INTEGRACIÓN Y EVOLUCIÓN

 

Salvador Navarro Zamorano

       

 

                      I N D I C E

 

   1      Introducción                                                                

   2      Interiorización                                                                 

   3     Conócete, por ti mismo                                               

   4     Experiencias de sensibilidad                                                 

   5     Despierto, durmiendo, soñando. Conócete como Luz         

   6     Control mental consciente                                              

   7    Yoga Terapia                                                                      

   8     Meditación Tántrica con técnicas de Luz                            

   9    El Hombre Musical                                                            

  10   Comienza a “Vivir” contigo mismo                                       

  11   Génesis del Hombre                                                          

  12   El primer paso: Encontrar nuestra Divina Chispa Solar         

  13   Reestructuración del Ego                                                 

  14   Meditación sobre el Arco Iris                                            

  15   Cómo transformar la tristeza en alegría                             

  16   La experiencia definitiva                                                         

  17   Oración del “Padrenuestro”                                               

  18   Cómo se produce el nacimiento del “Ser”                        

  19   El desarrollo del Ser Humano                                             

  20   Proceso y funcionamiento de la mente                                         

  21   Desarrollo de la consciencia                                                           

  22   Fuerzas Solares                                                                        

  23   La Meditación                                                                       

  24   Intuición                                                                                     

  25   Ciencias espirituales                                                                 

  26   El camino directo para la unidad en el Ser                          

  27   La voluntad                                                                      

  28   La Memoria                                                                     

  29   El desarrollo de los planos de consciencia                          

  30   Los 7 Rayos                                                                         

  31   La cura espiritual por el camino de la Auto-Realización   

  32   El Ser                                                                              

  33   La evolución espiritual                                                           

  34   La Estrella de la Sabiduría                                                 

  35   Los 7 planos de la naturaleza                                      

  36   Ceremonial I                                                                       

  37   Ceremonial II                                                                     

  38   Ceremonial III                                                                    

  39   Conócete, por ti mismo                                                     

  40   Cómo se da el nacimiento del “Ser”                               

  41  La Madre Tierra       

 

                                           CAPÍTULO I

                                           INTRODUCCION

         El proceso de integración sirve como catalizador, motivando a la persona a revalorizar su actual sistema de valores y a delinear su propio código ético.

         El sistema de valores de una persona puede ser juzgado por la manera como ella se relaciona con todo. La persona ética establece un relacionamiento práctico viable, interesado e intenso, con todo lo que le rodea. La persona ética trabaja por un mundo en que las personas se vuelven vencedores. Alimenta y actualiza sus propias potencialidades y se torna en el vencedor que nació para ser. Protege y fortalece el mundo natural animado e inanimado. Disfruta el sol, agua, aire, plantas y animales, pero también tiene el deber de preservar todas estas cosas. Es preciso coraje para ser un vencedor, sentir la libertad que viene de la autonomía, coraje de aceptar la intimidad y el encuentro directo con los otros, coraje para asumir una posición firme en una causa impopular, coraje para escoger la autenticidad por encima de la aprobación y permanecer escogiendo siempre, coraje para asumir la responsabilidad de las propias elecciones y, más que todo, coraje para ser la persona única que realmente somos. Erich From llama al adulto integrado, de “persona totalmente desarrollada”, y Abraham Moslow, de “persona autorealizada”.

         Quien camina en dirección a la autonomía, expande sus capacidades de consciencia, espontaneidad e intimidad. En cuanto esto ocurre, desarrolla un estado de Ego adulto integrado.

         Quien está en el proceso de integración asume las responsabilidades por todo lo que siente, piensa y cree. Tiene o desenvuelve un sistema ético de vida. Recoge también informaciones y programa objetivamente técnicas. El estado de Ego Adulto no integrado funciona solamente como una máquina de procesamiento de datos. Una máquina insensible, como ejecutiva de personalidad, crearía una personalidad inadecuada. Las máquinas no hacen elecciones de valores éticos, ni capacidad emocional. No tienen capacidad de hacer modificaciones o de programar solas.

         Para que el hombre sea autónomo y se realice, será necesario eliminar los viejos códigos, los condicionamientos de generaciones y generaciones, las toxinas de la personalidad.

         Aquél que estuviera sintiendo cómo actúa la enseñanza, estará muy dentro de lo que conocemos como un acto de obediencia, y no como un acto de acción, basado en principios éticos. Aunque sus acciones sean saludables, no están basadas en decisiones éticas de una persona autónoma, sino que sería una obediencia inconsciente. Para que el hombre se vuelva un adulto integrado, tendrá que examinar objetivamente todas las opiniones, sentimientos, etc.. Ese exámen no exige que las enseñanzas antiguas sean eliminadas, pero deberán penetrar en los valores que ya fueron infundidos e integrar lo que pueda contribuir para el crecimiento, descartando lo que fuera considerado arbitrario. Cuidar aquello que fuera transmitido de generación en generación y que fue aceptado con obediencia.

         La escala de valores éticos adultos, está basado en un YO SOY. Jesús dice: “A menos que un hombre no naciere de nuevo, no verá el reino de los cielos”.

                                      LA BUSCA DEL EQUILIBRIO

         Ciertamente, no es fácil, al cristiano, encontrar el justo equilibrio, la equidistancia entre estar en el mundo y el no ser del mundo. Entre el empeño por las realidades terrestres y la consciencia de que somos peregrinos en la vida. Es preciso vivir la inmanencia sin olvidar la transcendencia. El hombre es materia y espíritu. El verdadero cristiano no es una iglesia o secta, pero sí una realidad cósmica, que será asimilada por aquellos que alcanzaren suficiente grado de evolución para despertar dentro de sí el reino de Dios.

         Cristo que no es oriental ni occidental, es el Cristo cósmico, redentor del Universo.

         Dos factores son los responsables principales de nuestra confusión: de un lado, la tendencia que tenemos en aceptar una separación entre la realidad terrestre y un destino trascendental, entre lo temporal y lo eterno, entre lo natural y lo sobrenatural, entre la historia humana y la historia de la salvación, y por otro lado, fácilmente nos dejamos envolver por nuestras pasiones y vamos creando un mundo que, esto sí, es ilusorio.

         El equilibrio tan perseguido se va tornando fácil en la medida en que el cristiano deja de dudar y comienza a creer en que él es alguien que tiene algo en que creer firmemente, no porque se lo dijeran a través de la teología, sino porque él mismo lo sabe por su integración en la escala de valores. El dogma es el enemigo de la verdad y el enemigo del hombre, porque él dice: Cree, simplemente. No pienses, y esto es como si dijera: Sé menos que una persona. El dogma es malo por su propia naturaleza, por ser aceptado sin examen.

         Todas las realidades de la vida vienen de Dios y nada tiene sentido lejos de

Él. Es por esto que no se puede admitir un dualismo en la vida humana, donde por un lado esté el mundo, los intereses del mundo y, por otro, Dios, la vida eterna, la ley de Dios, etc. Esto es falso. En Dios existe la unidad y en la vida humana es claro que también debe existir el mismo principio de unidad pero que una vez quebrada, desintegrada,  deviene en desequilibrio y confusión.

         El hombre, cuando se integra en cuerpo y espíritu. alcanza armonía y equilibrio y esta integración humana es divina y da al hombre una norma de vida, firme e indestructible, una vía segura de pensar y actuar de manera que pueda alcanzar la plenitud de su evolución y, de este modo, alcanzar una felicidad natural.

         El hombre ya es perfecto, porque fue hecho a semejanza de Dios. Él nació para ser feliz.

         El hombre cósmico es crístico y perfectamente integrado en el Universo. La actitud correcta que el hombre debe asumir es esta: tratar de las cosas “del reino de Dios y de su justicia”, incondicionalmente, sin segundas intenciones, sin restricciones mentales y proseguir invariablemente en esa actitud rectilínea, venga o no vengan resultados benéficos materiales.

         La felicidad del hombre cósmico está relacionada con una paz interna independiente de la realidad externa.

         El hombre profano es un materialista, un esclavo de todas las cosas y de la separación dentro de sí mismo. El asceta es un materialista bueno, sincero, pero le falta la vivencia del hombre cósmico, es lo que se dice “un bendito social”. El hombre cósmico es aquél que alcanzó la integración en sí mismo y con el Universo, llegando a la verdadera Sabiduría. Pero, para que el hombre llegue a la suprema sabiduría, tendrá que pasar por una disciplina férrea rumbo a una total pureza. No puede ser practicada como “hobby”, en horas libres, como un agradable pasatiempo, ella exige una auto-educación que, según las palabras del Maestro Jesús, el Cristo, son “pocos los que andan ese camino estrecho y pasan por esa puerta angosta”, y aún dice: “muchos son los llamados y pocos los escogidos”, pero aquél que elige por sí mismo, que acepta la filiación a asumir “YO Y EL PADRE SOMO UNO”, encontrará el “tesoro” oculto en sí mismo, YO SOY. El único modo de saber la Verdad, de llegar a la auto-realización, a una integración consigo mismo y con todas las cosas del Universo, es vivir experimentando cada momento presente, aquí y ahora, en la consciencia de ser, esto es, no identificándose con nada externo, sino con la “Esencia”, “Cristo”, “Yo Soy”.

         Jesús, el Cristo, a través de su persona, reveló el propósito y el objeto de su vida en forma de hombre. Jesús, el Cristo, vino para testimoniar, y la misión comienza exactamente aquí: revelarnos la existencia del Padre, hablarnos del Padre y dar testimonio de Él.

         1º Habla de su independencia del Padre: “Y yo no he venido de mí mismo, más Aquél que me enviado existe y es veraz”. Juan 7: 28.

         2º Afirma su obediencia incondicional: “Yo siempre hago lo que es de su agrado”. Juan 8: 29. “El Hijo por sí mismo no puede hacer cosa alguna que no venga del Padre”. Juan 5: 29.

         3º Habla del amor del Padre para con El: “En verdad, el Padre ama a su Hijo y muéstrale todo lo que hace”. Juan 5: 20.

         4º Habla de su pasión por el Padre: “Es mi alimento hacer la voluntad de Aquél que me envió a realizar Su obra”. Juan 4: 34.

         5º Jesús, el Cristo, habló en la última cena, resumiendo solemnemente su misión terrenal: “Después, alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, llegó la hora: Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique, conforme el poder que le otorgaste sobre todo hombre”. “Ahora, en esto consiste la vida eterna: que te conozcas a ti mismo, único y verdadero Dios”. Juan 17-1.

                                               AUTO-DISCIPLINA

         La disciplina podrá ser auto-iniciada y auto-conducida.

         Cuando nosotros, como seres humanos, alcanzamos la consciencia del propósito divino y llegamos a considerar nuestros cuerpos físicos como medios para revelar al Cristo Divino Interno, ganamos una nueva visión de la vida. La auto-disciplina para su auto-realización es la evolución dentro de nosotros mismos, y darnos permiso de vivenciar la potencialidad que está ya dentro del hombre, y está en la posesión de poderes y facultades que nos liberan para un mundo más amplio.

         El desarrollo del ser humano, no es más que el paso de un estado de consciencia para otro superior. Una vez trascendido el mundo de los cinco sentidos, el mundo de la relatividad o mundo concreto, revélase un mundo interior de luz. Es la evolución de la consciencia ligada a la personalidad, en el YO inferior o cuerpo, para la consciencia divina.

         El reconocimiento es puramente mental, es una mudanza de un estado de la consciencia para otro superior, de consciencia de apariencias emanantes, para consciencia crística de “Yo Soy”, el Verbo que nos hizo en cada célula de emanación, para expresarse en el YO SOY, como testimonio de trascender en el UNO.

                                      EXPERIENCIAS Y EJERCICIOS

         1º Hacer una lista de cinco cosas a las que demos más valor en la vida.

         2º Clasificarlas según la prioridad.

         3º De qué forma estas cosas y sus valores se relacionan con nuestra vida: ¿en la casa?, ¿en el trabajo?, etc.

 

                       CAPÍTULO II

 

                                                   INTERIORIZACION

         1º Es indispensable la práctica de la interiorización con persistencia y regularidad, hasta pasar a la meditación consciente y entrar en la zona de la contemplación supra-consciente.

         2º Las técnicas y los ejercicios externos se proponen sólo y únicamente llegar a la consciencia cósmica, esto es, trascender el plano material. Cada uno debe tener su método particular y que más se adapte a su personalidad.

         3º Todos pueden conseguir la interiorización; no es privilegio de algunas personas, ni tampoco el trascender.

El hombre debe ultrapasar las periferias de su Ego-personalidad y alcanzar el centro de su YO DIVINO.

La entrada del flujo natural del Plano Divino se obstaculiza por la creación de entidades ajenas a Dios, que impide la evolución de la individualidad espiritual.

La personalidad, basada en conceptos humanos, alimentada por pensamientos y sentimientos de limitación, es una MENTIRA.

Ella no posee poder sustentador, y por esta razón necesita mantenerse por medios anti-naturales. La personalidad no es autosuficiente y necesita de constantes esfuerzos para mantenerse y probarse a sí misma, finalmente, que éste no es su lugar natural en el Universo.

La consciencia del hombre se absorbe tanto en esta personalidad ilusoria, que ella usa, juzgando ser ella misma su propia Individualidad Real. Es la mente del hombre, o su personalidad, quien interrumpe el flujo natural del Plan Divino, por la sensación de que “necesita hacer algo”. Por consiguiente, el hombre como creador que es, está constantemente creando, pero sus precipitaciones simplemente obstaculizan, desvirtúan, alteran, el purísimo flujo de Vida Original que debería representar y concretizar el Plano Divino.

Es solamente experimentando y vivenciando, que el hombre podrá vivir y sentir íntimamente, en plena consciencia, la PRESENCIA DIVINA EN SÍ.

                                      EL DESPERTAR SENSORIAL

         Es el descondicionamiento, el separar la mente Ego-concentrada. Muestra como permitir mayor sensibilidad, mayor sentir y mayor percepción; ayuda a abandonarse a sí mismo, ser más un organismo entero, abierto a las potencialidades fuera y dentro de nosotros.

         1ª sugestión: Palmearse a sí mismo.

         2ª sugestión: Tocarse a sí mismo.

         Estimula los nervios, aumenta el flujo sanguíneo, abre cada área del cuerpo para que se torne más viva.

         Palmear y tocar área por área de su cuerpo. Estar consciente de cada parte que fue trabajada. Sentir cómo cada parte se siente al ser tocada. Todo lo que haga en la región derecha del cuerpo, deberá ser hecho en la región izquierda y comparar una región con otra. Al trabajar con la región toráxica podrá pronunciar el sonido “Aaahhh”, continuo y tan alto como sea posible, durante 15-20 segundos. El grito hará expulsar el aire viejo retenido en los pulmones así como algunos sentimientos contenidos.

                            PERMÍTETE SER COMO EL AIRE LIBRE

         El despertar sensorial es meditación activa: el experimentar abierto se convierte en una experiencia viva.

         Meditación es concentración sin esfuerzo. En los camino de libertad Zen, la meditación puede ser todo: comer, caminar, respirar, pintar, amar. Tenemos que liberarnos  de la expectativa, de la angustia, y permitirnos ser completamente conscientes del “aquí y ahora”.

         Creatividad es ser nosotros mismos, expresándonos en acciones.

SER, es participación total: sin tiempo, contemplación en todos los momentos de actividad, dándonos todo a sí propio.

                                      EXPERIENCIAS SENSORIALES

         1º Observa una fruta: forma, color, olor. Parte la fruta y observa su interior y prueba su sabor. Siente la fruta en su totalidad

         2º Bebe un vaso de agua: observa desde el momento en que abres la llave del grifo para llenar el vaso de agua, escucha el ruido del agua, la forma cómo se adapta al vaso, su color, etc.

         3º Toma un baño, tomando consciencia de todos los detalles del baño. La sensación del agua al caer sobre el cuerpo, las gotas de agua, etc.

         4º Experimenta con una piedra: tamaño, peso, etc. Permite que la piedra descanse sobre algunas regiones de tu cuerpo. Ejemplo: sobre los párpados, labios, mejillas, etc. hasta sobre la cabeza.

         5º Haz un paseo a pie y ve todo al volver del paseo como si fuera la primera vez.

         6º Experimenta cómo son tus actividades, con lo que tocas. Ejemplo: un árbol, una flor, un animal, etc.

         7º Este ejercicio puedes hacerlo durante el día, al levantarte o acostarse, al sentarte o levantarte, desperezándote, estirándote como los gatos, etc.

         8º Concentra tu atención en los sonidos: en la música, en la naturaleza, en los ruidos en general.

                            EJERCICIOS DE RESPIRACION EN CONTACTO

         Acostado en el suelo, con el cuerpo relajado y ojos cerrados:

1º Experimentar sensaciones del cuerpo con el piso.

2º Vuélvete consciente de tu respiración, sin intentar cambiarla, solamente observándola.

3º Colocar ambas manos sintiendo los centros:

                   en la zona inferior del tórax.

                   en el bajo vientre.

                   en el plexo solar.

                   en el pecho.

         Haz una parada en cada región y toma consciencia de cómo te estás sintiendo.

                                               RELAJACIÓN

         RELAJACIÓN es soltura: permitiendo que todo acontezca, fluyendo libremente, entregándote; una condición en la cual los nervios, los músculos, experimentan una plena sensación, colocándote sin esfuerzo en un tono natural.

         Tono natural u óptimo es un concepto dinámico en el cual el organismo se adapta automáticamente a la cantidad de tensión muscular necesaria para cada actuación particular. Los músculos están firmes, suaves y elásticos. Una cierta tensión (tono muscular), es deseable, necesaria para mantener el cuerpo erecto. Ciertas actividades exigen más tono y energía, sentado más que acostado, de pie más que sentado, andando más que de pie.

                                      REGLAS PARA LA RELAJACIÓN

         1º Vuélvete consciente de tu tensión.

         2º Experimentar; percibe que eres el que crea la tensión, aunque ésta llegue automáticamente.

         3º Descubrir, adivinar cómo causas y mantienes estas tensiones.

         4º Suéltate: entrégate; sólo se consigue experimentando la tensión, sintiéndola y nunca evitándola.

         5º Ejercita la relajación con el método del cadáver. Podrá ser hecho de pie o acostado de espaldas. Contráete cuanto puedas, en la respiración toma el máximo de aire y al exhalarlo suelta bien todo el cuerpo no moviéndote más, sino que tu actitud ha de ser observadora.

         UNA PERSONA ES PERFECTA EN LA FORMA COMO ELLA ES.

         El problema es que las personas se vuelven enfermas actuando en la forma que les gustarían ser, en vez de ser como en realidad son.

         La persona debe concienciarse de que es totalmente responsable por sus acciones, por cada acto de su vida y que nosotros somos, no una fuerza exterior, sino la causa primera de todo lo que nos acontece. La persona debe comprender que sólo ella es la que realmente cuenta. Lo importante es conseguir la realización a través de la experiencia. La propia persona es la fuente de todo lo que le sucede: eres el creador de tu propia experiencia.

 

 

 

                                          CAPÍTULO III

                                 CONÓCETE, POR TI MISMO

         El hombre centralizado en su Yo-personalidad es un esclavo de todas las cosas y de la separación de sí mismo.

         El hombre crece a través de la expansiones de la percepción auto-consciente, auto-iniciada y auto-impuesta. Es la línea espiral del esfuerzo consciente. Es la vuelta del hijo pródigo.

         Debemos trascender el plano físico o mundo de los cinco sentidos  y funcionar en el plano trascendental. La primera medida es ampliar el centro de consciencia a través de la percepción experiencial vivida.

         El problema de todos los problemas es la mente. Si la mente, que es el instrumento del conocimiento y base de todas las actividades, cesa, cesa también la percepción del mundo como una realidad objetiva.

         Verificando lo que permanece después de eliminar todos los pensamientos, encontramos que no existe mente separada del pensamiento. Son  pues, los pensamientos, los que constituyen la mente.

         No hay una cosa tal como el mundo físico fuera e independiente del pensamiento. En el sueño profundo no hay pensamiento, ni mundo. En los estados de vigilia y de sueño hay presencia de pensamiento y también  de mundo. El mundo es percibido como aparente realidad objetiva cuando la mente se exterioriza y de este modo olvida su identidad como SER.

         Cuando el mundo es así percibido, la verdadera naturaleza del SER no es revelada, al contrario, cuando el SER es realizado, el mundo cesa de aparecer como realidad objetiva.

         Por una investigación firme y continua sobre la naturaleza de la mente, ella es transformada en aquello a lo que el YO se refiere; y, aquello, en verdad, es el SER. La mente, para existir, tiene que depender siempre de alguna cosa concreta; ella nunca subsiste por sí misma.

         El primero y principal pensamiento que surge en la mente es el primordial pensamiento-yo. Solamente después de originarse el pensamiento-yo, innumerables pensamientos surgen. Ejemplo: después del primer pronombre personal, yo, aparece el segundo y el tercero (tú, él, etc.), y ellos no tienen existencia sin el primero.

         Es por eso que todo el pensamiento surge después del pensamiento-yo; y es que la mente no es más que una faja de pensamientos; y sólo a través de la búsqueda ¿QUIEN SOY YO?, la mente se aquieta y se silencia.

         Y cuando en esta búsqueda encontramos pensamientos sin sentido, no intentemos seguirlos, al contrario, haciendo una introducción mental más profunda, preguntemos: ¿A QUIÉN OCURRIÓ TAL PENSAMIENTO?. No importa cuántos pensamientos puedan surgir, si permaneces alerta, en el mismo instante puedes identificarlos. Sólo entonces puedes preguntar: ¿QUIÉN SOY YO?, y la mente se vuelve introvertida y los pensamientos se sosiegan. De este modo, si perseveramos decididamente en la práctica de la auto-investigación, la mente adquiere fuerza creciente y poder para vivir en su Fuente.

         Y sólo cuando la mente sutil se exterioriza a través de las actividades del intelecto y los órganos de los sentidos, es que nombres y formas groseras que constituyen el mundo, aparecen.

         Caso de que se investigue de dónde surge el pensamiento-yo en el cuerpo, encontramos en primer lugar que decimos YO y llevamos la mano al pecho, o mejor, al corazón. Esta es la fuente y el apoyo de la mente. Llegaremos a la misma fuente fijando la mente en el corazón con firmeza, entonces nombres y formas retroceden y desaparecen. La libertad de la mente y su emerger del corazón, es conocido como OBJETIVIDAD.

         Si de ese modo la mente se absorbe en el corazón, el Ego (yo inferior o yo-personalidad), que es el centro de la multiplicidad de los pensamientos, desaparece finalmente, y la pura consciencia del SER, que subsiste en todos los estados de la mente, permanece resplandeciente.

         Es en este estado, donde no hay la menor huella de pensamiento-yo, que es nuestro verdadero SER. Este estado de mera imanencia en el  puro Ser, es conocido como VISIÓN DE SABIDURÍA. Tal inherencia significa e implica la entera inmersión de la mente en el SER. Cualquier cosa más allá de eso y todos los poderes psíquicos de la mente, tal como lecturas de pensamiento, clarividencia o telepatía, no pueden ser SABIDURIA.

         Todo lo que existe es sólo manifestaciones del Supremo.

         Para silenciar la mente no hay medio más eficaz y adecuado que  la auto-investigación. Aunque la mente pueda ser silenciada por otros medios, esto da resultados aparentes; la mente se levanta de nuevo.

         Por ejemplo: la mente se aquieta por la práctica de la retención y control de la respiración y de las fuerzas vitales; con todo, tal quietud dura sólo lo que dura el control respiratorio de las fuerzas vitales; pero cuando esto cesa, la mente se libera y se vuelve inmediatamente activa, errando una y otra vez por la fuerza de sus tendencias sutiles.

         De un lado la fuente de la mente, del otro la respiración y las fuerzas vitales; todo esto significa la misma cosa. Es realmente la multiplicidad de la mente (pensamientos) lo que hace su exacta constitución; y el pensamiento-yo es el primer pensamiento de la mente, y él es el propio ego. La respiración se origina en la misma fuente del ego, de ahí que, cuando la mente se tranquiliza la respiración y las fuerzas vitales entran dentro del mismo fenómeno; inversamente, cuando la respiración y las fuerzas vitales se calman, lo mismo le sucede a la mente.

         Del mismo modo, pranayama (meditación sobre formas), mantras, (repetición de sílabas sagradas), y la regulación de la dieta, son sólo ayudas para el control de la mente.

         Cuando la mente se subdivide y disipa en innumerables pensamientos, cada pensamiento individual queda extremadamente débil e ineficiente.

         Cuando, al contrario, esos pensamientos se reducen progresivamente, hasta que son finalmente destruidos, la mente se vuelve convergente, adquiriendo de este modo fuerza y poder permanente; es así que fácilmente alcanza la perfección en el método de la búsqueda del SER.

         Todo ser viviente desea ser siempre feliz e intocable por el sufrimiento; cada uno tenemos el mayor amor por sí mismo; esto se debe a que la felicidad es nuestra real naturaleza. De ahí, que, a fin de realizar esa felicidad inherente e inmaculada, cuya experiencia podemos tocar diariamente, nos sumergimos en el sueño profundo de la meditación, ejercitándonos en el conocimiento de nosotros mismos. Para obtener este conocimiento, la indagación ¿QUIÉN SOY YO? buscando el SER, es el medio por excelencia.

         ¿QUIÉN SOY YO?. Yo no soy este cuerpo físico; ni soy los cinco órganos de percepción sensorial; yo no soy los cinco órganos de actividad externa: no soy las cinco fuerzas vitales; tampoco soy la mente pensante. Tampoco soy aquél inconsciente estado de ignorancia que retiene los pensamientos sutiles latentes en la mente. Yo soy, entonces, libre de las actividades funcionales de los órganos sensoriales y de la mente, estando ajeno a la existencia de los objetos de percepción sensorial.

         Aquello que entonces permanece, separado y sólo por sí mismo, el puro estado de percepción, es el verdadero YO SOY.

         Este estado de percepción es por su verdadera naturaleza Existencia, Consciencia, Felicidad.

         Aquello que es la Felicidad es verdaderamente el SER.

         Felicidad es el SER, ni diferentes ni separados, más o menos es algo idéntico. En ninguno de los incontables objetos del mundo hay cualquier cosa que pueda ser llamada felicidad.

         El mundo fenomenal, no es más que pensamiento. Cuando el mundo se apaga para nuestra visión (lo que acontece cuando dejamos de pensar), la mente posee la felicidad de SER. Inversamente, cuando el mundo aparece ( lo que se dá cuando ocurre el pensamiento), la mente experimenta dolor y angustia.

         Mantener la mente constantemente vuelta hacia nuestro interior, permaneciendo así en el SER, es estar en fervorosa contemplación del SER, como Consciencia, Existencia, Felicidad, y meditando, esto és, dictándote a tí mismo.

 

 

 

 

     CAPITULO IV

                            EXPERIENCIAS DE SENSIBILIDAD

         La sensibilidad forma parte de todo nuestro ser: o se es sensitivo en todas las dimensiones o no se es sensitivo en ninguna.

         Toda tu vida debe ser meditativa. Sólo entonces tú podrás sentir las cosas. Donde quiera que estés deberás ser sensible.

         Desde que nacemos somos educados para la insensibilidad. Una criatura llora y entonces queremos que reprima el llanto, y todo el metabolismo de su cuerpo se modifica, él no puede relajarse y crea una tensión. Tiene que sofocar el llanto, empujar algo hacia abajo que está queriendo subir. Ella altera la respiración, en realidad ella va a tener que dejar de respirar, porque respirando libremente el llanto es provocado. Habrá una perturbación en todo su cuerpo, ella no podrá llorar, pero tampoco podrá reír. La criatura está estropeada para el resto de su vida.

         Comenzamos las experiencias con las cosas de fuera, del exterior, porque es más fácil. Si no pudieres sentir el exterior, nunca podrías sentir lo interior.

         Cuando tomes un baño procura sentir el agua cayendo sobre tu cuerpo. Eso se puede transformar en una experiencia profunda, porque el agua es vida. Tú ere un 80% de agua. Y si no puedes sentir esa sensación natural del agua cayendo sobre tu cuerpo, no serás capaz de sentir el mar, ni los flujos internos de tu propia agua.

         Caminando bajo el sol procura sentir sus rayos en tu cara, sé sensible. Los rayos te están tocando y si puedes sentirlos, entonces podrás sentir la luz interior cuando ella te alcance.

         Tendido sobre la hierba, en el parque o en el campo, procura sentir  el frescor, la humedad, la fragancia que viene de la tierra. Si no pudieres sentir, si no eres capaz de sensaciones, nunca podrás saber lo que ocurre en tu interior.

         Caminando bajo la lluvia, siente el frescor del agua que cae sobre tu cuerpo, en tus cabellos.

         Si no puedes sentir nada de lo que te rodea, la atmósfera, entonces no podrás sentir las cosas más profundas, tal como el amor y la compasión.

         Es fácil sentir la rabia porque ella es grosera, así como la violencia y la tristeza; y sutil el camino que te lleva hacia tu interior. Y cuanto más sutil fuera tu meditación, más sutiles serán tus pensamientos, tus sensibilidades.

                                      VUELVE A TU CUERPO

         Contempla los animales saltando, corriendo. Corre y salta tú también algunas veces como ellos. Volverás entonces a reconocer tu cuerpo. Serás capaz de sentir tus propias sensaciones, los rayos del sol, la lluvia y el viento soplando. Es sólo esa capacidad de estar consciente, de percibir y observar todas las cosas que te rodean, de las cosas que están aconteciendo, que desarrollarás la capacidad de sentir lo que está aconteciendo dentro de tí.

         Sé como una criatura, procura brincar: ríe, llora, canta, haz algo espontáneamente con todo tu corazón. Relaja tu cuerpo, relaja tu respiración y actúa como si fueses nuevamente un criatura.

         Vive más con el corazón, y menos con la cabeza.

                                               CONTACTO

         ¿Dedicaste alguna vez amor a tu propio cuerpo?.

         Toda la civilización tiene miedo de alguien que toca en su propio cuerpo, porque desde la infancia el toque era negado, era prohibido. Parece ser masturbación tocar tu propio cuerpo amorosamente.

         Pero, si no puedes tocarte amorosamente, tu cuerpo se volverá insensible, entorpecido, obtuso y muerto.

         Toca todo tu cuerpo; toca en el cuerpo de tu amante, toca el cuerpo de tu amiga: el masaje te hará bien.

         Dos amigos, una pareja, pueden practicar masajes recíprocos y sentir los cuerpos el uno del otro. Eso crea sensitividad y sensibilidad, y entonces vas a sentir la vitalidad nacer y manifestarse dentro de tí.

         Procura, durante todo el día, sentir todo lo que te rodea: el frio, el calor, el sol, la lluvia, etc.

         Al respirar, siente la respiración, o su movimiento hacia dentro y hacia afuera, al soltar el aire; procura sentirla.

         Toca y siente tu propio cuerpo.

         Él es el TEMPLO DIVINO; siéntelo como luz.

         TÚ ERE LUZ y así surge VIDA, vitalidad en tí. Ella siempre estuvo ahí, pero ahora es cuando tomas consciencia de tu verdadera identidad.

         El mundo a tu alrededor se transformará en un fenómeno de luz, de colores que son traslúcidos, vivos.

         El mundo es eso mismo, pero tus ojos quedaron embotados, opacos. El mundo de colores a tu alrededor existe, tú eres el que no estabas despierto, alerta, consciente.

         El mundo es un arco iris de colores: un misterio de colores y de luces translúcidas. Si no estuvieras consciente, nunca podrás sentir esa plenitud de colores.

         El mundo se transforma, cambia en una cosa nueva para tí en el momento en que tú te tornas abierto, receptivo, consciente.

         Hasta una silla, un zapato común, se transforma en un maravilloso fenómeno, todo adquiere nuevos colores, nueva juventud. Los ruidos comunes del tráfico se transforman en música; los árboles que tú siempre vistes, pero que nunca contemplastes, aparecen como nacidos de nuevo, aunque tú hayas pasado muchas veces ante ellos y cada hoja del árbol es un milagro.

         Elimina tu embotamiento, tus insensibilidades, y crecerás y cuando tú creces el proceso es otro, es diferente, y a medida que tú te vas transformando, tornándote más sensitivo, el mundo se transforma, se vuelve diferente. Ahora vas a poder sentir muchas cosas de las que antes nunca te dabas cuenta, porque estabas embotado.

         Ama tu cuerpo, sientelo, acarícialo amorosamente, porque si no pudieres sentir tu cuerpo, amar tu cuerpo, no podrás amar ni sentir compasión por cosa alguna.

         Comienza por tu cuerpo.

                                      VUELVE A SER NIÑO DE NUEVO      

         Tendrás que desarrollar la sensitividad para poder aplicar otras técnicas de descondicionamiento.

         En cuanto tú intelectualices, vas a pensar simplemente que estás sintiendo y que nada va a acontecer.

         Para que “algo acontezca”, para que haya una “transformación”, no puedes olvidar la dimensión del sentimiento, de la sensibilidad.

         Todos nosotros ya fuimos criaturas y si en tu casa tienes una, síguela por donde ella anda y obsérvala. Sigue los movimientos de la criatura y sentirás por primera vez una nueva energía vital surgiendo en tí. Mira para el niño, contémplalo, síguelo. Él va por todos los rincones, toca y lo mueve todo, experimenta el sabor de todo. Síguele simplemente y haz todo lo que estuviera haciendo.

         Tú también fuistes una criatura; ya hicistes todo eso. La criatura está sintiendo. Ella no está intelectualizando, ella no está pensando. Ella siente un aroma, una fruta, manzana por ejemplo y procura sentir su sabor. Observa cuando ella come la manzana, mira por ella, está totalmente absorta en el acto. El mundo dejó de existir. El mundo ya no está más ahí: sólo la manzana. Ni la manzana existe, tampoco la criatura: sólo el acto de comer.

         Tus mecanismos de defensa desaparecen, caen; tu coraza va a caer, y tú vas a comenzar a mirar para el mundo como mira un niño: en la dimensión del sentimiento. Cuando percibas que ahora tú puedes sentir sin pensar, vas a apreciar y gustar de la textura de una tela, de la sensación de frescura de una sábana, de la funda de la almohada.

         Como una criatura, vas a sentir el calor, la presión, sólo porque estás inocentemente observando e imitando a una criatura.

         Puedes aprender mucho de las criaturas y tarde o temprano, tu verdadera inocencia va a estallar. Tú fuistes una vez criatura y sabes lo que eso significa. Tú lo has olvidado, y nada más.

         El centro del sentimiento, de la sensibilidad, tiene que comenzar a funcionar. Al despertar por la mañana, en el primer momento, cuando sientes que el sueño se fue, no comiences a pensar. Por un momento puedes ser una criatura, inocente, fresca, vivaz, nueva. No comiences a pensar. No pienses en lo que vas a hacer, ni cuándo vas a salir y coger el autobús, ir para la oficina, etc.

         Por algunos momentos, por lo menos, escucha los ruidos, los sonidos. Un pájaro esta cantando, o el viento sopla en los árboles, o un niño llora, ruidos de autos, del reloj o cualquier otro.

         Todo lo que está aconteciendo: SIÉNTELO. Sé sensible, abierto a todo. Deja que eso suceda contigo, y tu sensibilidad crecerá.

         Vuelve a ser criatura de nuevo, con toda pureza e inocencia.

 

 

 

 

 

 

CAPÍTULO V

                                      DESPIERTO, DURMIENDO, SOÑANDO

                                               CONÓCETE COMO LUZ

         Despierto, durmiendo, soñando, conócete como luz. Primero comienza con la vigilia. El Yoga y el Tantra dividen la vida de la mente del hombre, en tres divisiones: despierto, durmiendo y soñando. No son las divisiones de su consciencia, estas son divisiones de sus mentes y la consciencia es la cuarta.

         Estas tres tienen nombres. Estas son las nubes y pueden ser especificadas como la nube despierta, la nube adormecida y la nube soñadora. Ellas son todas nubes, y el espacio en el cual ellas se mueven, el cielo -es el innominado- dícese, y el innominado (sin nombre),  es dejado simplemente como el cuarto.

         La psicología occidental recientemente alertó sobre el sueño y su dimensión. Realmente, sólo con Freud, el sueño se tornó importante. Mas para los orientales éste es un viejo concepto: que no puedes realmente conocer a un hombre a menos que sepas qué hace realmente en su sueño. Porque lo que quiera sea que él esté haciendo en sus horas de vigilia donde más o menos está obligado a actuar, él es falso, porque en el estado de vigilia de su mente está forzado a hacer muchas cosas.

         Él no es libre. La sociedad está ahí, las reglas están ahí, la moralidad está ahí. Él está constantemente luchando contra sus propios deseos; reprimiéndolos, modificándolos, moldeándoles en el molde que la sociedad le permite. Y la sociedad nunca le permite ser su ser total; ella escoge. Esto es lo que la cultura significa - cultura significa una elección.

         Toda cultura es un condicionamiento: la elección de ciertas cosas es el rechazo de otras. Tu ser total no es aceptado en ningún lugar. Ciertos aspectos son aceptados aquí, ciertos aspectos son aceptados allá, en este país o en aquél, pero en ningún lugar el hombre es aceptado en su totalidad.

         Así la consciencia despierta está destinada a ser falsa, artificial, forzada. Tú no eres real, solamente un actor; nada espontáneo, sino manipulado. solamente en sueños eres libre; solamente en sueños eres auténticamente tú mismo.

         Tú puedes hacer todo cuanto gustes en tus sueños. Nadie está tomando conocimiento de ello. Estás solo. Nadie puede penetrar, nadie puede mirar dentro de tus sueños. Y nadie es molestado; lo que haces en tus sueños es asunto tuyo. Nadie lo está sabiendo. Ellos son absolutamente privados y no relacionados con nadie,  puedes ser libre.

         Estos son los tres estados: despierto, dormido, soñando. El sueño se volvió muy primario con Freud. Ahora el sueño está siendo estudiado. Actualmente muchos laboratorios del sueño están trabajando para saber lo que el sueño es, porque parece muy extraño que nosotros no sepamos lo que es el sueño, lo que realmente nos sucede en el sueño y que aún no es científicamente conocido. Y si nosotros no podemos saber lo que es el sueño, será difícil saber lo que es el hombre, porque un tercio de su vida él vive durmiendo. Un tercio de su vida: si  vivieras sesenta años, estaría veinte años durmiendo. Alguna cosa misteriosa haces en el sueño, ya que es tan esencial que la vida no es posible sin él. Alguna cosa profunda ocurre, pero tú no estás consciente. Despierto, eres una persona, durmiendo otra diferente. No puedes recordar ni aun tu nombre cuando estás en sueño profundo. No sabes si eres cristiano o mahometano: dentro del sueño profundo, no podrás responder lo que de verdad eres, si rico o pobre, ni identidad, ni imagen.

         En el nivel de vigilia existes con la sociedad. En el nivel del sueño existes con tus propios deseos. En el sueño profundo existes con la naturaleza, profundo en el vientre de la naturaleza. Y el Yoga y el Tantra dice que solamente después de estos tres estados existes en Brahma, En el Todo Cósmico. Por tanto, estos tres estados tienen que ser atravesados, pasados, transcendidos.

         Despierto, durmiendo, soñando, conócete como luz.

         Muy difícil. Tienes que comenzar con el nivel de despierto. ¿Cómo puedes recordar tus sueños? Puedes crear un sueño consciente?. ¿Puedes manipular un sueño?. ¿Puedes hacer tus propios sueños de tus propios deseos?. No puedes. El hombre es impotente ante el sueño. No puedes crear un sueño desde sí propio. Estás desamparado ante el sueño. Pero existen ciertas técnicas a través de las cuales los sueños pueden ser creados, y estas técnicas son muy útiles, porque si puedes crear, entonces puedes trascender. Mas la persona tiene que comenzar a nivel de vigilia. Cuando estás despierto, moviéndote, comiendo, trabajando, recuérdate a ti mismo como luz. Como si en tu corazón una llama esté ardiendo y tu cuerpo no sea sino un aura alrededor de la llama. Imagina esto. En tu corazón una llama ardiendo y tu cuerpo no es cosa alguna sino un aura de luz alrededor de la llama. Ahora vete profundizando dentro de tu mente, hasta tu consciencia. Absórbete.

         Llevará tiempo, pero si continúas pensando sobre esto, sintiendo esto, imaginando esto, dentro de cierto período de tiempo serás capaz de recordarlo todo el día. En cuanto estés despierto, caminando en la calle, serás como una llama moviéndose. Nadie estará consciente de esto en el principio, pero si continúas, después de tres meses, los otros también se tornarán conscientes de tu cambio. Es sólo cuando los demás se vuelven conscientes, cuando te encontraráa bien. No lo diga a nadie. Simplemente, imagina una llama en tu cuerpo. No en un cuerpo físico, ni en un cuerpo eléctrico, sino en un cuerpo de luz. Comienza a hacer esto.

         Si persistes, dentro de tres meses, apróximadamente, los otros se volverán conscientes de que alguna cosa está ocurriendo. Pueden sentir una sutil luz alrededor de ti.  Cuando llegues cerca de ellos, sentirán un calor diferente. Si los tocas, ellos sentirán tu calor más ardiente. No lo diga a nadie. Cuando los otros se vuelvan conscientes, entonces puedes sentirte bien, saber que todo funciona, y que entonces puedes entrar en el segundo grado, no antes de esto.

         El segundo grado es visualizar lo mismo dentro del sueño. Ahora  tienes que percibirlo en el sueño. Se ha vuelto una realidad. No será imaginación. A través de la imaginación has manifestado una realidad. Ella es real. Todas las cosas consisten en luz. Tú eres luz. Aunque no sabido antes, porque toda partícula de materia es luz. Los científicos dicen que ella consiste en electrones. Es la misma cosa. La luz es la fuente de todo. Tú también eres luz condensada: a través de la imaginación tienes manifestada una realidad. Profundiza y cuando te vuelvas lleno de ella podrá llevarla al sueño, no antes.

         Entonces, cuando caigas en el sueño, ve pensando en la llama, síguete viendo, sintiendo, como tu mismo eres luz, Recordando. . . recordando . . . recordando . . . hasta caer en el sueño. Y el recuerdo continúa. En el comienzo empezarás a tener algunos sueños en los que sentirás que tienes una llama interna, es tu luz. Poco a poco, también en el sueño, te moverás con la misma sensación. Y una vez que esta sensación penetre en el sueño, los sueños comenzarán a desaparecer. Existirán cada vez menos los sueños y más el sueño profundo.

         Cuando en todos tus sueños esta realidad sea revelada, que eres luz, -una llama ardiente-, todos los sueños desaparecerán. Solamente cuando los sueños desaparecen puedes transmitir esta sensación dentro de tus sueños, nunca antes. Ahora estás en la puerta. Cuando los sueños hubieran desaparecido y te recordases a tí mismo como una llama, estarás en la puerta del sueño. Ahora puedes entrar con la sensación. Y una vez entras en el sueño con la sensación de que eres una llama, estarás consciente en el sueño; ahora acontece solamente en tu cuerpo, no en ti.

         Esta técnica es para ayudarte a ir más allá de estos tres estados. Ahora estás forzando un acto consciente. Esta cristalizando alrededor de la llama. El cuerpo está durmiendo, pero tú ya no estás ahí. Esto es lo que Krishna dice en el Gita; que los Yoguis no duermen nunca. En cuanto los otros duermen, ellos están despiertos. No es que sus cuerpos nunca duerman. Sus cuerpos duermen, pero sólo sus cuerpos. Los cuerpos necesitan descanso, la consciencia no precisa descansar, porque los cuerpos son mecanismos y la consciencia no lo es. Los cuerpos necesitan alimentos y descanso y es por eso que pueden ser jóvenes, viejos y luego mueren. La consciencia no necesita combustible ni descanso. Es energía pura, perpetua, energía eterna.

         Si puedea llevar esta imagen de la llama y luz a través de las puertas del sueño, nunca volverás a dormir, sólo el cuerpo descansará. Y cuando el cuerpo está dormido, tú sabrás. Cuando esto se hace real, estás ante la puerta de la cuarta dimensión. Ahora: despierto, soñando o durmiendo, son partes de la mente.

         Realmente esto es muy simple. Estos son los tres estados y el cuarto es aquél que se mueve dentro de estos. Pero el cuarto estado, es al que llamas alma. Es la Llama Divina, el elemento inmortal, la vida eterna.

         Despierto, durmiendo, soñando, conócete como luz.

         Esta es una verdadera y bella técnica. Pero empieza el experimento despierto. Y recuerda, cuando los demás sean conscientes del cambio, es entonces cuando tendrás seguridad de ello. En esa hora podrás entrar en el sueño, y durante el sueño puede despertar en tí lo que eres, será el cuarto estado.

 

 

 

 

 

 

  CAPITULO VI

                                      CONTROL MENTAL CONSCIENTE

         Ciclo Beta.- Ejercicios de Trataka

         En todos los ejercicios de Trataka, estarás utilizando la glándula pineal. Existe una conexión entre esta glándula y lo ojos, el sistema simpático, y el para-simpático, en el hipotálamo. Esta concentración mental que estoy enseñando comunica un alto grado de sensitividad, en lo que podríamos llamar nuestro radio-receptor cerebral.

         Nos debemos familiarizar con estos ejercicios en el ciclaje Beta de consciencia y dominarlos antes de comenzar a utilizar los poderes del subconsciente correspondiente al próximo ciclaje cerebral en Alfa.

         En el caso de sentir algún estremecimiento emocional, se debe parar cualquier ejercicio. Esto puede indicar un tráuma que precisa ser eliminado antes de seguir.

         Si sientes en el estómago alguna sensación desagradable, observa en qué estabas pensando cuando ocurrió y detiene el ejercicio. Si sientes que caes en la inconsciencia o en el sueño, para también. Si sientes dolores en el área frontal, para también.

         En cualquiera de estos casos, anota el momento y el pensamiento que tuvieres. Tienes que utilizar tu voluntad para volver a la normalidad y abrir los ojos.

         Nunca dejes que el cuerpo se balancee.

         Si hubieran palabras internas, nunca respondas a ellas; abre los ojos y vuelve a la normalidad.

         Guarda todo el tiempo y siempre un hilo de unión y control con tu mente consciente.

         1ª EXPERIENCIA

         1º. Observar tu pensamiento (30 segundos)

         2º. Después, deja vagabundear el pensamiento (1 minuto)

         3º. Observa en este momento, tus pensamientos, escribe cuáles fueron tus pensamientos: tipo, formas, ideas, imagen o palabras.

         4º. ¿Eran racionales, emocionales, oníricos tipo-sueño?. ¿Pasaron de un tipo a otro?.

         5º. Muy importante es el tipo de relacionamiento entre los pensamientos. ¿Eran conexos o inconexos?. Si fueron conexos, ¿cuál fué la base de  conexión?.

         6º. ¿Los pensamientos fueron para el pasado, quedaron en el presente, hasta qué punto?. ¿Fueron para el futuro?. ¿Contenían pensamientos optimistas o pesimistas?.

         7º. Haz un relato de experiencias y una auto-crítica.

         Hacer este ejercicio durante una semana, analizando tu mente en acción.

         2ª EXPERIENCIA

         1º. Escoge un objeto material que tenga significado para tí.

         2º. Concentra tu pensamiento en este objeto, sólo en este objeto (5minutos). Todos tus pensamientos han de referirse al objeto estudiado.

         3º. Durante estos cinco minutos, marca con los dedos el número de veces en que tu mente se salga fuera de la meta escogida. Ve a dónde fué el pensamiento. ¿Cuál fué el pensamiento intruso?.

         Hacer este ejercicio durante 3 días.

                   EXPERIENCIAS PARA DESARROLLAR LA CLARIVIDENCIA

         3ª EXPERIENCIA

         1º. Mira la llama de una vela. Ojos medio cerrados, sin pestañear. Debes realizar la concentración sin esfuerzo (5 minutos). No deje que tu mente interfiera. Comprueba si hay algún cambio en la llama, en el color, áura, la mecha, su extensión, las modificaciones que pudieran ocurrir, los movimientos de la llama, variaciones de dimensión.

         Hacer este ejercicio durante 3 días.

         4ª EXPERIENCIA

         1º. Volver a hacer la experiencia anterior: un minuto después, cierra los ojos. Aparecerá una masa negra en lugar de la luz de la vela.

         2º. Haz el esfuerzo de volver a ver la vela como era antes. Guarda la visión interna de la vela todo el tiempo que puedas. Vas a constatar que la visión tiene una tendencia de ir y venir. Obligue a tu visión interna volver a la vela cada vez que intente desaparecer.

         3º. Con la visión interna en la mente, abre los ojos y verifica si la vela de la visión y la vela real están en el mismo lugar.

         4º. Hacer este ejercicio durante una semana.

         5ª EXPERIENCIA

         1º. Volvamos a la visión de la vela, visión interna, como la experiencia anterior.

         2º. Teniendo la visión de la vela bien formada, haz que la luz aumente. Que el amarillo-dorado sea más intenso, ve puntos dorados a su alrededor.

         3º. Ahora cambia el color de la llama. Crea una llama azul fuerte, como el color del cielo en verano. Ahora, disminuye el color, hasta que quede azul claro: no dejes nunca disminuir el tamaño ni la fuerza de la llama.

         4º. Haz progresivamente y muy lentamente disminuir la llama hasta que desaparezca.

         Este ejercicio lo harás durante 3 días.

         6ª EXPERIENCIA

         1º. Crea la visión interna de la vela, entera y nítida.

         2º. Trae la visión de la vela, lentamente, sin sacudidas, más cerca de ti. A medida que se aproxima, su tamaño aumenta. Delante de tus ojos la vela ha de ser más o menos de un metro de altura. Examina la vela y siente su calor, si es posible.

         3º. Aparta de nuevo la vela, y disminuye su tamaño a medida que se aleja. Vuélvela hasta su lugar. Abre los ojos.

         Hacer este ejercicio durante 7 días.

         7ª EXPERIENCIA

         1º. Esta experiencia es idéntica a la anterior, en su apartado 2º, hasta traer la vela al frente.

         2º. Coloca la vela dentro de tu cuerpo

         8ª EXPERIENCIA      

         1º. Coloca la vela dentro de tu cuerpo, como la experiencia pasada.

         2º. Procura aumentar la radiación de la vela hasta ocupar todo el pecho. Ve los puntos dorados dentro de ti.

         3º. Cambia el color dentro de tí, azulado como antes: vuelve después al dorado. Retira la vela de tu cuerpo y llévala lentamente de vuelta a su lugar primitivo.

         9ª EXPERIENCIA

                   EJERCICIOS DE EXPANSIÓN Y CONCENTRACIÓN DE LUZ

         Procura visualizar en tu frente una luz localizada en un punto a un metro de tu frente, como si fuese un faro. Puedes visualizarla con el color que quieras. Mentalmente, aumenta la dimensión del foco de luz hasta alcanzar más o menos un metro de diámetro. Reténlo así durante unos segundos y después haz retroceder la luz hasta que vuelva a la dimensión primera.

         Hacer este ejercicio durante 3 días.

         10ª EXPERIENCIA

                            CONTINUACIÓN DE MEDITACIÓN CON VELAS

         Mira la vela y la mecha como en el primer ejercicio.

         En cuanto veas la vela sin pestañear, vuélvete consciente de la respiración

         En la inspiración, imagina que estás atrayendo la vela hacia ti, y en la expiración que estás alejando la vela hasta su sitio anterior. Una vez consigas este movimiento de la vela sintonizado con la respiración, cuando inspires imagina que el aire atraviesa la cabeza y sale por detrás: después, cuando expires, imagina la respiración atravesando la cabeza en sentido contrario y empujando la vela.

         Si no consigues mover la vela con los ojos abiertos, procura hacer la misma cosa con los ojos cerrados y la visualización interna de la vela.

         11ª EXPERIENCIA

                                               MIRAR SIN VER

         Coloca la mano derecha frente a tu rostro, la palma hacia abajo. Levanta el codo y coloca el pulgar tocando el labio superior. Levanta cuanto puedas el dedo meñique de la misma mano y concentra la vista en la punta, durante un minuto. A continuación bajas el dedo meñique, no la mano, y sigue viendo el dedo meñique en una visualización. Cuando ésta sea nítida, apaga la visualización y mira el espacio vacío sin interés.

         Tú debes conseguir el poder de mantener una imagen mental clara de un objeto en una visualización interna, y hacer desaparecer y aparecer esta imagen voluntariamente. Si no consigues hacerlo fácilmente,  imagina una imagen que te sea más familiar, dentro de una pantalla mental.

         12ª EXPERIENCIA

         Todos han oido hablar del rayo láser. El rayo láser es la concentración en un foco de luz infrarroja. Puedes utilizar el mismo poder para proyectar tu mente en el espacio.

         Como estamos buscando preparar la visualización interna, para obtener clarividencia debemos utilizar un azul claro como si fuese un ojo escrutando el espacio.

         Respira, llevando luz a la parte posterior de la cabeza, acumulando fuerzas, y con la expiración proyecta hacia adelante un rayo azul. Visualízalo como si fuese una proyección del tercer ojo.

                                               MEDITACION

         Para aquellos que quieren hacer meditación, existen peligros que debe evitar:

         Comienza, generalmente, a pensar en un objeto, dejando la mente, sin esfuerzo, fijándose en él. Mejor si es algo que piensas es sagrado para ti.

         Otros dejan su mente en un estado receptivo, quieta. Esto es peligroso, por ser un estado de pasividad excesiva.

         Otros meditan sobre una abstracción, como ejemplo: el infinito.

         De un modo general las abstracciones llevan la mente al vacío, pero hay el peligro de que surjan cosas incontroladas del subsconsciente. La repetición de mantras, también es bueno para aquellos que no han conseguido dominar la mente, lleva mental y abre una ventana en la noche.

         Entonces  ¿cómo meditar?.

         Escoge con mucho cuidado un objeto que posea afinidades objetivas y abstractas, de manera que la mente pueda viajar de lo concreto a lo abstracto y hacer el viaje de vuelta con toda seguridad.

 

 

 

 

      ........................................CAPÍTULO VII

                                              YOGA TERAPIA

         Una vez que hoy se admite que cerca del 85% de las dolencias son de fondo emocional, el equilibrio psicológico, adquirido a través de prácticas bien dirigidas de YOGA, tienen efectos decisivos sobre la cura de la gran mayoría de las molestias. Los resultados, en tanto, dependen de la práctica asidua y regular.

         El objetivo básico del YOGA se une mucho más a una acción profiláctica, tratando de mantener la buena salud a través del equilibrio homeopático, con el equilibrio de procesos autógenos, siendo los KRIYAS (sistemas de purificación y limpieza), indispensables para un total éxito.

         Los ASANAS (posturas), según la definición del filósofo Patanjali, es una posición en la cual el cuerpo es mantenido inmóvil, produciendo, al mismo tiempo, una sensación de confort. La inmovilidad física, sostenida en momentos determinados, produce marcados efectos en la serenidad mental.

         Esta inmovilidad, que es una característica esencial del YOGA, tiene un significado de orden fisiológico, ligado a los efectos higiénicos y otros de orden eminentemente mental y espiritual.

         En el YOGA, la respiración es controlada y no hay repetición de movimientos, manteniéndose estática la postura, y la resistencia es adquirida sin fatigas. El control de la respiración lleva al aumento de la capacidad de oxigenación de la sangre, lo que constituye un factor más de resistencia del organismo.

         Bajo el punto de vista mental y espiritual, las posturas se destinaban a prácticas de meditación, con la completa interiorización de la atención. Este efecto es más fácilmente conseguido con las posturas de las piernas flexionadas, siendo la del lotus la más importante. Con este tipo de postura, la circulación de las piernas es reducida en provecho de la cerebral, tornándose más claros y preciosos los procesos mentales.

         Otra condición importante es mantener la columna vertebral erecta, lo cual está íntimamente relacionado con el alto desarrollo de la vida intelectual y humana. Solamente cuando estas posturas son practicadas con comodidad y facilidad, se vuelven adecuadas para la meditación.

         Esta actitud de inmovilidad del cuerpo, eliminando todos los movimientos voluntarios, auxilia a crear condiciones en las cuales las actividades funcionales de todos los órganos vitales disminuyen y entran en reposo, tranquilizando a la mente. Dos factores son importantes en esta conexión: la respiración y la circulación deben permanecer interruptas y confortables. La sensación de comodidad acompaña a una postura bien hecha y completamente dominada. Esto significa que el diafragma y el corazón deben estar en una posición en que puedan funcionar de manera eficiente y sin obstrucción y los grandes vasos sanguíneos no sufran presiones innecesarias. En una actitud inmóvil, la respiración depende de la correcta posición del diafragma en el tórax. La circulación venosa no es auxiliada por los movimientos musculares constantes. A través del dominio de las posturas, se puede alcanzar un estado de completa relajación, cuando el tono muscular es mínimo.

         La postura estática es una forma de educación física, en la cual el cuerpo asume una determinada postura que es acompañada por ciertos cambios circulatorios, respiratorios, glandulares y nerviosos, resultando un aumento de la vitalidad, salud y eficiencia del cuerpo en la creación de condiciones de tranquilidad mental propicias a la activación de la vida intelectual y espiritual.

YOGA - CAMINO DE LIBERACION

         Liberación sería, básicamente, alcanzar estados de consciencias, en el que el individuo  experimenta otros estados de ser que lo transforman. Esa transformación consistiría en partir de una experiencia fragmentada para una experiencia unificada, que es una superconsciencia; en psicología es llamada sentimiento oceánico. O sea, una experiencia interior que lleva a una mejor comprensión de la existencia.

         Para alcanzar ese estado del ser, en los ejercicios se da un énfasis especial a la introspección y a la concentración. La intención es silenciar la mente para dejarla menos proyectiva, lo que equivale a pensar menos, hasta volverse un ente más subjetivo.

         En el YOGA la subjetividad es considerada muy importante por ser fundamental para el equilibrio interior.

         La primera parte del cuerpo que el YOGA mira es la columna, vista como el centro de la energía y eje nervioso del organismo humano.

         Los ejercicios procuran dar estabilidad emocional y corpórea que propician la concentración. Ellos tienen gran efecto normalizador sobre el metabolismo, y ayuda a eliminar las toxinas y mejorar el estado general de la salud.

                                               INTERIORIZACIÓN

         1º Es indispensable la práctica de la interiorización con persistencia y regularidad, hasta pasar a la meditación consciente y entrar en la zona de contemplación supraconsciente.

         2º Las técnicas externas llevan sólo y únicamente a la consciencia cósmica, esto es, trascender el plano material. Cada uno debe tener un método particular que más se adapte a su personalidad. Cuando los canales estuvieren abiertos y la meditación se hiciere automáticamente, esto es naturalmente, como se hace la respiración, todas las técnicas son olvidadas. Pero, hasta alcanzar este estado de SER NATURAL, las técnicas han de ser usadas conscientemente.

         3º Todos pueden conseguir la interiorización, pues no es privilegio de algunos, ni lo mismo el trascender. El hombre debe sobrepasar las periferias de su Ego personal y alcanzar el CENTRO de su YO DIVINO.

 

 

 

   

                    CAPITULO VIII

             MEDITACIÓN TÁNTRICA CON TÉCNICAS DE LUZ

         Considera tu esencia como rayos de luz, que se levantan de centro a centro, subiendo por la columna dorsal, y de esta forma surge vida y vitalidad en ti

         La columna es la base, tanto del cuerpo como de la mente. Todo el cuerpo tiene sus raíces en la columna. Tu cabeza, tu mente, hasta las extremidades, todo es dependiente de tu columna; si tu columna está viva, despierta, tendrás una mente despierta y abierta.

         La columna tiene dos extremidades. El comienzo es el centro del sexo y el fin es el tope del cráneo, o séptimo centro, llamado Chakra de los Mil Pétalos, Flor de Loto, chakra coronario.

         El comienzo de la espina está ligado a la tierra, y el sexo es la cosa más material, terrena y grosera en ti. Desde el centro inicial en tu espina estás en contacto con la naturaleza, la tierra, la materia.

         Desde el último centro, o sea, el segundo polo en la cabeza, tú estás en contacto con lo Divino. Estos son dos polos de toda tu existencia, de tu Ser, de tu existir. El primero es el sexo y el segundo tu Ser. O la materia desde abajo recoje toda su energía, partiendo desde el centro del sexo, o tu energía será liberada desde la cabeza hacia el centro del Cosmos.

         Desde el chakra coronario fluirás hacia dentro de la EXISTENCIA ABSOLUTA. Hay dos torrentes que fluyen y dos posibilidades: desde el sexo podrás fluir hacia abajo, para la existencia relativa, y desde el sexo podrás fluir hacia arriba, hacia el infinito, para dentro del Cosmos.

         Cuando la energía comienza a moverse hacia arriba, vas a tener más y más relámpagos y chispas de fuego reales. Es cuando ella alcanza la liberación desde ese centro, y gozarás de la felicidad absoluta. Te tornas la propia felicidad. Todo el programa es, cómo mover la energía hacia arriba a través de la columna vertebral, por medio de la espina dorsal.

         Mover la energía sexual hacia abajo es muy fácil, porque obedece a la fuerza de la gravedad. La tierra atrae todo para abajo; pero a medida que el cuerpo pierde peso, la sexualidad se disuelve, desaparece. Esto fué percibido por los astronáutas que, en el momento de dejar la gravedad de la tierra, sintieron cada vez menos impulsos sexuales.

         Es natural que la tierra atraiga y empuje la energía vital para abajo, porque la energía emana de la tierra. Todas las cosas siempre retornan a su fuente. A no ser que tú des el salto para salir fuera de la gravedad de la tierra, la energía no podrá moverse verticalmente y elevarse dentro de tí, alcanzando nuevos centros. Y nuevas energías dentro de tí pueden ser descubiertas, transformándote en una nueva persona con cada movimiento. Y en el momento que la energía es liberada desde tu cabeza, dejarás de ser hombre, para volverte divino. La energía rompìó el modelo de la gravedad, y esta técnica tiene algo que es básico:

         1º Si realmente estuvieses prestando atención, debes haber observado que tu energía sexual se mueve con la imaginación. Sólo a través de la imaginación tu centro sexual funciona. Es por eso que si tuvieras una relación amorosa con alguien, la energía funciona mejor, porque si existe amor, la imaginación entra. Si no estuvieses amando, entonces es más difícil. No funciona. El centro del sexo funciona a través de la imaginación. Pero tú no puedes querer sexo, esto es obligar a la energía sexual a manifestarse. El sexo forzado, el sexo de la voluntad, es impotente. Solamente con la imaginación podrás mover la energía del sexo para arriba o para abajo. Tú puedes cambiar la dirección.

         Cierra los ojos y te imaginas exactamente como luz, imagina que eres luz. Esto no es simple imaginación. En el comienzo es así pero también es realidad, porque todo consiste en luz. DIOS ES LUZ. TÚ ERES LUZ. El Tantra dice que toda la vida no es más que una manifestación de la luz y de la Energía; y tú también.

         Imagina, en el principio, que eres simplemente rayos de luz; lleva ahora tu imaginación al centro del sexo. Concentra ahí tu atención y siente que los rayos de luz están subiendo en línea ascendente partiendo desde el centro del sexo, como si el centro del sexo se hubiese tornado una fuente de luz, de donde los rayos de luz se mueven brotando hacia arriba en dirección a un centro localizado en el ombligo. La necesidad de la división es sólo para auxiliarte a mover la energía de centro a centro. Tú puedes crear tus propias divisiones, la división en sí no tiene gran importancia. Ella es innecesaria para aquél que tenga facilidad de partir desde el centro del sexo hasta el chakra coronario.

         Para facilitar la división de los centros: primero, el centro del sexo; segundo está detrás del ombligo; tercero, detrás del corazón; cuarto, detrás de las cejas; quinto, exactamente en lo más alto de la cabeza.

         Por consiguiente, debes simplemente sentir que la energía, los rayos de luz, están subiendo desde el centro de tu sexo para cada uno de los otros centros uno por uno, como un torrente, como un río de luz.

         Inmediatamente, vas a sentir un calor subiendo dentro de tí. Sólo cuando sientas que el centro que estás imaginando se vuelve una fuente de luz, es cuando debes seguir con la imaginación para el otro centro siguiente. Tú respiración se volverá más profunda y el calor aparecerá en tú corazón. Prosigue subiendo y a medida que sientas calor, sentirás paralelamente, una vitalidad, una nueva vida que se manifiesta en tí, una luz interior subiendo.

         La energía sexual tiene dos partes: una es física y la otra es psíquica. Todo en tu interior tiene dos partes: una material y la otra espiritual. La energía del sexo tiene dos partes: la material que no puede subir, no hay pasaje para ella; y la energía sexual psíquica que puede subir, puede elevarse. Y para esta parte psíquica, es usado el pasaje por la columna y sus centros. Tú tendrás que sentir esta energía y no pensar que la sientes. Pensar que la sientes es una deducción del intelecto, no sensitividad. Cuando seas lo bastante sensible, podrás aplicar técnicas como éstas. De otra forma ellas no funcionan. Si al hacer estas técnicas nada te sucede, es que no las hiciste correctamente. Precisarás desarrollar tu sensibilidad. Si consigues hacer las técnicas correctamente, no abandones la energía en cualquier parte de tus centros. Permite que ella suba hasta el final, pues de lo contrario puede ser muy peligroso. La energía tiene que ser liberada, así que tendrás que llevarla hasta la cabeza y sentir que en ella tiene una abertura, una abertura de mil Pétalos, una Flor de Loto con Mil Pétalos abiertos, y de cada Pétalo esa energía de luz se mueve hacia el infinito. Esto es un acto de amor, no con la naturaleza, sino con lo ultraterreno.

         Lo  mismo cuando estuvieres en el acto sexual, puedes hacer este ejercicio: ambos participantes pueden hacerlo en pareja. Mueve la energía hacia arriba; el acto sexual entonces se convierte en Tantra, se convierte en meditación. Practícalo en ocasiones, en que nadie te moleste y complétalo hasta su totalidad, una vez iniciado.

         La energía deberá nacer desde el sexo hasta la cabeza y luego ser liberada. Cuando inicias la meditación, el centro del sexo queda más sensible, más vivo y podrá quedar en erección, pero no hay nada malo en esto. En el principio habrá excitación, pero a medida que la meditación profundiza, se intensifica, sentirás la energía flotando hacia arriba. Cuando la energía fluye, el centro del sexo se silencia, queda menos excitado. El centro del sexo se vuelve frío, y entonces el calor va hacia la cabeza.

         No puedes ni debes permanecer en ese estado más de una hora. En el espacio de una hora la energía automáticamente vuelve, o es liberada. Si tu cabeza te arde, es buena señal; libera entonces la energía, suéltala.

         Procura sentir como si tu cabeza se estuviese abriendo, como una flor de loto; como si la energía estuviese siendo liberada y dirigida para el Cosmos.

         Para las mujeres la técnica con proceso gradual, por etapas, es más fácil. Entre un centro y otro, sienten la luz como un rayo.

         Para los hombres es más fácil sentirla como un salto. La mente masculina es de una naturaleza donde el salto es más natural.

         Experimenta estas técnicas y escoge aquella que sientas es la mejor para tí. Si al practicar alguna técnica no te sientes bien, olvídala. Es preciso que estés consciente, alerta siempre a fin de no tener miedo de cosa alguna. Si sientes demasiado calor, que no puedes soportarlo, ésta no es una técnica para tí.

         Podrás practicar con los rayos de luz concibiéndolos como refrescantes; imagínalos frescos, entonces en vez de sentir calor, tendrás la sensación de frío en todo. Esto también será eficiente. Por tanto, tú puedes escoger: experimenta y decide.

         Recuerda siempre que hicieres algo, sea lo que fuere, que es demasiado para ti todo lo que te cause molestias; entonces desiste porque no crearás nada útil, sino problemas innecesarios, pues el mecanismo interno es muy complejo. Todas las técnicas que hagas tendrán que estar en armonía contigo.

                            ÚLTIMA ETAPA DE LA TÉCNICA

         PROCURA SENTIR EL COSMOS COMO UNA PRESENCIA LÚCIDA Y VIVA, ETERNA. Y tu mente se volverá completamente silenciosa a medida que pasas a sentir esa EXISTENCIA ETERNAMENTE VIVA. Te volverás participante de ella, como una nota en una gran sinfonía. Ninguna presión, ninguna tensión, ningún peso: LA GOTA HA CAÍDO EN EL OCÉANO.

         Mas para eso una gran imaginación es necesaria al comienzo, y si estuvieres haciendo cualquier otro entrenamiento, los ejercicios de sensibilidad serán un buen auxilio.

         Todas estas técnicas afectan al metabolismo químico de tu cuerpo. Si sientes que el mundo entero está lleno de vida, de luz, entonces estás modificando el metabolismo de tu cuerpo. Es una reacción en cadena. Cuando el metabolismo químico de tu cuerpo se altera, puedes mirar para el mundo y él te parecerá más vivo.

         Si este método fuera practicado durante TRES MESES, vas a a vivir en un mundo diferente, porque TÚ AHORA SERÁS DIFERENTE.

 

 

 

 

 

CAPÍTULO IX

                                      EL HOMBRE MUSICAL

         “La música deberá contagiar Armonía. Será un medio para crear resonancias internas que animen musicalmente nuestra vida cotidiana”.

         El hombre primitivo poseía la armonía interna del mundo en el cual crecía: El Universo. Las pautas musicales de la Naturaleza, sus movimientos rítmicos y armoniosos, crearon un ámbito de resonancias profundas: la sucesión del día y la noche, el curso de los astros, el ritmo de las cuatro estaciones, el flujo y reflujo del mar, el movimiento de las olas, el curso de los astros, la melodía del viento, el vuelo de los pájaros, las fases de la luna, los latidos del propio corazón, la cadencia del andar, el ritmo respiratorio, etc., toda la creación, era una lección  músical.

         Este verdadero estado de gracia se perdió a través de los siglos. El encuentro entre personas obedece a movimientos de armonía y tonalidades. Pero, no es solamente las relaciones humanas las que están regidas por una música secreta; también nuestro organismo es un complejo sistema de armonías internas que pertenecen a un sistema mayor de armonías cósmicas.

         Los movimientos naturales se originan en el sentido de danza: producto de la asociación absoluta de las fuerzas interiores con los miembros de nuestro cuerpo.

         La mano es un instrumento de la voz, un excitador acústico. Los gestos son expresiones de la música interna, resonancias de nuestra psique. Así como la vida está siempre en movimiento, la música representa todo lo que fluye.

         El ritmo nos vincula esencialmente con el Universo. Poseer el ritmo es la más antigua de las sabidurías.

         Novalis, poeta alemán, vislumbró la Cosmogonía musical, al afirmar que el “sentido rítmico es el genio”.

         Características de algunos compositores clásicos.

         BACH.- Padre de la música moderna; es el músico que liberó nuestros pensamientos (color amarillo, intelectual).

         MENDELSSOHN.- Música suave, exquisita y tierna, transmitiendo alegría y simpatía. Anima a los corazones delicados; cura los enfermos; bálsamo medicinal (color verde-manzana).

         BEETHOVEN.- Músico destinado a despertar la compasión, caridad y piedad. Habla de los sentimientos internos del hombre. Produjo el psicoanálisis musical (color caliente-rojo).

         CHOPIN.- Conocido como el espejo de las aspiraciones, de los deseos frustrados y de las ambiciones (color azul).

         SCHUMANN.- Música que tiene capacidad de afectar el subconsciente. Estimula el desarrollo de las potencias de los niños retardados (Color dorado-solar).

         WAGNER.- Su música transmuta emociones inferiores, hacia los niveles más elevados de los ideales. Ella demuestra que cada alma individual está unificada y ligada a  un alma omnipresente, haciendo una cadena de octavas divinas a través de las cuales fluye el espíritu UNO. Wagner efectuó algunos raros vuelos hacia la consciencia búdica capaces de responder a sublimes vibraciones, que son elevadas en un plano exaltado de amor altruista hasta el estado de la Unidad y la Fraternidad ideal. Música de las esferas para los que tienen la capacidad de escuchar, “clariaudiencia” (color rojo-púrpura).

         C. FRANCK.- Demuestra el principio de la fraternidad; manifestaciones de amor y tendencias incansables de ayudar. Reverencia a Dios, con ardor devocional. Su música es contemplativa, pero no estática. Cura las agitaciones del alma y la eleva. Armoniza los cuerpos sutiles (color violeta).

         DEBUSSY.- Intérprete del mundo de la naturaleza. Puente entre lo visible y lo invisible: imita las grandes fuerzas que operan en la naturaleza. Un saludo a la Madre Naturaleza (espíritu de gnomos y elfos)color verde-delicado).

         RAVEL.- Intentó con ahínco revelar las bellezas en las realizaciones de la Naturaleza. Percepción psíquica: hadas (color rosa-carmín).

         SCRIABIN.- Primer compositor que combinó la metafísica con la música sinfónica. Mensajes espirituales; música extraterrena que llega hasta la almas elevadas (color azul-fuerte).

         EL DESARROLLO ESPIRITUAL POR LA AYUDA MUSICAL

Lo que impide al hombre alcanzar la realización espiritual es la densidad de su vida material y el acto de no haber tomado consciencia de su ser espiritual. Sus limitaciones impiden el libre flujo y movimiento que son la naturaleza y el carácter de la vida.

         Realizarse espiritualmente es tornar el espíritu vivo y consciente. Cuando el hombre no es consciente de su alma y espíritu, sino de su cuerpo material, decimos que él es denso, y que está distanciado del espíritu. La belleza nace de la Armonía. ¿Y qué es la Armonía?. La Armonía es la proporción exacta, o en otras palabras, el ritmo acertado. ¿Y qué es la vida?. La vida es un producto de la armonía. Ella se encuentra en el principio de toda la creación y todo el secreto de la creación es la armonía.

         Es preciso considerar el Universo como una sinfonía única. En ella, cada individuo es una nota y su felicidad reposa en volverse afínado con la armonía universal. La música es una miniatura de la armonía existente en el mundo entero, pues la armonía universal es la vida en sí en el hombre, siendo él mismo una muestra del universo, nuestros acordes armónicos o desarmónicos en su pulsación, en el latir del corazón, en la tónica vibratoria, en el ritmo y en el tono. Salud y enfermedad, alegría y tristeza, todo esto solo muestra la existencia o no existencia de música en nuestra vida.

         ¿Que nos enseña la música? La música nos ayuda a entrenar nuestra propia armonía y es en esto que reposa el secreto que se coloca detrás de la música. Cuando oyes una música que te agrada, ella te sintoniza y pone en armonía con toda la vida.

         Lo que existe de maravilloso en la música es que ella ayuda al hombre a concentrarse y meditar independientemente del pensamiento; la música es, por lo tanto, semejante a un puente colocado sobre un golfo existente entre la forma y la no-forma. Si existe algo que sea inteligente, eficaz y modelado sin forma, ese algo es la música. La música, no te sugiere forma alguna. Y aún crea aquella resonancia que vibra a través de todo el ser, elevando el pensamiento por encima de la densidad en su condición original, a través de la armonía de la vibraciones que toca cada átomo del ser humano. La belleza de las líneas y de los colores puede llegar hasta ahí, no más allá. El júbilo de la fragancia puede ir un poco más adelante, pero la música llega hasta nuestro ser más íntimo y, por ese medio, produce nueva vida: una vida que confiere exaltación al ser entero, llevándole a la Perfección en la cual reposa la realización de la vida del hombre.

 

                                          CAPÍTULO X

                        COMIENZA A “VIVIR” CONTIGO MISMO

         Con la expresión corporal despertarás toda tu potencia interior. Es el conocimiento del propio cuerpo lo que libera toda sensibilidad creadora de que el ser humano es capaz.

         La Expresión Corporal es considerada como una terapia de recuperación de los sentidos, a través de la cual se obtiene una liberación integral del ser humano con el relajamiento muscular, propiciando mayor facilidad a la comunicación y a la captación.

         Los movimientos deben ser libres para que haya soltura en la acciones anteriormente reprimidas, bloqueadas e inhibidas.

         Estamos acostumbrados a pensar que el sentimiento es una cosa del íntimo, que sólo puede ser percibido y conocido por la percepción interior. Es por eso que cada sentimiento se acompaña de actitudes, movimientos y expresiones fáciles de caracterizar. Si mirásemos atentamente para una persona podríamos percibir hasta con facilidad su disposición emocional; si es feliz o no, distante o interesada, a favor o en contra, confiada o desconfiada, etc.

         Nuestros sentimientos pueden ser percibidos porque ellos modelan nuestro comportamiento.

         Wilhelm Reich denominó de “coraza muscular del carácter”, lo que poco a poco se va formando en cada uno de nosotros por la represión. Nuestra cáscara está hecha de tensiones musculares crónicas. Nuestro carácter, esto es, nuestro modo de ser habitual, está constituido de todos los esfuerzos que hacemos para contener nuestros sentimientos.

Para comenzar a VIVIR es fundamental suavizar y aflojar esta cáscara y volver a adquirir cierta libertad de movimientos.

         El movimiento espontáneo del cuerpo facilitará el proceso de disolución de nuestros músculos que hacen la red en la que estamos presos, que es nuestra coraza muscular del carácter.

         Deja que al son de la música tu cuerpo se mueva como quiera, como él tenga voluntad de hacer. Queda atento y haz lo que tu cuerpo pida, muévete de la forma que él necesite. Lo principal es estar siempre presente dentro de ti mismo. Podrás mantener, si así lo prefieres, para mejor concentración, los ojos cerrados y queda bien atento al propio cuerpo para descubrir donde se encuentra preso en ese momento, donde está más relajado, donde él quiere moverse, qué es lo que quiere hacer. Lo principal del ejercicio, es liberarse primero de los preconceptos y después de cierta sensación de ridículo.

         Nuestro cuerpo se mueve frecuentemente sólo, esto sin hablar de nuestros movimientos automáticos. ¿Conoces tu manera de andar?. ¿Cómo respiras?. ¿Y gesticular? Obsérvate, porque lo haces todos los días.

         Observa también el esfuerzo que haces para contener tus emociones, pues casi nunca lo percibimos, principalmente cuando son esfuerzos habituales. Queda atento a tu cuerpo, pues muchas veces nosotros no tenemos consciencia de que nos reprimimos o nos contraemos.

         Existe la idea de que nuestro cuerpo se mueve obedeciendo a nuestra voluntad, pero esto es falso, pues él se mueve mucho más sin nuestro control. Otro obstáculo a ser vencido es la sensación de ridículo, de parecer tonto haciendo gestos, pasos y muecas inesperadas. Para que tengas la certeza de que tus gestos son espontáneos y que no estás haciendo una imitación de repeticiones de movimientos coordenados, tendrás que practicar la danza espontánea.

         Solamente haciéndolo es como la gente comienza a separar los movimientos que ya estaban en el cuerpo de aquellos que hicimos a propósito. Es importante no hacer crítica de nuestros movimientos, ni procurar hacerlos bonitos, o danzar bien; lo principal del proceso no es comprenderlo sino hacerlo, experimentarlo. Es perfectamente posible liberarse de muchas inhibiciones psicológicas, solo danzando. Pero es conveniente saber cómo librarse de tres dificultades típicas:

         1º LA ANGUSTIA.- Durante la danza, pueden suceder estados angustiosos. En este momento es preciso concentrarse en la respiración. En la angustia, la falta de respiración que la acompaña es insoportable, pero con el control de la respiración este estado es disipado.

         2º DIFICULTAD.- Es la explotación emocional. Pueden ocurrir verdaderas crisis de llanto, voluntad de golpear, dar patadas, de gritar, de acariciar, etc., y eventualmente, de excitarse sexualmente.

         En este caso hay dos recursos:

         a) Asumir el control respiratorio, esto es, percibir que se está respirando y respirar bajo control. Respirar profundamente y lentamente, poniendo la atención de la mente en la respiración.

         b) En el caso de que la emoción sea muy fuerte es mejor dejar que se exprese, como por ejemplo: deseos de llorar, de reír, etc.

         Toda la danza espontánea repite mil historias personales, mil actitudes críticas, y no es malo para el cuerpo y para la mente recordarlo y de hecho hay recuerdos sorprendentes, de la infancia, de películas a las que se asistió y no se recordaban, de romances olvidados, de sueños ha mucho tiempo soñados. Todo esto puede ser pensado y recordado pero, lo importante. es que nada impida la continuación de la danza.

         La finalidad de la expresión corporal es disolver las tensiones superficiales y dar primero el conocimiento de tu cuerpo: nosotros tenemos un cuerpo único, que nadie tiene otro igual, nuestra obligación es tratarlo con cariño. Cuanto más lo conoces, más satisfactorio será tu relacionamiento con otros cuerpos.

         Para buscar el conocimiento del cuerpo, la expresión corporal se basa en la sensibilización, en la columna vertebral, en la energía y en los cinco sentidos. Más que eso, se busca el espacio, la emoción y el eje como puntos de referencia.

         El espacio es aquél que ocupas con el tamaño y dimensión de tus emociones. Si estamos irritados o nerviosos, gesticulamos mucho y nos incomodamos de un lado para otro, necesitamos mucho espacio. Si, por el contrario, nuestro estado de espíritu es tranquilo, nuestro movimientos son más lentos, y consecuentemente el espacio que ocupamos es menor.

         La emoción es vista como la carga de sentimientos y de energía que existe en todo movimiento que ejecutamos con el cuerpo. Y el eje es la actitud que tomamos en relación con la vida, tu postura en relación con el mundo. Así, si una persona es retraída o está desconfiada de alguna cosa, su tendencia será inclinar la columna para atrás, en una actitud defensiva.

         En el caso de una actitud agresiva, la columna se inclina hacia adelante, en señal de ataque. En ausencia de estas dos emociones, la persona se coloca en su eje, esto es, en posición erecta.

         Para perfeccionar tu nivel de autoconocimiento, la expresión corporal va a intentar hacer que nos encontremos en un grado máximo de intimidad con todo lo que nos rodea y que tienen relación directa con nuestro cuerpo. Vas a aprender a utilizar libremente el espacio que te rodea, a conocer las emociones que te impulsan y a encontrar más fácilmente tu equilibrio emocional y, por consecuencia, físico.

         Si la energía en tu cuerpo no estuviera bien distribuida, fatalmente tú encontrarás tensiones -que son acumulaciones de energía- en ciertas partes, obstruyéndolas. Los ejercicios serán, entonces, dirigidos en el sentido de alterar el mecanismo de tu cuerpo, permitiendo su libre funcionamiento.

         Es indispensable que los ejercicios de experiencias lleguen a despertar la sensibilidad y el relajamiento que ayudará a abandonarte a ti mismo, ser más un organismo entero abierto a las potencialidades y posibilidades fuera y dentro de nuestro cuerpo.

Y SENTIRÁS TODO TU SER EN SU TOTALIDAD.

 

 

 

 

 

....................................´

......................................CAPÍTULO XI

                                     GENESIS DEL HOMBRE

         Dios dice: HAGAMOS AL HOMBRE A NUESTRA IMAGEN Y SEMEJANZA. Génesis 1, 26. EN EL PRINCIPIO ERA EL VERBO, Y EL VERBO ESTABA EN DIOS, Y EL VERBO ERA DIOS, ÉL ESTABA EN EL PRINCIPIO EN DIOS. Juan. 1, 1-2.

         Y EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS. Juan 1,14.

         Percibimos en el conocimiento del Génesis, que hay una ACCIÓN y un DIÁLOGO, esto es, ACCIÓN del Espíritu Santo y el DIÁLOGO del Padre e Hijo.

         HAGAMOS AL HOMBRE . . . .

         HAGAMOS: Es la orden de acción del Padre y del Hijo; es la expresión trinitaria que se concreta en eso que denominamos HOMBRE.

         HOMBRE: Es la concretización de la expresión de la orden del Padre que da acción al Espiritu Santo en la concepción del Verbo o sea el “Verbo se hizo carne”.

         A NUESTRA IMAGEN Y SEMEJANZA.

         A NUESTRA: Es la expresión del Padre en el Hijo como concretización en el tiempo y el espacio.

         IMAGEN Y SEMEJANZA: “ Y ÉL HABITÓ ENTRE NOSOTROS”. “ÉL ESTABA EN DIOS Y ÉL ERA DIOS”,  por eso el Hombre “EN LA LUZ CRISTICA” es “SEMEJANZA” de Dios, Él se expresa en “TRINIDAD”, pues el VERBO ES DIOS, es el Hijo de Dios.

         Se percibe en estas expresiones evangélicas, tanto del Génesis como del Evangelio de San Juan, la actuación del PADRE en la orden; del HJO, en la expresión o en lo que se expresa, y del ESPIRITU SANTO, actuando; luego, el Hombre es su primicia, en consistencia y consubstancia, EXPRESIÓN TRINITARIA potencial, que cuando se expresa conscientemente se transforma en potencialidad en el tiempo y el espacio.

         Siendo el VERBO (Cristo), la síntesis de la TRINIDAD, se expresa en magnitud cuando la individualidad estaba en la consciencia del ser actuando como tal, EL VERBO ESTABA Y ERA DIOS, la individualidad se manifestaba en actitud de:

                   EXPRESIÓN DE LA LUZ CRISTICA

                            Él es amoral.

                            Él es en el SER.

                            Él es Infinito.

                            Él es Sabiduría.

                            Él es Esencia.

                            Él ES

                            Él es Unidad

         En el estado de consciencia de “Primicia”, el hombre es expresión TRINITARIA, pues él sabe y saborea conscientemente que: EN EL PRINCIPIO ERA EL VERBO y EL VERBO ERA DIOS y QUE EL VERBO SE HIZO CARNE (manifestación), y HABITÓ ENTRE LA OBRA DE SÍ PROPIO.

         Percibimos que el VERBO es UNO y que en su obra infinita y variable Él se manifiesta, formando el VERSO (Uni-verso), para expresarse en el UNO y TRINO. Él sabe y saborea la Existencia, de la que TODAS LAS COSAS FUERON HECHAS EN ÉL Y POR ÉL Y NADA DE LO QUE FUE HECHO, FUE HECHO SIN ÉL.

         Comprendemos que las individualidades (Verso) tenían consciencia de su verdadera IDENTIDAD y se EXPRESABAN o actuaban como tal. Es por eso que tenemos la expresión de SER, y en el pasado ERA; por cuanto, viniendo ellas a perder la consciencia de su verdadera IDENTIDAD, perdió su Expresión en la LUZ CRISTICA y pasa a expresarse y actuar solo como PERSONALIDAD humana, mucho más aunque la consistencia y consubstancia CRÍSTICA sea quien subsista en el tiempo y el espacio: pero su consciencia en expresión experimental ignora su verdadera Identidad por alterarse sus valores existenciales, formando la división o bi-polaridad de expresión como personalidad humana actuante.

         Partió de la personalidad humana actuante, el acto de comer el fruto del ÁRBOL del bien y del mal (de la bi-polaridad o la separación intelectual).

         Fue de la personalidad intelectual bi-polar, simbolizada por la “Serpiente” que tienta a la consciencia: Eva (madre de los vivientes); y ésta da a comer del fruto al pensamiento fecundador de la consciencia; Adán (padre de los vivientes), que surgió de la Expresión bi-polar en la PERSONALIDAD Y DE LA INDIVIDUALIDAD, separándose de su verdadera Identidad CRISTICA.

         “Si comiérais del fruto del ÁRBOL de la CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL, os tornareis igual a Dios”, dice la serpiente.

         Podemos percibir que, tanto en el FRUTO del árbol (pensamiento o concepción dualista), BIEN Y MAL, bien como el resultado de este, OS TORNARÉIS IGUALES A DIOS, siendo que en esta última ya como un estado de Consciencia, hay una dualidad separatista de la verdadera IDENTIDAD, admitiendo la acepción de UNO o VERBO, cualificándose en su verdadera expresión de BIEN o MAL, sin marchar y permaneciendo en la Esencia de la Verdad.

         Hubo por tanto la creación de una hipnosis en relación a su propia sombra, sin darse cuenta de que ella es producida por sí mismo, ya que por sí sola ella no tiene expresión de existencia propia.

         Por esta consciencia dualista, existencia separada de su verdadera PRESENCIA o IDENTIDAD pasó el hombre a expresarse existencialmente por una PERSONALIDAD hipnótica, basada en una irrealidad inexistencial de por sí, haciendo una proyección de su propia sombra e identificándose con ella.

         EXPRESIÓN DE LA PERSONALIDAD

                   MORAL               x        INMORAL

                   INTEGRACION    x     DESINTEGRACION

                   ABUNDANCIA      x     CARENCIA

                   INTELIGENCIA     x    IGNORANCIA

                   BIEN                     x      MAL

                   POSITIVO                   x       NEGATIVO

                                      BIPOLARIDAD DE VALORES

         Por haber el hombre perdido su Expresión en la verdadera IDENTIDAD CRÍSTICA, por su concepción intelectiva “Sensorial”, olvidándose de la “Percepción TRANSCENDENTAL”, en su verdadera IDENTIDAD, pasando de esta forma a expresarse solo como PERSONALIDAD HUMANA, y por haberlo hecho por libre albedrío, tiene él ahora que volver a su propia CASA REAL, o verdadera IDENTIDAD, que es la LUZ CRÍSTICA también por su libre arbitrio.

         El Hombre tiene que volver a EXPRESARSE EN LA LUZ CRÍSTICA. Pasar de la expresión del YO o ego personalidad o anticristo, para el YO CRÍSTICO, según el cuadro que sigue:

                                               EXPRESION

En la personalidad                                            En la Luz Cristica

Moral x Inmoral                                                  Él es Amoral

Integración x Desintegración                           Él es en el Ser

Abundancia x Carencia                                     Él es Infinito

Inteligencia x Ignorancia                                   Él es Sabiduría

Bien x Mal                                                          Él es Esencia

Positivo x Negativo                                           Él Es

Bi-Polaridad de Valores                                   Él es Unidad

         Solo en la Expresión de consciencia en acción, en LUZ CRISTICA, es que el hombre puede: volverse a “encontrar”, encontrándose a sí mismo; “Actuar” en el no-actuar; “Vivir”, en el morir; “Ser” en el no-ser; el “Sujeto”, en el objeto; la “Sal” que da sabor, en el CRISTO PRESENTE actuante, pues en esto él es simplemente ACCION porque SABE, SABOREA la circunstancia, situación que se manifiesta en la respuesta presenta, consciente de que él es la manifestación, que es una expresión en la síntesis del PADRE por la expresión o manifestación del HIJO, y en acción es el ESPÍRITU SANTO.

         ÉL SABE que: YO Y EL PADRE SOMOS UNO; el pasa a actuar en el YO SOY TÚ, TÚ ERES YO, y se lanza a la acción, en aquello que debe ser hecho, en relación a circunstancias o situación en que estuviese en el momento presente para actuar, tomando, dirigiendo y asimilándose como LUZ CRÍSTICA.

         Esa es la actitud de la consciencia permanente y actuante que el hombre perdió, por haber pasado a expresarse en la consciencia de su personalidad o anti-cristo y que al asumir o expresarse en su verdadera identidad tendrá una nueva “Visión”, en la LUZ CRÍSTICA.

         La Visión de consciencia o LUZ CRÍSTICA, de sí propio, proyectándose a sí mismo en el espacio en un nuevo apoyo de Valores Reales y Trascendentales formando una Alianza, UNA, expresándose el VERSO (Uni-verso), en la manifestación del YO, CRISTO, procedente del PADRE, y en la acción del ESPIRITU SANTO.

         En esta Visión y acción la personalidad no perece, sino que asume la naturaleza “Divina” tornándose co-heredera con CRISTO.

         Exprésase en acción en ese CRISTO CONSCIENCIA, en común unión con el PADRE.

Para que esto ocurra naturalmente, debe permanecer permanentemente perceptivo el que ve al PADRE hacer, para actuar bajo el impulso del ESPIRITU SANTO.

 

 

I N T E R E S A N T E

Si estás interesado en leer alguno de los libros, Circulares atrasadas o cualquiera de mis escritos, puedes hacerlo contactando con  las páginas web de Internet, siguientes:

Para consultas o pedidos, dirigirse a:

         Salvador Navarro Zamorano

         Madre de Dios de la Nieve nº 8

BUNYOLA  (Mallorca).

         Teléfono y Fax: 971: 61 33 92

         E-mail: snz2111@yahoo.es

           Página web: Salvador Navarro Zamorano

 

www.revistaalcorac.es

 

 

 

 

 

 

 

LIBROS ON LINE

Salvador Navarro Zamorano

 

 

 

Integración y Evolución

Enseñanza de Jesús de Nazareth y Grandes Religiones

Aforismos

Reflexiones

Segundo Nacimiento

Kábala

PROSAS LIBRES

Aforismos (LIBRO COMPLETO)

El Templo de la Luz

Rumbo a la Eternidad

La Busqueda del Ser

Una Escuela de Misterios

 

 

 

Enlaces de Interés

 

 

Revista Alcorac

Fuego Cósmico

Entrevista con las hadas

La Cueva de los Cuentos

Diccionario Esotérico

Filosofia del Arte

Como ser Don Quijote en el siglo XXI

CUENTOS DE ALMAS Y AMOR

NUEVA NARRATIVA

MONÓLOGO DE UN HOMBRE DIOS

DESECHOS URBANOS

EL CAMINO DEL MAGO

CRÓNICAS

REFLEXIONES_LIBRO

MANUAL DEL MAESTRO

HOMBRES Y DIOSES

LOS BUSCADORS DE LA VERDAD

NUEVA NARRATIVA 2

ORBISALBUM

 

 

 

 

 

 

OBRA LITERARIA DE D. SALVADOR NAVARRO ZAMORANO

 

Entre el silencio y los sueños

(poemas)

Cuando aún es la noche

(poemas)

Isla sonora

(poemas)

Sexo. La energía básica 

(ensayo)

El sermón de la montaña

(espiritualismo)

Integración y evolución

(didáctico)

33 meditaciones en Cristo 

(mística)

Rumbo a la Eternidad 

(esotérico)

La búsqueda del Ser

(esotérico)

El cuerpo de Luz 

(esotérico)

Los arcanos menores del Tarot 

(cartomancia)

Eva. Desnudo de un mito

(ensayo)

Tres estudios de mujer

(psicológico)

Misterios revelados de la Kábala 

(mística)

Los 32 Caminos del Árbol de la Vida

(mística)

Reflexiones. La vida y los sueños  

(ensayo)

Enseñanzas de un Maestro ignorado

(ensayo)

Proceso a la espiritualidad

(ensayo)

Manual del discípulo 

(didáctico)

Seducción y otros ensayos

(ensayos)

Experiencias de amor

(místico)

Las estaciones del amor

(filosófico)

Sobre la vida y la muerte

(filosófico)

Prosas últimas  

(pensamientos en prosa)

Aforismos místicos y literarios

(aforismos)

Lecciones de una Escuela de Misterios

(didáctico)

Monólogo de un hombre-dios

(ensayo)

Cuentos de almas y amor

(cuentos)

Nueva Narrativa (Narraciones y poemas)
Desechos Urbanos (Narraciones )
Ensayo para una sola voz VOL 1 (Ensayo )
En el principio fue la magia VOL 2 (Ensayo )
La puerta de los dioses VOL3 (Ensayo )
La memoria del tiempo (Narraciones )
El camino del Mago (Ensayo )
Crónicas (Ensayo )
Hombres y Dioses Egipto (Ensayo)
Hombres y Dioses Mediterráneo (Ensayo)
El libro del Maestro (Ensayo)
Los Buscadores de la Verdad (Ensayo)
Nueva Narrativa Vol. 2 (Narraciones)
Lecciones de cosas (Ensayo)
   

 

 

www.revistaalcorac.es

 

 

 

 

 

MAESTRO TIBETANO

 

Orbisalbum

 

 

 

 

 

La Cueva de los Cuentos