetos deseables el individuo es movido en constante actividad, gana experiencia y desarrolla varios poderes en la mente.

         En el último estadio de la evolución, con el despertar del discernimiento y la eliminación progresiva de los deseos personales, la voluntad gradualmente gana ascendencia y se vuelve fuerza motivadora de acción. Como la acción se ha vuelto purificada, ella se impersonaliza cada vez más y refleja la Voluntad Divina. En este caso, ya no detiene al individuo, porque no se  ejerce más en beneficio propio, sino como una oferta al Supremo.

         El resultado de esta asociación constante e íntima de deseo y  pensamiento, de atracción y repulsión, es el nacimiento de diferentes especies de emociones. La emoción, por tanto, es un estado complejo de consciencia, en cuya constitución entra tanto el deseo como el pensamiento. Un análisis cuidadoso siempre revelará la presencia de los tres elementos esenciales: el sentimiento, la atracción o repulsión, y el pensamiento, en diferentes proporciones e intensidades.

         No entraremos en mayores detalles en esa cuestión, solo nos atendremos como base que todas las emociones derivan de sus primarias: amor y odio.

         Como toda la vida que se manifiesta en diferentes formas en todos los planos es UNA en esencia, y constituye una expresión de Vida Divina, estamos todos ligados por los lazos de la unidad espiritual que nosotros tenemos, capacidad de distinguir en los mundos inferiores de la ilusión y de la separatividad. Todo el que esté en Armonía con esta Verdad Fundamental de Existencia, con la Ley de la Unidad, tendrá felicidad. Ello porque el amor, que es la manifestación de esta Ley de Vida Unica, trae invariablemente la felicidad, en cuanto que el odio, que lleva al desequilibrio, es la fuente de miseria insondable. Tomemos cuidado porque somos gobernados en el mundo emocional, así como en el físico y en el mental, por la Ley del hábito.

         Tenemos facilidad para ser llevados por las emociones con las cuales tenemos el hábito de ceder, sintiendo dificultad en despertar las emociones que no expresamos frecuentemente. Debemos cultivar virtudes librándonos de vicios, pues en la mayoria de los casos, tanto una como otros nada más son que hábitos emocionales basados en el amor y en el odio respectivamente. Llevar una vida virtuosa no es meramente una cuestión de desear o aspirar más sin constituir hábitos emocionales correctos, y que ese trabajo puede ser emprendido de una manera sistemática y llevado a efecto con el auxilio de Leyes que operan en ese sentido. El cultivo de las virtudes simplemente garantiza una vida emocional correcta y sana y, así, desempeña un papel subordinado, a pesar de esencial. Llevar una vida virtuosa es necesario como base para una vida superiór del Espiritu. La meta del emprendimiento humano es algo mucho más elevado que simplemente llevar una vida virtuosa, pues tal meta es la Auto-Realización. Solamente cuando un individuo encuentra la Verdad de la Existencia y vive en la Luz de esta SABIDURÍA, es cuando podrá vivir en la paz permanente y estar encima de los torbellinos, ilusiones y sufrimientos de la vida inferior.

         La primera providencia para adquirir control y purificación de las emociones, incluye observarlas, hasta que sean sentidas únicamente como fenómenos que están ocurriendo dentro de nosotros, y no como si fuesen parte de nosotros mismos. Ejemplo: cuando un deseo aparece en nuestro corazón debemos comprender que se trata, simplemente, de una vibración en nuestro cuerpo astral, que puede ser cambiada, si queremos.

         Necesitamos aprender a disociarnos de nuestros deseos, emociones y sensaciones, y a sobreponernos a ellos, antes de alimentar cualquier esperanza de poder controlarlos afectivamente. Cuanto más profundamente efectuáramos esa preparación preliminar tanto más permanente y rápido será nuestro dominio sobre tales actividades del cuerpo astral.

         Para que nuestros deseos y emociones no sigan un curso libre, es necesaria una vigencia constante de todos los movimientos de nuestra naturaleza emocional que, cual espectador silencioso, comienza a notar cada movimiento, a pesar de no tener aún capacidad de controlarlo. El esfuerzo de estar constantemente alerta, debe ser acompañado por la observación y la ponderación. Es imprescindible examinar los deseos y las emociones, impersonalmente, y clasificar su importancia de manera crítica.

         La observación y la ponderación deben tener desarrolladas la capacidad de discriminación entre las diferentes especies de deseos y emociones. Lo que tenemos que hacer es evitar la expresión de que no está en armonía con nuestros ideales y permitir solamente lo que nos pueda ayudar en el camino que estamos siguiendo. El simple esfuerzo de cuidar los movimientos del cuerpo astral tendrá el efecto de eliminar algunos de los deseos y emociones más groseros y refinar los otros. Pero este discernimiento y control precisan ser ejercidos intensamente y persistentemente, hasta que dominemos completamente nuestra vida emocional, al punto de sólo pasar a través de nuestro cuerpo astral las expresiones de aquellos deseos y emociones que aprobamos y permitimos.

         Debemos recordar siempre que la única manera de obtener el control de nuestras emociones es por el largo y tedioso método del esfuerzo y la práctica constante. Llegará el día en que los deseos y las emociones se alinearán automáticamente con las ideas y necesidades de nuestra naturaleza superior.

         Es fácil ser calmo y tolerante cuando estamos colocados dentro de situaciones donde nuestra paciencia no es tentada y experimentada. Es fácil ser virtuoso donde no existen tentaciones. Pero sólo aquél que consigue permanecer calmo y puro en las circunstancias más desfavorables es quien puede considerarse como el señor de su naturaleza inferior. No se admire ni extrañe que todo aquél que estuviere dentro de este desarrollo espiritual sea rodeado por cosas que lo contrarían, que será obligado a tratar con personas que lo desagradan y hasta que lo odia.

         Seremos colocados seguidamente dentro de situaciones dolorosas y, por otro lado, deberemos aprovecharlas positivamente para adquirir ciertas cualidades que podran proporcionar un aumento en nuestra capacidad espiritual. Los señores del Karma nos envía el Karma de naturaleza apropiada para nuestro próximo estado de desarrollo, y cuanto más fuertes nos volvemos, tanto más severas serán las pruebas a que somos sometidos. Las situaciones en las cuales un individuo es colocado no corresponden sólamente a las que él merece, sino que también, aquellas que son convenientes para su progreso en el estado que está ocupando. Nuestra vida diaria, por tanto, provee muchas oportunidades que necesitamos para adquirir control sobre nuestro cuerpo astral cuando nos esforzamos en ese sentido con determinación.

         Según los resultados obtenidos por los investigadores, en el campo de la psicología, cualquier deseo o emoción que es reprimido de manera  no inteligente, pasa a la región del inconsciente mental y de ahí vuelve a surgir presentando ciertos síntomas patológicos que, aparentemente, parecen no tener ninguna relación con la emoción reprimida. Tales síntomas, o grupos de síntomas, son técnicamente conocidos como “complejos”. Esos complejos forman un factor importante en la vida emocional, mental y física de la persona, que por desconocerlo, queda poderosamente influenciado en su comportamiento. El punto que precisamos aclarar es que nuestras emociones y deseos representan una fuerza psíquica, y según la ley de conservación de la energía, una fuerza no puede ser aniquilada sino transformada de una forma para otra. No podemos destruir la fuerza después de haberla creado, pero podemos, esto sí, determinar la forma que ella tomará. Si no queremos un deseo deberemos parar con la generación de fuerza o cambiarlo para alguna otra forma que sea conveniente o utilizable para nuestro progreso. Podemos, por otro lado, cambiar la forma de la energía sublimándola. La nueva forma de energía deberá ser de aquellas que ayuden a nuestro progreso, para alcanzar nuestro ideal.

         En la cuestión de la purificación y perfeccionamiento del cuerpo astral, cuanto más desarrollamos amor, de carácter impersonal, reverencia, simpatía, compasión, deseo de servir a nuestros semejantes, colaboraremos con los grandes Maestros de la Sabiduría.

         Las emociones inferiores son fácilmente despertadas por los estímulos, que provienen del mundo externo, principalmente porque el cuerpo astral está habituado a responder a ellas. Para despertar las emociones superiores, el estudiante tendrá que ir a las regiones internas de su Ser para obtener el estímulo necesario.

         La práctica con la regularidad de la Meditación, absorbiendo, como mínimo algunos minutos diarios, la luz de su Individualidad, gradualmente abrirá y alargará el canal que ligará su vehículo Búdico, haciendo posible el descenso de aquellas energías que, debido a su acción sobre el cuerpo astral, despiertan aquellas emociones exaltadas y nobles que están siempre asociadas con el perfeccionamiento espiritual.

         3. LAS FUNCIONES DEL CUERPO MENTAL INFERIOR

         El cuerpo mental inferior es el vehículo de los pensamientos concretos. La mente humana es no sólo la cosa más maravillosa de la creación sino, también, el mayor problema para el hombre que está intentando entrar en la senda que conduce a la Perfección y la Iluminación. Es el principio de separatividad en el hombre, que hace veamos los múltiplos en el UNO. Es el centro del egoísmo, que hace sintamos que somos un individuo con intereses en conflicto con los de los otros. La mente es el centro creador de la ilusión, que en nuestra consciencia produce una visión distorsionada de la Realidad. Quién pretende conocer la Realidad que está contenida dentro de este universo fenoménico tiene que, primeramente, controlar y, entonces, trascender la mente.

         El cuerpo mental, que es el órgano del pensamiento operando en el plano mental, compónese de dos vehículos de consciencia: el cuerpo mental inferior o también llamado concreto y el cuerpo mental superior también llamado abstracto.

         1. El cuerpo mental inferior está compuesto de materia perteneciente a los cuatro subplanos inferiores, sirve como órgano de los pensamientos concretos.

         2. El cuerpo mental superior, o cuerpo Búdico, también llamado cuerpo Causal, compónese de materia de los restantes tres subplanos superiores y sirve como órgano de los pensamientos abstractos.

         Estos dos cuerpos desempeñan funciones distintas y constituyen parte de dos componentes diferentes de nuestra constitución total.

         El cuerpo mental inferior forma parte de la personalidad transitoria, que en cada encarnación es renovado, mientras que el cuerpo Causal es el vehículo más bajo del alma inmortal. EL SER se inicia en su aspecto más bajo con el nombre de Alma. Es el SER que perdura de vida en vida y se expresa parcialmente en las sucesivas personalidades hasta adquirir una totalidad de posibilidades Justas y Perfectas. Nuestra mente es el punto de encuentro del yo inferior con el Yo Superior, esto es de la personalidad temporal, con todas sus limitaciones e ilusiones, con el Ego o Individualidad, la Chispa Divina.

         La acción y reacción entre las sensaciones placenteras y dolorosas pertenecen al cuerpo astral. Ya la memoria y las anticipaciones pertenecen al cuerpo mental inferior. En cuanto no se consiguen dominar deseos y emociones, la mente inferior no pasa de ser un servidor, y asímismo, de un esclavo del deseo. Pero cuando la mente adquiere el control de la fuerza, se transforma en su dueño. En este empeño de dominar el deseo ella va adquiriendo cada vez más fuerzas, que vienen de las fuentes espirituales internas, las cuales van teniendo cada vez más acceso en los últimos estados de la evolución. Las emociones se originan de la interacción de deseos y de pensamientos y cada vez que sentimos una emoción hacemos a los dos cuerpos vibrar simultáneamente.

         Al estudiar las funciones del cuerpo astral ya vimos que su primera función es de convertir en sensaciones las vibraciones recibidas por los órganos de los sentidos del cuerpo físico. Las vibraciones dirigidas sobre los órganos sensoriales son llevadas por los nervios al cerebro físico, en los nervios correspondientes. De ahí son reflejados en el cuerpo astral, cuyos centros se convierten en sensaciones. Tal proceso de reflejos no termina ahí, porque por medio de otro reflejo, alcanzan la mente inferior y, entonces, allí son convertidos en percepciones. Así como las ondas luminosas, que pasan por la lente de una cámara, producen en ella una imágen, así también, esas diferentes vibraciones, que llegan por varios caminos sensoriales, producen diferentes especies de imágenes en la mente. Así, cuando oímos una nota llegada de un instrumento musical, llamamos imágenes auditivas la impresión que produce en la mente, de la misma manera cómo la impresión producida por la forma de un objeto es llamada imágen visual.

         La primera función primaria del cuerpo mental inferior es de convertir las sensaciones astrales en percepciones mentales de color, forma, sonido, paladar, olfato y tacto.

         La segunda función importante es la de combinar esas pequeñas percepciones mentales en imágenes, que son derivadas a los diversos órganos sensoriales en un cuadro compuesto.

         Ejemplo concreto: Supongamos que yo tengo una naranja frente a mí. La impresión recibida por el ojo me da una idea, de forma y de color de la naranja. La impresión recibida por la nariz me da una idea de olor. Si contacto con la lengua, tendré una idea de sabor. Y, si mis oidos fueran suficientemente sensibles estaría capacitado para oir una determinada nota dada por la naranja, pues cada objeto en la Naturaleza vibra bajo una nota determinada. La idea completa de la naranja está compuesta por estos cinco elementos siendo la función del cuerpo mental inferior combinarlos en una imágen polifacética para nosotros tener un cuadro completo del objeto.

         Cuando fueren añadidos dos sentidos más a los cinco actuales, cada una de estas ideas será un septenario.

         La mente no sólo combina estos cinco elementos en una imágen completa sino que también, suple de su depósito de la memoria, los elementos que puedan no estar presentes, esto es, cuando vemos algo a distancia.

         La verdad es que en cuanto estamos en la región de la mente inferior y confinados en nombres y formas, confinados en nuestras imágenes mentales, nunca podemos conocer las cosas como realmente son.

         Todos nuestros puntos de vista e ideas, que están basados en las manipulaciones del intelecto no dejan de ser representaciones parciales y distorsionadas. Es una futilidad intentar comprender o conocer cómo las cosas son, por medio del instrumento del intelecto. En el verdadero sentido del término no podemos conocerlas a no ser que trascendamos el intelecto, para verlas a la luz de la Realidad dentro del cual subsisten; de la misma manera como una entidad que vive dentro de luces de color del espectro luminoso no puede saber en qué consiste la luz blanca, hasta que pasa por el prisma y vea la luz que a él da origen.

         En cuanto a lo tocante al control y purificación del cuerpo mental inferior, existe una gran semejanza de éste con los métodos usados en el tratamiento del cuerpo astral. Para controlar el cuerpo mental inferior la primera providencia es la de objetivarlo, y así, separarlo de nuestra consciencia, esto es, no identificarse con el mismo como siendo la Realidad.

         El esfuerzo de controlar la mente y volverla pura y fuerte, sujetándose a una disciplina sistemática, volverá al estudiante gradualmente consciente de este dualismo entre el controlador y el controlado. En el comienzo es necesario concentrarse, durante algún tiempo, en la observación de los movimientos de nuestra mente a fin de adquirir, hasta cierto punto, esta capacidad de objetivarla. Solamente entonces quedará familiarizado con sus tendencias y características, conforme realmente son, aprendiendo a separarse de ellas, no identificándose con ellas.

         Cuando alguna habilidad fuera ya conseguida en ese sentido el estudiante deberá comenzar a ejercer un control general sobre las actividades del cuerpo mental inferior. La primera providencia es formar el hábito de ejecutar todo lo que debe ser hecho durante el día con toda la atención.

         La persona que permite a su mente divagar en cuanto está desempeñando su trabajo diario común, nunca tendrá éxito en concentrarse durante el período de su meditación porque la dispersión de la mente, durante el día, origina una tendencia a vagar, que no puede ser vencida, inmediatamente, durante el corto tiempo dado a los ejercicios de concentración, meditación y contemplación. Debemos formar el hábito de atender cada trabajo, a medida que aparece, concentrando fuertemente nuestra mente sobre él. Llamamos a este estado de “Alerta”.

         Esta práctica no solo mejorará enormemente la cualidad de nuestro trabajo sino que también constituirá la base de aquella soberanía sobre nuestra mente, que es uno de los principales objetivos que cada estudiante práctico precisa siempre colocar frente a sí. En el comienzo de los ejercicios de estado de ALERTA, producirá una sensación de fatiga, pero el hábito de concentración se establecerá gradualmente y, entonces, la mente pasa, automáticamente, a acompañar todo lo que está siendo hecho sin sentir ninguna tensión.

         Junto con este ejercicio de estado de Alerta, también debe ser practicado otro que consiste en ejercer una selección constante sobre los pensamientos que buscan entrar en la mente. Un pensamiento no son cosas vagas de las que nos tornamos conscientes en el plano físico, sino que son cosas definidas en el plano mental, poseyendo formas y poderes vibratorios característicos. Cuando una de estas formas-pensamientos choca con nuestro cuerpo mental, o cuando las vibraciones que de ellas emanan colisionan con él, tienden a producir vibraciones simpáticas, o nos capacitan para tener consciencia del pensamiento correspondiente.

         No todos los pensamientos que surgen en nuestra mente son de origen externo, algunos son debidos a auto-actividades del propio cuerpo mental. Si los pensamientos vienen del exterior, o sean auto-provocados, nunca debemos identificarnos con ellos. No somos pensamientos. Si pretendemos preservar nuestra salud mental, es absolutamente necesario aprender a ser positivos en relación a toda especie de pensamientos negativos. Al establecer el hábito del discernimiento, la mente rechazará, automaticamente, los pensamientos negativos, sin que ningún esfuerzo consciente sea necesario para apartarlo: sólo colocarse en otro pensamiento elevado en lugar del indeseable, y el anterior quedará eliminado naturalmente. Esta es la manera correcta de purificar el cuerpo mental inferior. Si hubiere persistencia con este ejercicio, el cuerpo mental inferior cambiará gradualmente, y las combinaciones más refinadas de la materia mental que lo componen, pasarán a predominar tornándose más fácil expresar las especies más elevadas de pensamientos, y más difícil responder de aquellos que generalmente llamamos malos.

         Debemos recordar que ningún mal exterior nos puede afectar si dentro de nosotros no existe algo que corresponda a él.

         Esta práctica de alerta constante y actitud positiva en relación a los pensamientos no solo ayuda a nuestra salud mental y produce, gradualmente, la purificación de la mente como, también, aquella estabilidad mental que es tan necesaria para poder practicar eficientemente la meditación.

         Esa disciplina general es sólo una preparación preliminar para el entrenamiento mental intensivo, que es necesario en el caso de los que aspiran a vivir la vida superior del Espiritu y seguir el camino que lleva a la perfección.

         El estudiante debe iniciar sus estudios con la concentración de la mente, como ya fué expuesto anteriormente, usando el estado de Alerta, en todo lo que hiciere durante el día. Solamente cuando esa especie de dominio fuera adquirido es cuando estará en condiciones de practicar regularmente la meditación en términos de dominio para posteriormente ingresar en su más íntima significación. Sólo cuando alcanzamos la capacidad de abandonar las regiones superficiales de la mente y nos hundimos en cierto grado de abstracción, conseguiremos meditar con éxito, saliendo del objeto o de cualquier asunto de meditación y penetrando en su propia esencia.

         Para que la consciencia pueda operar en los planos que están más allá de la mente, es necesario adquirir la capacidad de fijarla sobre una sola imagen, no permitiéndole moverse dentro de un círculo, por pequeño que sea, sino concentrándote en una sola imagen.

         Cuando una persona adquiere la capacidad de hacer esto durante un tiempo considerable, cuando ella puede conservar su mente fija en una imagen mental, sin oscilación en su ser, en lo mínimo afectada por los impactos exteriores, solamente entonces ella estará preparada para el próximo paso importante, que consiste en permanecer firmemente concentrada y alerta, sin ninguna imagen en el foco de la consciencia. Cuando ella pueda hacer esto con éxito la consciencia escapa del cuerpo mental y pasa a los planos que están más allá de la mente. Entonces ella obtendrá el conocimiento directo de su naturaleza real, sabe que es inmortal y participa de la vida Divina. Puede, ahora, hasta cierto punto, trascender las ilusiones de la vida inferior y comprender la vida como realmente es. Es verdad que delante de él aún hay mucho que realizar e iluminar, pero ya ha obtenido un vislumbre de las realidades de la vida y nunca podrá volver a ser la misma persona.

         Cuando desciende nuevamente a los plano inferiores todas las limitaciones, que son propias de esos planos, lo cercan nuevamente. Ahora él ya percibió la Visión y, a pesar de continuar viendo las cosas como antes, las distingue bajo una nueva luz: la luz de la Realidad que vislumbró.

         Con la persistencia en el ejercicio, el estudiante, gradualmente se purifíca y se capacita para responder a las energías más sutiles de los planos superiores. Con el tiempo pasará a tener conocimiento directo de los Designios Divinos.

         OBSERVACIONES: Al entrar en la senda espiritual para recorrer el camino de la Superación, será necesario ejercer una gran discriminación, en lo tocante a nuestros valores, esto es, hacer una nueva escala de valores, de ética de la vida, en relación con los nuevos objetivos y por nuestra Visión ya transcendida. Cada uno tendrá que decidir por sí mismo qué conocimiento es real y de valor permanante.

         Para ser apto y ejercer la discriminación de esta manera debemos aprender a calcular el valor de los actos e ideas, justamente como un joyero aprende a escoger las gemas o piedras con las cuales tendrá que manipular en su oficio. Los actos e ideas varían enormemente en su valor y, con alguna paciencia, no sólo será posible separar las más útiles de las inútiles, sino valorarlas de acuerdo con su valor intrínseco y el relativo. El estudiante de la Sabiduría Divina debe ver que, tanto como sea posible, su mente contenga ideas valiosas tan solo, tesoros de sabiduría y experiencia, dignas de ser alimentadas.

 

  ..........

 

.....................................................CAPITULO XXVI

               EL CAMINO DIRECTO PARA LA UNIDAD CON EL SER

 

         Sri Ramana, nos abrió nuevos caminos, el CAMINO DIRECTO DE LA AUTO-INVESTIGACION.

         Este camino está, en las fuentes de todas las religiones, donde todas convergen, y se aproximan. Es el más accesible y, en la mayoría de los casos, el único accesible por las pocas exigencias que contiene; esto es: en forma directa no son necesarios rituales, método de culto, sacerdocio ni congregaciones; no obliga a ninguna señal externa u observaciones especiales, y puede ser practicado tanto en el taller como en la oficina; en la cocina como en el salón; en el convento como en la ermita.

         Es el Camino del Conocimiento o del intelecto, el Camino Directo con el centelleo de una espada flamígera, rompiendo de un golpe, a través de las marañas de la teorías.

         Toda la compleja teoría de “post-mortem” caen por tierra ante la investigación de que somos ahora y siempre, poniendo a un lado otras ideas sobre qué seremos después de la muerte.

         La ciencia del Yoga, los complejos Tantras de poderes no físicos, así como las características humanas, y la técnica de varios desarrollos, se tornan superfluos, porque ya somos el SER.

         El vasto tejido de cosmología espiritual, que interpreta la Evolución desde el substrato informe hasta el hombre físico, y sus estadios de retorno, no necesitan examen, pues encaramos el Cosmos como un sueño que no tiene realidad en sí mismo.

         Lo siguiente es la definición de posición inicial de aquél que se dispone a seguir el Camino Directo, la tarea que tiene a su frente y los medios que dispone para realizarla.

         1ª-POSICIÓN INICIAL

         El Atma - El Ser o Espíritu - solamente ES, está manifestado en todas las formas del Universo, en nosotros mismos, y jamás es modificado en su inalterable e informe estado.

         Parece existir, también, un ego, un ser individual separado que se imagina real, como si un sueño con un personaje se atribuyese a sí mismo existencia, independiente en relación con la mente del soñador.

         EL SER está hecho de felicidad y Perfección inalterable sin nacimiento, muerte, comienzo o fin. El ego es tribulación sin fín, y perseguido por el miedo o por la esperanza, ansiedad o remordimiento, apego y tristeza, es finalmente destinado a morir. El único bien que ameniza tales sufrimientos, único bien del ego, es una intuición del SER que él concibe como una entidad infinitamente bondadosa, profundamente sabia y de Amor sin fin; a este Ser él lo denomina Dios.

         2ª- TAREA A SER EJECUTADA

         Es extinguir el sentido-Ego, de tal modo que el Ser, único que Es, era y será, permanezca en la consciencia observando este panorama, siendo él mismo su propia manifestación.

         La presente tarea normalmente compónese de pasar de un sentido de unidad, a través de un sentido-dualidad, hacia la Unidad.

         Inicialmente, parece al aspirante que su ego es la única e indiscutible realidad; después, él siente juntamente la realidad del ego y de Dios; y todo termina cuando el sentido-ego es disuelto, permaneciendo el sentido de realidad de Dios.

         Así como existe el Camino Directo de Auto-Investigación, existen otros caminos indirectos, algunos de ellos como siendo “el ladrón que se transformó en policía, para coger al ladrón que es él mismo”. El ladrón es el ego, o la mente, que usurpa la realidad del Ser; se hace policía, pues en los caminos indirectos la mente es entrenada para así hacerse, encerrar y condenarse a sí misma. En este camino existe el peligro de que el ladrón, ahora transformado en policía, adquiera poderes policiales y sumados a su naturaleza de ladrón, acabe más peligroso que nunca. El ego puede adquirir poderes y percepciones más allá del estado físico, y luego convencerse y convencer a otros que es el Ser, pasando por Gurú, falso Maestro, terrible flagelo que consume a otros para alimentar sus inconfesables vanidades. O simplemente se introduce en un alto nivel, que él cree ser el más elevado y que, aunque bello y encantador, no es más avanzado que el estado físico.

         De cualquier modo, lo que importa es la extinción de la mente, disolviéndola en el Ser que por sí mismo Es.

         Este es el Camino Directo enseñado por Sri Ramana, olvidando el Ego y descubriendo el Ser, no como un ser descubriendo otro, sino por la Autoconciencia del Ser. Eso, inicialmente, es poco frecuente e imperfecto; pero, poco a poco, y constantemente, gana fuerza. Finalmente alcanza el Ser.

         3ª- EL METODO

         Concentrar la consciencia en el corazón. No en el corazón físico, situado más o menos a la izquierda del pecho, sino en el corazón espiritual, que se encuentra al lado derecho del pecho. Ese es el centro Supremo de la Consciencia.

         Si quisieras entrar en él, el corazón está sienpre ahí, abierto para tí y apoyando tus movimientos, aunque estuvieses inconsciente de esto.

         Después de cierta práctica, esa meditación preconizada despierta una corriente de conciencia, la conciencia del “YO”, en el corazón que es el Ser universal y que nunca es afectado ni por lo bueno, ni por el mal, ni la fortuna, dolencia  o salud.

         Esta consciencia deberá ser desarrollada a través de un esfuerzo constante, aumentándose su frecuencia hasta que ejerza influencia continua sobre toda la conducta diaria. De ahí en adelante, basta que se evite la interferencia del egoísmo, así profundamente, más y más, hasta la enorme paz que está más allá de toda comprension. Esto se hace hasta que el Ego sea consumido, permaneciendo para siempre la realidad del SER.

         La propia esencia de la meditación determina que NO PUEDE HABER CUALQUIER RESPUESTA MENTAL o verbal, pues el SER excluye no solo a la mente sino tambien a la palabra.

         El ego busca lo que existe antes de su origen y más allá de su fuente. Una vez encontrado, esa misma respuesta, lo devora. El comienzo de la respuesta está en el despertar de una corriente de consciencia, un sentido de existencia en el corazón. Esta consciencia no es física ni mental, aunque el cuerpo o la mente sean conscientes de ese fenómeno. Es tan futil describirlo como sería absurdo el acto de oir de un sordo.

         Pensamientos impuros, tendencias viles, deben ser analizadas y expulsadas, descubiertas y destruidas.

         “Toda especie de pensamiento surge en las meditaciones, lo que es justo; pues lo que está inmerso debe llegar a la superficie”.

 

 

  

 

................................................CAPÍTULO XXVII

                                                 LA VOLUNTAD

 

         Voluntad no es una fuerza en sí; es toda la fuerza que existe. ¿Como creó Dios el mundo? Por la voluntad. Por consiguiente lo que llamamos fuerza de voluntad es, en realidad, una fuerza de Dios que, por ser reconocida como pontecialidad por el hombre, crece y prueba que es el fenómeno más importante de la vida. Si existe un secreto que pueda ser visto oculto en el misterio del mundo fenoménico, es la fuerza de la voluntad. Todo lo que hacemos física y mentalmente se completa por la fuerza de la voluntad. Nuestras manos, a pesar de su perfecto mecanismo, no aseguran un vaso de agua si no fuesen accionadas por la fuerza de la voluntad que lo sustenta firme. Un individuo puede parecer muy saludable, pero si le falta fuerza de voluntad no será capaz de mantenerse en pie. No es el cuerpo quién nos hace permanecer en pié, es nuestra fuerza de voluntad, que sustenta nuestro cuerpo y lo hace mover. Los pájaros, en realidad, no vuelan por las alas, vuelan impulsados por una fuerza de voluntad. Los peces no nadan con el cuerpo, nadan por la fuerza de voluntad de nadar, nada como un pez.

         El hombre ha sido capaz de ejecutar cosas maravillosas usando su fuerza de voluntad. El éxito o el fracaso son fenómenos de la voluntad. Lo que lleva a una persona al éxito es sólo el fenómeno de la voluntad. Cuando la voluntad está ausente, falla el individuo, aunque sea cualificado e inteligente. La voluntad, por tanto, no es una fuerza humana, es una fuerza divina que trabaja en el hombre. El trabajo ejecutado por la voluntad en la mente es aún mucho mayor, pues ningun hombre puede sustentar en la mente una idea, por un momento siquiera, a no ser que tenga fuerza de voluntad. Si una persona no consigue concentrarse, si no puede fijar su pensamiento por un momento siquiera, fáltale la fuerza de voluntad, pues la voluntad es lo que sustenta el pensamiento.

         Vamos ahora a preguntar: ¿de qué está hecha la fuerza de voluntad? En el lenguaje poético, fuerza de voluntad es amor y, en términos metafísicos, amor es fuerza de voluntad. Si alguien dice que Dios es amor, quiere decir realmente que Dios es voluntad, porque el amor de Dios se manifestó después de la creación y la creación fué la voluntad de Dios. Así, pues, el aspecto original del amor es voluntad. Cuando alguien dice: “Me gusta hacer esto”, realmente quiere decir, “Haré esto”, una expresión más fuerte que significa: “Gusto inmensamente de hacer esto”.

         Asimismo, voluntad y consciencia, son la misma cosa fundamentalmente. Esas dos expresiones usadas para manifestar la misma cosa, hacen de ellas, entretanto, cosas distintas. Esa dualidad es producto de la unidad. El propio Ser de Dios es voluntad en la expresión y es la consciencia en la reacción. En otras palabras, en la acción es voluntad, en el silencio es consciencia, como acontece fundamentalmente con el sonido y la luz, que son una misma cosa. En un estado de fricción de las vibraciones producen la luz, en otro estado las mismas vibraciones producen el sonido, que es audible. Es por este motivo que la naturaleza y el carácter del sonido y de la luz son una misma cosa. Y así son la naturaleza y el carácter de consciencia y de la voluntad, porque tanto una cosa como la otra pertenecen al propio Ser de Dios.

         Dice el Corán: “Hágase y se hizo”. Es una llave para la entrada en el mundo de los fenómenos. Para el mundo en progresión, para el pensamiento avanzado, es la llave para comprender cómo la manifestación pasó a existir. La manifestación vino a la luz en respuesta a la Voluntad que se expresó diciendo: “Hágase” y la manifestación se hizo. Este fenómeno no pertenece sólo al origen de las cosas, pertenece a la existencia de todas las cosas, a todo el proceso de manifestación.

         Estamos preparados para mirar toda la creación como un mecanismo, como acontece con el hombre moderno, y no nos paramos a pensar como un mecanismo puede existir sin un ingeniero. ¿Qué es un mecanismo?. Es sólamente una expresión de voluntad de un ingeniero, que lo fabricó para atender ciertas exigencias. Como no vemos delante de nosotros al ingeniero y solo al mecanismo, creemos en las leyes que rigen el funcionamiento del mecanismo y nos olvidamos completamente del ingeniero, a cuya dirección obedece todo el mecanismo en funcionamiento. Como dice Rumi, el gran filósofo inspirado: “La tierra, el agua, el fuego y el aire parecen al hombre cosas u objetos, más para Dios son seres vivos. Son sus siervos obedientes y obedecen la Voluntad Divina”. Heredamos parte de esa voluntad como herencia divina. La consciencia de esa heredad divina es lo que la hace mayor. Si de ella no estuviéramos conscientes, se vuelve menor.

         La aptitud ante la vida desarrolla la voluntad. La actitud pesimista reduce la voluntad, róbale la gran fuerza que tiene. Si, por tanto, hay alguna cosa en la vida que frene nuestro progreso, es nuestra propia persona. Fue probado millares de veces, que no hay mayor enemigo del hombre que él mismo, pues delante de cada fracaso quiere interpretarlo de acuerdo con su propio punto de vista.

         La tierra posee la simiente y de la simiente nace una planta. Lo mismo sucede con el corazón: apodérase de la simiente del pensamiento y de ella también nace una planta, cuyo fruto es la realización. Lo que es de gran importancia no es solamente el pensamiento, sino la fuerza para mantener el pensamiento. Por tanto, el factor corazón, factor que sustenta el pensamiento, es de suma importancia para la consecución de los objetivos en la vida. A veces oímos a alguien decir: “Intento lo más que puedo, pero no consigo concentrar mi mente, no puedo tranquilizarla”. Hay verdad en eso, mas no es verdad que tal persona lo haya intentado al máximo. “Lo máximo”, no termina ahí, “lo máximo” es lo que nos lleva realmente a la realización del objetivo.

         La mente es precisamente como un caballo temeroso. Toma un caballo salvaje y átalo a un carruaje. Para el caballo salvaje es un experiencia tan extraña que él cocea, salta, galopa y procura destruir el carruaje. Igualmente, para la mente es una cosa extraña y pesada intentar fijarla en un pensamiento y sustentarlo algún tiempo. La mente se rebela porque no está acostumbrada a la disciplina.

         La mente es capaz por sí misma de sustentar un pensamiento. A veces posee pensamientos decepcionantes, de un dolor, de un agravio, de una tristeza o fracaso, y lo sustenta tan firmemente que es difícil para algunos librarse de las garras de la mente que se apodera de un determinado pensamiento. Cuando se le pide a la mente que se detenga en un pensamiento definido, ella responde: “no quiero detenerme en este pensamiento”. Pero, una mente disciplinada por la concentración, por la fuerza de la voluntad, se vuelve esclava del hombre que la posee. Cuando la mente pasa a ser esclava del hombre y no el hombre esclavo de la mente, ¿qué más precisa él?. El mundo pasará a ser el mundo propio. El siervo se transforma en señor del reino.

         La disciplina tiene un lugar destacado en la vida del hombre. La autodisciplina aunque parezca difícil es tiránica al principio, pero al final hace del alma el maestro del “Yo”.

         Todo lo que nos falta en la vida, tiene origen en la falta de voluntad. Todas las bendiciones que recibimos vienen por medio de la fuerza de voluntad. Algunos piensan que no depende de ellos la fuerza de voluntad, que ella es dada a ciertos hombres como de gracia, como bendición. No depende de nosotros mismos porque ella es el propio “ser” del hombre. Sin duda es gracia y es bendición, pero asimismo debe ser encontrada dentro de nosotros, porque la fuerza de la voluntad es nuestro propio “ser”.

 

 

 

 

    .........................................CAPITULO XXVIII

                                              LA MEMORIA

 

         La memoria es una facultad mental distinta de la mente, es una máquina registradora que anota todo lo que ve por medio de los cinco sentidos. Lo que es visto, oído, aspirado, tocado o probado, es registrado por la memoria. Una forma, una pintura, una imagen, permanecen, a veces, en la memoria toda la vida, si fuera bien registrada por ella. En la convivencia social oímos muchas palabras y, no obstante, sólo algunas que la memoria registra es lo que queda anotado para siempre, y se tornan vivas. Sucede lo mismo con la música. Cuando escuchamos una música maravillosa y la registra la mente, permanece eternamente. La memoria es una máquina tan viva que podemos reproducir en cualquier tiempo lo que en ella está registrado, porque ese registro nunca se apaga. Si sentimos el olor de un buen perfume, siempre lo recordaremos. El sentido del paladar permanece con nosotros y el sentido del tacto es retenido por la memoria.

         Las cosas no son registradas en la memoria como hacemos con un libro de notas. El libro de notas no tiene vida y lo que en él es registrado es cosa muerta. La memoria, al contrario, es viva. Lo que queda en la memoria, tiene vida, es una sensación viva. Un recuerdo agradable registrado por la memoria es, a veces, tan precioso que deseamos sacrificar nuestro mundo objetivo por él.

         En la memoria está el secreto del cielo y del infierno. Como dice Omar Khayyam: “El cielo es la visión del deseo satisfecho y el infierno es la sombra del alma en el fuego”. ¿Que es eso? ¿Dónde está?. Solamente en la memoria. La memoria, no es una cosa pequeña, no es algo oculto en el cerebro, es una cosa viva, una cosa tan vasta que la mente limitada no puede concebir. Es algo que en sí mismo constituye un mundo.

         ¿Qué sucede a una persona cuando pierde la memoria?. La pérdida de la memoria es ocasionada por un desorden en el cerebro? No. En primer lugar nunca se pierde realmente la memoria. Una persona puede perder la memoria pero la memoria no se ausenta de la persona, porque la memoria es el propio “ser” del individuo. Lo que sucede es que el desorden del cerebro hace que éste no consiga distinguir lo que la memoria contiene. Por tanto, una persona que perdió la memoria por desorden cerebral, continúa teniéndola. La memoria quedará más clara para tal persona después de la muerte, porque la mente es diferente del cuerpo. Mente es una cosa aparte, independiente del cuerpo. La mente depende del cuerpo para vivir las experiencias exteriores vividas a través de los sentidos, pero la mente se independiza del cuerpo para retener los tesoros que coleccionó en el mundo exterior.

         Como estamos acostunbrados a experimentar todo por medio del vehiculo corporal, hasta incluso nuestros sentimientos, somos dependientes del cuerpo por algún tiempo, mas eso no quiere decir que no podamos experimentar todo lo que pertenece a la mente sin el auxilio del cuerpo. Más allá de eso, si alguien se eleva por encima de su ser objetivo (personalidad), encontrará su memoria intacta. Lo que sucede es que la memoria no puede simplemente funcionar en un cerebro desordenado, pero las impresiones durante el tiempo en que la persona perdió la memoria, continúan siendo registradas. Tener buena memoria no es solamente una buena cosa, es una bendición, es señal de espiritualidad, porque es una demostración de que la luz de la inteligencia está clara, iluminando cada partícula del cerebro. Más que esto, la memoria es el tesoro donde está guardado nuestro conocimiento recogido en sus archivos. Si un hombre no puede extraer el conocimiento recogido por la memoria, lo que aprendió tiene muy poco valor.

         Es lógico que las cosas terrenas deben ser siempre anotadas en el papel, más lo que se refiere a asuntos espirituales, la ley divina, es de mucha importancia para ser registrado en un simple cuaderno de notas, debe ser atesorado en la memoria, pues la memoria no es sólo una máquina registradora, es un terreno fértil. Lo que allí es colocado está en constante creatividad, está haciendo alguna cosa. Por tanto, nosotros poseemos no solamente las cosas que depositamos, también las ganancias que produce.

         Pero aprendemos por el camino de la espiritualidad a apagar de nuestro registro la memoria viva de algo que sucedió en el pasado. Es un trabajo que realizamos por medio de la concentración y la meditación. No es fácil, es bastante difícil, pero es una de las cosas más valiosas. Es por eso que nosotros, los espiritualistas, mantenemos nuestras enseñanzas libres de especulaciones, creencias, doctrinas y dogmas, pues creemos en el trabajo hecho dentro de nosotros mismos. ¿Qué sucedería si una determinada cosa fuese dicha hoy, pasasen a creer en ella, y al día siguiente dudasen y no la creyesen? ¿Si les fuesen dicho que existe una casa, un palacio, en el séptimo cielo, de que serviría eso? Serviría como mero objeto de curiosidad, y no nos llevaría a parte alguna. Así, por medio de la meditación, alcanzamos nosotros mismos todas esas cosas. Podemos extirpar de la memoria lo que quisiéramos y, así, seríamos aptos para construir en nosotros mismos nuestro cielo, controlar la mente y hacerla trabajar como un artista trabaja en un lienzo, reproduciendo en él lo que quiere. Ese es el secreto del esoterismo.

         ¿Cómo es posible a alguien destruir pensamientos indeseables? ¿Deben ser siempre destruidos por quién los creó?. El creador de pensamientos es quien debe destruirlos, pero no está en manos de todos el poder de destruir los pensamientos. Con todo, la mente que consiguió el completo dominio, que puede crear aquello que la aprovecha, puede también destruir lo que creó. Cuando estemos capacitados para reproducir en la tela de nuestro corazón todo lo que deseamos y apagar todo lo que quisiéramos, habremos llegado a la maestría, el dominio completo, que nuestra alma tanto desea. Llenemos el objetivo que nos trajo a la tierra y seremos dueños de nuestro destino. Es difícil, pero es ese el objetivo que debemos tener siempre en la mira, que debemos intentar alcanzar.

         A veces, debido a una excesiva presión ejercida sobre la memoria, ella se debilita. Cuando hacemos esfuerzos para recordar, creamos una tensión sobre una cosa que es natural: la memoria. La naturaleza de la memoria es recordar, pero si hacemos presión sobre ella y le ordenamos:”Tienes que recordar”, ella olvida. El simple acto de hacer presión sobre la memoria, bastó para que olvidara.

         No debemos intentar impresionar más profundamente la mente de lo que ella es impresionada normalmente. No es necesario usar el cerebro cuando queremos recordar porque, si usas el cerebro, sólo ejerceremos sobre él una presión. La memoria es una facultad a disposición del hombre y está bajo su mando. Si el hombre quisiera saber alguna cosa que esté almacenada en la memoria, lo sabrá instantáneamente sin presionar sobre el cerebro. La memoria es una máquina automática y su función es transmitir en el momento al hombre todo lo que quiera saber.

         Si la memoria no funcionara de este modo, algo está cerrado. Ciertamente la asociación de ideas es un auxilio. Es como sucede con una persona que, teniendo apartada de la mente el pensamiento sobre un caballo, lo recordase pasando ante una cochera. La fuerza de la voluntad no debe ser usada para recordar, basta la atención. Es error lo que muchas personas dicen actualmente sobre la manera de recordar; para recordar las cosas necesita querer.

         Para tener la memoria perfectamente clara, basta al hombre hacer de sí un individuo tranquilo, ritmico y pacífico.

 

 

 

.............................................CAPITULO XXIX

               EL DESARROLLO DE LOS PLANOS DE CONSCIENCIA

         El desarrollo del hombre se procesa en los planos de consciencia simultáneamente, en el físico, etérico, emocional y mental, hasta llegar a la ascensión.

         En general, el humano solamente percibe su desarrollo físico, porque su vida consciente está más o menos anclada en el cuerpo físico. Si él no alcanza cierto grado de progreso espiritual, no estará apto para actuar, obedientemente, en otros planos. El hombre tendrá que perfeccionarse. Estos cuatro planos de experiencias en los cuales su alma actúa, son la escuela de su sabiduría.

         El hombre común conoce solamente la consciencia personal, porque sus actividades en la vida cotidiana son regidas por la consciencia externa que, más o menos, atrae el poder de atención para sus intereses periféricos.

         El ser humano necesita desarrollar mayor perseverancia, para hacer sobresalir esa grandeza interna hasta el ser personal o yo -personalidad-. Para que esto se realice precisa perder cualquier noción del tiempo, atención e intereses personales, esto es, salir de la periferia.

         Cuando el hombre estuviera dispuesto a hacer el “Camino Interno”, esto es, ir al encuentro de sí mismo, a fin de conocer su Real Naturaleza, encontrará sus INDIVIDUALIDADES, su Maestro Interno y Él le mostrará los medios y caminos para liberar Su Propia Consciencia de los grilletes que le fueran forjados. Y en el diálogo que el discípulo hiciere con el Maestro Interno, el alma recibirá más luz, hasta que el Ser pueda manifestarse.

         El Maestro interno ilumina y eleva la consciencia, arranca al discípulo de sus limitaciones del yo-personalidad y lo eleva al plano de la Armonía, donde podrá recibir todo aquello que necesita para su evolución, esto es, superando sus sentidos y pasando hacia una percepción profunda de su Naturaleza.

         En este momento el discípulo se libera de los grilletes del pensamiento y sentimiento tridimensional y comienza a experimentar las fuerzas creadoras que yacen en la esfera de influencia individual.

         En el momento en que nuestra consciencia individual se funde con la Consciencia Divina, genera, por medio de Sus Fuerzas inherentes, una constante y creciente perfección.

         Para Dios no existe el sentido del tiempo, no hay pasado ni futuro, solamente existe el PERPETUO PRESENTE. Las personas que están preparadas para sintonizarse con la Consciencia SIEMPRE PRESENTE, actúan igual que una magneto; atraen hacia sí la completa abundancia de belleza, armonía y la mantienen.

         La consciencia humana consiste en aquello que ella sabe y de aquello que toma conocimiento, a través de la experiencia de su vida.

         Como principio clarificador, tiene la consciencia tres niveles:

1º - nivel - Consciencia

2º - nivel - Subconsciencia

3º - nivel - Superconsciencia

1º.- nivel - LA CONSCIENCIA, contiene experiencias de la vida presente

2º.- nivel - LA SUBCONSCIENCIA, que contiene todas las experiencias del pasado, las cuales yacen ocultas en la esencia de la naturaleza humana.

3º.- nivel - LA SUPERCONSCIENCIA, o desarrollo más elevado que es el anhelo por todos.

         LA CONSCIENCIA ES EL CENTRO DE LA CREACION

         La consciencia crea, por medio de su estado original de pureza.

         Cuando el discipulo, en su consciencia, acepta que la omnipresente abundancia salte a través de la Luz Universal, irá a sintonizarse conscientemente, vivirá el AQUÍ Y AHORA.

         El discípulo que se concentra en su propia divinidad, podrá realmente percibir; no solamente se le dará la expansión de la consciencia sino también la aceleración de su evolución.

         La consciencia es el centro de la creación que produce todas las formas y concretiza cada manifestación.

         Toda vida dotada de consciencia debe poseer, en sí misma, el control de la maestría sobre sus pensamientos y sentimientos y saber que representa el reino de la Causa y es el Centro Creador.

         EL “SER” ES VIDA Y CONSCIENCIA

         Lo que el hombre en sus manifestaciones de la vida experimenta y aprende es para su desarrollo; consciente e inconscientemente él es llevado por la existencia para enriquecer, expandir y acelerar su desarrollo, educando y trazando la madurez, al descubrir su Individualidad y posteriormente el “SER”.

         Para que el individuo permanezca unido con su Centro de Fuerza deberá estar en concordancia con la Voluntad Cósmica, esto es, abrir su consciencia al continuo flujo de esa energía .

         Cuando una idea penetra en la consciencia, ésta comienza a trabajar en el mismo instante, expandiéndose. Por eso, acontece que los centros creadores, los cuales presentan gran poder de humanidad, alimentan constantemente aquello que le fué impuesto.

         Si el pensamiento del hombre fuese ignorante, las experiencias de la vida lo llevará a una situación donde su cuerpo mental tendrá que desprender  mucho más esfuerzos. Si, bajo este punto de vista, el cuerpo físico fuere poco desarrollado, entonces las experiencias de la vida exigirán, para su evolución espiritual, una estructura física más exigente y fuerte.

         “PROCURA PRIMERO EL REINO DE DIOS QUE ESTA ENMEDIO DE TI Y EL RESTO TE SERÁ DADO POR AÑADIDURA”.

         En el encuentro del discípulo con el Maestro Interno habrá una orientación especial para la apertura del alma, pues el SER se inicia primero con el nombre de ALMA.

         Todo aquél que encontró su Individualidad, podrá sintonizarse con ese torrente de energía y bañar su alma con esa Luz, por medio de la elevación vibratoria de su consciencia.

         Deberá hacer esta Meditación todos los días, por lo menos de 5 a  10 minutos. La realización se torna más fácil en la secuencia de cada esfuerzo y con la elevación y sustento de la Consciencia en su Cristo Interno, para recibir la irradiación cósmica que necesita.

         Su consciencia se abrirá como una taza a la poderosa y siempre presente irradiación que fluye en el AQUÍ Y AHORA, atrayendo para sí todo aquello que necesita para su desarrollo e irradiará la Luz del SER.

         En el momento que el discípulo estuviera tomado por toda su voluntad y se concentre el mayor tiempo posible en su Centro, que es la Luz Crística siempre presente, fuente de toda vida, recibirá de ésta Fuente todo lo que necesita.

         Si, con todas las fuerzas del propósito, te acostumbras a caminar, en la calle, en el trabajo, conduciendo o donde quiera que te encuentres, concentrado en tu LLAMA DIVINA, estarás desarrollando tu naturaleza más elevada.

         Las experiencias de la vida del alma son importantes por cuanto de ellas resulta la apertura de la consciencia.

 

.................................................CAPÍTULO XXX

                                                 LOS 7 RAYOS

 

         Los 7 rayos son la suma total de la Consciencia Divina de la Mente Universal. Son expresiones de energía que emanan de los siete sistemas solares, los cuales son a su vez animados por la Vida.

         Los 7 Rayos son influenciados por las 12 constelaciones.

         El camino menor del Zodiaco es de 12 meses; el mayor, es de 25.000 años apróximadamente.

         La Luz es una substancia electrónica; es una irradiación del Fuego.

         Fuego es la vibración de la Divinidad y es la fuerza de cohesión que mantiene todo el Universo en Armonía.

         Fuego es el animado y vivo principio de la vida. En todas partes donde hubiese actividad de Dios, es el Fuego que expresa esta actividad. Es la primera manifestación (aspecto) que fue revelado.

         El Fuego es la actividad de la cuarta dimensión, él es fuerza, substancia y poder inteligente: el Fuego del amor cósmico, de la cura cósmica, etc. El Fuego cósmico es poder y vida inteligente.

         La irradiación del Fuego es la Luz. Es la substancia electrónica que es atraída directamente de la Gran Causa, del Fuego que es perfecto EN SÍ PROPIO en el instante en que Dios santo, piensa y expresa Su Idea.

         Fuego es la fuerza de realización. El vestido del Fuego, la Luz, es la substancia de la idea que, finalmente, contiene el cuño característico de la forma. Así como en el huevo está la substancia del pájaro, en la simiente la substancia de un árbol, así yace en el Fuego la fuerza, el principio fundamentel, la motivación.

         Por medio de la propia irradiación de la Luz del Fuego, es creada toda substancia para manifestarse la idea.

         El Fuego está a disposición, como el agua y el aire, y las bellezas de la Naturaleza, de cada uno que, consciente o inconscientemente, está en condiciones de ACEPTAR.

         Cada rayo tiene un color (vibración) de la cualidad de los 7 sistemas solares y de las 12 constelaciones.

         1º. rayo - Creación

         2º. rayo - Constructor.

         3º. rayo - Materalización de las ideas.

         Los 3 primeros rayos son los aspectos:

         1º. rayo - Poder - azul cristal.

         2º. rayo - Sabiduria - amarillo oro.

         3º. rayo - Amor - rosa.

         Los 4 últimos rayos son los atributos:

         4º. rayo - 4º Reino (humano) - Armonía y belleza.

         5º. rayo - 3º Reino (animal) - Conocimiento concreto.

         6º. rayo - 2º Reino (vegetal) - Devoción.

         7º. rayo - 1º Reino (mineral) - Ritual, ceremonial.

         Los 7 grupos de trabajadores están organizados:

         1º. Sector político    - 1º, 6º y 7º Rayo

         2º. Sector religioso   - 2º y 4º Rayo

         3º. Sector educación - 3º y 5º Rayo (expansión conciencia y ciencia)

         Los 1º, 3º y 7º Rayos se relacionan con la forma, con el proceso de Evolución.

         Los 2º, 4º y 6º Rayos, se relacionan con la vida interna, expandiéndose a través de las formas. Son reinos de cualidades.

         LA RELACIÓN DEL HOMBRE CON EL FUEGO SAGRADO

         El único poder del Universo que hace una Llama Maestra al ser aceptada por el corazón, es el sentimiento de una profunda GRATITUD.

         El discipulo precisa aprender a ser un conductor de esta substancia electrónica, esto es, un transmisor consciente y natural.

         El discípulo deberá meditar sobre la FUERZA que yace en la actividad del Fuego Sagrado. Deberá sentir y observar su efecto, reconocer la realidad de la Llama en su “Presencia”.

         Si lo pedimos con deseo, aprenderemos a conducir la Llama. El hombre deberá tornarse canal y saber hacer descender esta Llama al plano más bajo en el cual él está presente y vive

         Pedid por la Llama y dejad su SUBSTANCIA irradiante actuar sin interferencias; dejadla fluir, llevando y purificando todo, hasta que el efecto se manifieste. El cuerpo de los sentimientos, deberá saber orientar la fuerza, esta fuerza que viene del ser es propia Llama.

         Inteligente atención y sensibilidad devocional es todo lo que se requiere para hacer el contacto, por donde la substancia fluye, enriqueciendo la atmósfera. Así surge en el discípulo, y en torno de su verdadero mundo, un pequeño SOL-poderoso, fortísimo y de gran importancia cósmica, mucho más allá de las espectativas del discípulo creyente.

         Para ser un consciente conductor de la Llama Cósmica del amor, curación, paz, abundancia, etc., es necesario ser capaces de magnetizar (atraer) la substancia electrónica que nos circunda y saber crear vibraciones que sean el complemento de la gama de vibraciones idénticas a la substancia y fuerza de la Llama deseada.

         La emanación de la vida deberá entrar en simpatía con la natural vibración de fuerza electrónica que yace en cada Llama solicitada para un determinado propósito.

                   COMO CONDUCIR Y SOLICITAR LA LLAMA

                   PREPARACIÓN

         1º - Visualizar la idea y vuestro deseo con toda claridad, por ejemplo: salud, prosperidad, etc. Concienciar que vuestro propósito es conquistar la justa perfección para servir y glorificar al Padre. Teniendo siempre en mente que todo aquello que deseas es para expresar la gloria del Padre.

         2º - Pedir a los Grandes Seres que están encargados de la Llama de la devoción, para que Ellos puedan hacer fluir, a través de tu sensibilidad, su Llama.

         3º - Magnetizar, por medio de tu pensamiento y sentimiento, la substancia electrónica, con la respectiva cualidad que quieras manifestar.

         4º - Pronuncia: “En nombre de mi propia Divinidad, solicito para mí o para tí, las Huestes Angélicas de .... (nombre del arcangel de la Llama escogida), Angeles de .... (del Arcangel escogido): Venid, Venid, Venid. Investidme con todo el poder de .... (cualidad escogida).

         5º - Que esto se realice conforme al Plan Divino, para la gloria del Padre.

 

 

 

 

LIBROS ON LINE

Salvador Navarro Zamorano

 

 

 

Integración y Evolución

Enseñanza de Jesús de Nazareth y Grandes Religiones

Aforismos

Reflexiones

Segundo Nacimiento

Kábala

PROSAS LIBRES

Aforismos (LIBRO COMPLETO)

El Templo de la Luz

Rumbo a la Eternidad

La Busqueda del Ser

Una Escuela de Misterios

 

 

 

Enlaces de Interés

 

 

Revista Alcorac

Fuego Cósmico

Entrevista con las hadas

La Cueva de los Cuentos

Diccionario Esotérico

Filosofia del Arte

Como ser Don Quijote en el siglo XXI

CUENTOS DE ALMAS Y AMOR

NUEVA NARRATIVA

MONÓLOGO DE UN HOMBRE DIOS

DESECHOS URBANOS

EL CAMINO DEL MAGO

CRÓNICAS

REFLEXIONES_LIBRO

MANUAL DEL MAESTRO

HOMBRES Y DIOSES

LOS BUSCADORS DE LA VERDAD

NUEVA NARRATIVA 2

ORBISALBUM

 

 

 

 

 

OBRA LITERARIA DE D. SALVADOR NAVARRO ZAMORANO

 

Entre el silencio y los sueños

(poemas)

Cuando aún es la noche

(poemas)

Isla sonora

(poemas)

Sexo. La energía básica 

(ensayo)

El sermón de la montaña

(espiritualismo)

Integración y evolución

(didáctico)

33 meditaciones en Cristo 

(mística)

Rumbo a la Eternidad 

(esotérico)

La búsqueda del Ser

(esotérico)

El cuerpo de Luz 

(esotérico)

Los arcanos menores del Tarot 

(cartomancia)

Eva. Desnudo de un mito

(ensayo)

Tres estudios de mujer

(psicológico)

Misterios revelados de la Kábala 

(mística)

Los 32 Caminos del Árbol de la Vida

(mística)

Reflexiones. La vida y los sueños  

(ensayo)

Enseñanzas de un Maestro ignorado

(ensayo)

Proceso a la espiritualidad

(ensayo)

Manual del discípulo 

(didáctico)

Seducción y otros ensayos

(ensayos)

Experiencias de amor

(místico)

Las estaciones del amor

(filosófico)

Sobre la vida y la muerte

(filosófico)

Prosas últimas  

(pensamientos en prosa)

Aforismos místicos y literarios

(aforismos)

Lecciones de una Escuela de Misterios

(didáctico)

Monólogo de un hombre-dios

(ensayo)

Cuentos de almas y amor

(cuentos)

Nueva Narrativa (Narraciones y poemas)
Desechos Urbanos (Narraciones )
Ensayo para una sola voz VOL 1 (Ensayo )
En el principio fue la magia VOL 2 (Ensayo )
La puerta de los dioses VOL3 (Ensayo )
La memoria del tiempo (Narraciones )
El camino del Mago (Ensayo )
Crónicas (Ensayo )
Hombres y Dioses Egipto (Ensayo)
Hombres y Dioses Mediterráneo (Ensayo)
El libro del Maestro (Ensayo)
Los Buscadores de la Verdad (Ensayo)
Nueva Narrativa Vol. 2 (Narraciones)
Lecciones de cosas (Ensayo)
   

 

REVISTA ALCORAC

DON SALVADOR NAVARRO ZAMORANO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REVISTA ALCORAC

 

ORBISALBUM

 

 

N. G. S. M.

 

 

 

 

La Cueva de los Cuentos